El juego del bingo como recurso didáctico para aprender matemáticas

¿Habéis jugado alguna vez al bingo en casa? Es un juego clásico que parece de otra época, ¿verdad? Pero ofrece la posibilidad de reunir a varias generaciones en torno a la mesa, ya que sus reglas son conocidas por todos y fáciles de aprender por los más peques, regalando así tardes de risa y ocio en casa en familia.

Es quizás uno de los juegos de azar más populares del mundo. Es fácil de jugar, recuerda mucho a la lotería y hay distintas versiones respecto a su origen aunque la teoría más popular es que fue creado en el Siglo XVI en Italia cuando los bárbaros se rifaban con bolas el cobro de oro, plata y otros impuestos a las distintas aldeas que tenían en posesión. Por lo visto se escribían varios números que representaban a las aldeas y los bárbaros debían escoger una de las bolas que contenían dichos números. En función de cuál les aparecía, les tocaba cobrar de una aldea u de otra.

Pero además de ser sencillo y divertido, el bingo es un juego que contribuye a mejorar las capacidades cognitivas de los peques y sus conocimientos matemáticos.

Me voy a centrar en cómo los peques aprenden mates con este juego de toda la vida, para ello voy a ilustrar el post con el precioso Bingo DeLuxe de estética vintage de Mumuchu, del que también os hablaré al final del post

El bingo como herramienta de juego matemático: Jugar al bingo para aprender matemáticas

Sacar las bolas de una en una, mirar el número, buscar el número en el cartón, poner la ficha, dar vueltas al bombo, comprobar si se consigue línea o bingo, guardar turnos, esperar hasta el final… Son todas ellas tareas seriadas que favorecen el desarrollo de la concentración, la atención, la paciencia y los conocimientos matemáticos de los más peques de la casa.

El bingo es un juego de suerte al que los niños pueden jugar (con mayor o menor ayuda de los mayores) desde, aproximadamente, los 5-6 años. De esta forma, se divertirán jugando al tiempo que aprenden el nombre de los números y la secuencia numérica del 1 al 90.

No en vano, aprender jugando es una de las mejores maneras de captar la atención y despertar el interés de los niños y niñas. El bingo matemático, en concreto, permite aprender los nombres, los símbolos y la grafía de números naturales y adquirir agilidad en su reconocimiento.

Bingo DeLuxe de Cayro

El Bingo Deluxe es una fabulosa versión del clásico juego del bingo para jugar en familia. De estilo retro, dispone del bombo metálico de toda la vida que los peques tienen que girar para sacar las bolas. También dispone de un bonito tablero de madera con los 90 huecos donde se irán depositando los números (las bolas) que van saliendo del bombo.

Pueden jugar a partir de 2 jugadores y aunque el fabricante nos sugiere los 8 años de edad como momento inicial para participar en este juego, mi hijo de 6 años no tiene problemas en jugar con toda la familia.

Como en todos los juegos de mesa, esto dependerá de cada niño o niña, de sus intereses particulares, sus gustos personales, si está más o menos habituado a los juegos de mesa, su nivel madurativo, etc.

El juego también incluye 48 cartones de juego (¡son muchos cartones para jugar sin repetirlos y poder jugar toda la familia al completo!) y fichas de madera para marcarlos, y la caída de la bola es automática.

Cabe señalar la calidad de este bingo, ya que además de contar con un bombo metálico (no de plástico como en la mayoría de las versiones junior) y un tablero y fichas de madera, las bolas también son de madera y tienen los 90 números marcados en fuego. ¡Si somos capaces de no perder ningún elemento, es un juego que por su calidad y resistencia fácilmente puede durar toda la vida!

Cómo se juega

El juego, como seguro que sabéis, consiste en repartir cartones entre los jugadores e ir sacando las bolitas de madera a medida que cada uno va tapando los números que salen en su cartón. Consta de un bombo con las 90 bolas que contienen los números que irán saliendo y tendremos que ir tachando de un cartón en el que hay un total de 15 números dispuestos en tres filas de cinco números cada una.

La partida comienza con todos los jugadores con su cartón delante y sus fichas al lado para ir marcando los números que van saliendo (esto es muy útil para no tener que tachando, ya que así se mantiene intacto el juego y se conserva en perfectas condiciones).

Una persona se encarga de dar vueltas al bombo y sacar una bola cuyo número tiene que decir en voz alta (en el caso de ser automatizado, la bola sale sola tras varias vueltas). Los jugadores que tengan el número en su cartón, lo tienen que tachar (marcar con una ficha, en este caso).

El jugador que tache los cinco números de una línea debe decir «Línea» y será premiado con el bote que se haya destinado para la Línea (con los peques podemos jugar con garbanzos, por ejemplo, o con centimitos).

Una vez se ha cantado «línea» el juego prosigue. El jugador que vuelva a completar una fila de las tres que tiene puede decir «Línea». El jugador que logre tachar todos los números de su cartón, tendrá que decir en voz alta «Bingo» y cobrar el bote asignado para ello.

¡Es realmente fácil y divertido jugar al bingo!

 

Deja una respuesta

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.