¿Cómo se debe diseñar y decorar la habitación de un estudiante juvenil?

Es una realidad que todos los padres quieren que sus hijos e hijas sean buenos estudiantes. Además de unos hábitos que se forjan durante las primeras etapas de la vida, el ser un buen o buena estudiante depende de otros factores como la habitación o el espacio en el que el pequeño desarrollará su actividad.

Aunque cuando éramos pequeños no se daba tanta importancia a ciertos elementos, la Psicología actual ha demostrado que la disposición de los muebles, el espacio externo o las sillas de escritorio son algunos de los condicionantes que influyen de manera positiva o negativa en los más pequeños.

Pero, ¿qué se debe tener en cuenta a la hora de diseñar y decorar la habitación de un estudiante? A continuación te lo contamos.

1. La habitación o espacio

En primer lugar, no todos los espacios son igual de válidos a la hora de convertirse en lugares de estudio. La habitación en la que nuestro niño o niña realizará los deberes o estudiará para sus exámenes debe ser un espacio más o menos amplio, ni muy grande ni muy pequeño, y bien ventilado. Asimismo, contar con luz natural es indispensable para que el estudio se lleve a cabo de manera relajada.

Con respecto a los colores del espacio, depende del niño o niña en cuestión. En líneas generales, es recomendable decorar la habitación con colores neutros (beige, blancos, marrones claros…), aunque otras apuestas como el amarillo o el verde aguamarina transmiten positividad y paz. Sí que es recomendable evitar colores oscuros, ya que disminuyen la sensación de luminosidad tan importante para el mantenimiento de la concentración.

2. Colocación del mobiliario

Una vez que hemos seleccionado la habitación donde el menor estudiará, llega la hora de escoger los muebles. En este sentido, los expertos aconsejan crear distintos espacios dentro del dormitorio, con una parte dedicada al estudio y otra a la relajación. De ese modo, el niño o la niña asociará el escritorio y la silla con el trabajo escolar, mientras que la cama será un espacio dedicado al descanso.

La mesa de estudio debe colocarse lo más cerca posible de una ventana. De hecho, si se sitúa frente a esta es incluso mejor, ya que nuestro niño o niña recibirá luz natural el mayor tiempo posible. Con respecto a la silla, es uno de los elementos más importantes en el estudio. Los menores pasarán mucho tiempo sentados realizando la tarea, de modo que disponer de una buena postura es fundamental para su desarrollo.

Existen numerosas sillas de escritorio con diversas características. Lo más importante es que posean un respaldo ergonómico y reposabrazos, los cuales permiten mantener la espalda erguida. También existen otros utensilios complementarios muy útiles: atriles para el estudio, reposapiés para estar rectos, soportes para la pantalla del ordenador…

3. El ambiente de la habitación del estudiante

Por último, dar lugar a un ambiente que fomente la concentración es fundamental en el estudio. Así, el espacio debe encontrarse en orden, con todos los utensilios necesarios para el estudio distribuidos en el escritorio. Asimismo, las videoconsolas o motivos de distracción deben ser sacados del espacio para evitar distracciones.

Se trata, en líneas generales, de ir dando forma a unos hábitos que acompañarán a nuestros hijos e hijas durante muchos años.

 

Deja una respuesta

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.