Beneficios de coser para los niños, materiales y proyectos fáciles para ellos

Hoy os vamos a proponer una alternativa a las clásicas fichas que tan pocas ganas de hacer suelen tener los peques. También es una sana alternativa a las opciones de ocio digital. Os hablamos de una actividad que aunque no se suele tener en cuenta al hablar de niños, tiene múltiples ventajas para ellos. Se trata de una de esas actividades que enriquecen y que contribuyen al desarrollo infantil: os hablamos de los beneficios de coser para los niños.

Beneficios de la costura para los niños

Estas son algunas de las principales destrezas que se trabajan con la costura:

  • La motricidad fina. Una de las habilidades más importantes para el posterior desarrollo de la lectoescritura. Coger una aguja para coser implica cierta habilidad y es mucho más delicado que coger un lápiz, ¡por eso es genial iniciarse así! Luego es mucho más fácil escribir.
  • La coordinación ojo-mano. Enhebrar y coser implica trabajar la coordinación viso-manual.
  • Las direcciones. Al coser se trabaja en el espacio y en el plano (y no solo en el plano, como ocurre con las fichas). Además de trabajar arriba, abajo, izquierda y derecha; también nos permite trabajar delante y detrás.

  • La concentración. Coser exige estar concentrado en lo que se hace para que las puntadas queden iguales y no nos pinchemos. Aunque los más pequeños duren poco realizando la actividad, el tiempo que les entretenga, estarán concentrados en ella.
  • La paciencia y la disciplina. Coser no es «coser y cantar» como dice el refrán, sino que es una tarea que (según el proyecto que emprendamos), puede llevarnos algún tiempo. De esta forma, los peques desarrollan la paciencia y la disciplina, así como la constancia necesaria para culminar con éxito un proyecto.
  • Es antiestresante y relaja la mente. Como cualquier otra actividad manual, coser aleja a los peques de los peligros de la hiperestimulación en la que tan fácil es caer con los juegos electrónicos o de pantalla, como los videojuegos.

Además, cualquier proyecto artesanal incrementa la confianza en ellos mismos ya que les da la enorme satisfacción de realizar un proyecto con sus propias manos.

¿A partir de qué edad se recomienda empezar a coser?

La costura es una actividad compleja, por ello la mayoría de fabricantes de kits para niños no la recomiendan para menores de 4 ó 5 años (incluso algunos a partir de los 8). Sin embargo, hay muchas actividades específicas para introducirles en esta tarea desde mucho más pequeños, como los materiales desarrollados para ensartar.

Sin embargo yo, como siempre, os propongo otra recomendación: que el niño o la niña empiecen esta actividad (o cualquier otra) cuando muestren interés por ella. El niño se fija en los adultos. Si los adultos que le rodean cosen, mostrará interés en aprender a coser, al igual que si los mayores leen, el pequeño deseará leer.

Incluso si nadie en vuestra casa cose, es una actividad muy positiva y beneficiosa para ellos, así que siempre podemos ofrecérsela para que puedan disfrutar de todas sus ventajas. Además, hay materiales específicos y ejercicios sencillos que son seguros para ellos.

Algunos ejemplos son los carretes de madera, los cordones gruesos de colores, los botones, los círculos de madera… Podéis encontrar muchos más en la tienda online de materiales educativos Mumuchu.

Mi peque tiene y usa desde los 2 añitos estas formas para coser con inserciones acrílicas para combinar con una mesa de luz (si se tiene, si no; no es necesario).

Al comienzo los ejercicios consistirán en algunos trazos sencillos para que el niño coja destreza y confianza. A medida que el pequeño o la pequeña vaya avanzando en el aprendizaje, el nivel de los ejercicios se vuelve cada vez un poco más complejo, y con el tiempo podrán abordar actividades más complicadas como los proyectos de ganchillo o tricotaje.

Qué materiales necesitamos para iniciarles en la costura

Para empezar a realizar los primeros ejercicios de costura con los peques basta con hacernos con unos materiales básicos: cartulinas o fieltro, un rotulador (para señalarles dónde deben ir dando las puntadas), una aguja grande de plástico (como estas, que puedes encontrar en Amazon) o agujas romas, lana de colores o hilo grueso de bordar.

Cuando el peque esté lo suficientemente familiarizado con el hilo y la aguja, podemos ofrecerle su primera cajita de costura. Hay modelos infantiles perfectos para ellos, como esta Caja de costura de Djeco que, como el resto de materiales propuestos en este post, podéis encontrar en Mumuchu.

Se trata de una caja de costura de verdad (con agujas, alfileres, hilo, dedal, tijeras, metro, tijeras, botones, pasahilos, imperdibles, descosedor…) para iniciar a los niños en el arte de la costura. Incluye todo lo necesario para que los peques elaboren sus primeros proyectos de costura.

La cajita es preciosa, está fabricada en cartón grueso, tiene un tamaño compacto (18×15 cms.) y sirve de almacenaje. Tiene una bandeja extraíble y varios compartimentos para tener todo el material organizado.
La edad recomendada para este material por el fabricante es de 8 a 14 años, pero como os decía anteriormente, depende de cada niño/a.

Proyectos fáciles que podemos proponer a los peques

Empezaremos con los trazos básicos (por cierto, estos ejercicios constituyen una buena base para iniciarse en la lectoescritura de forma amena y divertida. ¡Porque aprender no es sinónimo de aburrirse!). En un papel o cartulina dibujamos unos puntos de un extremo al otro, en forma de camino.

Los primeros ejercicios que podemos proponerle es coser en línea recta (ya que es más sencillo que en curva) y con puntadas sencillas (las de toda la vida). Para ello, podemos dibujar sobre la cartulina una línea recta para que puedan seguirla.

Después, podemos animarles a practicar con líneas curvas. Los proyectos pequeños tienen la ventaja de que se terminan más rápido y los peques ven un avance en seguida. En este link podéis encontrar una guía de las diferentes puntadas a mano.

Si los niños son algo mayores (o tienen ya cierta destreza) podemos proponerles otro tipo de ejercicio, por ejemplo: coser un botón, una cremallera… O animarles a hacer su propio estuche o alguna cosa que les motive.

Algunos proyectos sencillos que podemos llevar a cabo son almohadas para muñecos, trajecitos sencillos para muñecas (aquí tenéis un tutorial con patrones de ropa para muñecos/as Waldorf), un pequeño acerico para dejar los alfileres, un sobrecito para guardar cosas, una bolsita de tela para recoger pequeños tesoros del parque…

Cuando ya dominen un poco las puntadas básicas, podemos avanzar e introducir la puntada de festón. Este tipo de puntada es conocida en el mundo Waldorf como «el punto de los enanitos». Hacer un enanito es otro de los proyectos preciosos que podemos realizar con los peques. Es muy sencillo y hay muchos tutoriales online para hacer enanitos Waldorf.

En internet os podéis encontrar muchos patrones de descarga gratuita de manualidades con hilo y aguja para peques, como estos patrones para hacer láminas con constelaciones.

También existen kits preparados para varias edades y con diferentes niveles de dificultad para hacer muñecas, animales, etc. Coser es una actividad de concentración y relajación, sencilla y agradable, que podemos hacer todos juntos en familia, es barata y nos permite ser creativos.

 

Deja una respuesta

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.