Las bromas pesadas de los adultos que humillan a los niños

Las bromas pesadas son faltas de respeto. Dirigidas hacia un niño o una niña pequeños pueden causar mucho daño. Manifiestan falta de empatía y sensibilidad por parte del adulto .

La «superioridad» de los adultos

Muchos adultos se sienten superiores a los niños simplemente porque son personas mayores que ellos, pero los niños son personas igual que los adultos y, por tanto, se les debe mostrar respeto.

Es más, el respeto es básico para los más pequeños ya que son personas en proceso de formación y necesitan que los demás los respeten y los guíen. La interacción que los niños y niñas tengan con las demás personas es vital para conseguir que un desarrollo emocional saludable.

Los niños no entienden las bromas como lo hacen los adultos. Muchas veces no entienden el sentido del humor de muchos «mayores». En cualquier caso, las bromas pesadas nunca puede ser bien recibida ni por los niños ni por los adultos, porque cuando es «pesada» es que no sienta bien.

Las bromas pesadas 

Las bromas pesadas que se pueden hacer a los niños pueden ser las típicas de: «como no te duermas, vendrá el hombre del saco y te llevará», «a tu madre se la ha comido el lobo», «si no te portas bien, tu papá no va a venir a por ti nunca más», un comentario a un rasgo físico concreto como «¡tienes orejas de Dumbo!» o quizás una burla del tipo «¡ay, pero qué tonto eres!».

Los pequeños se toman las cosas muy a pecho, no entienden la ironía y asumen las palabras de forma literal. No entienden que hay cosas imposibles o que se dicen sin afán de ofender. Ellos no sienten que esas palabras son broma, sino que son verdad. Y los niños y niñas pequeños entienden la verdad de forma absoluta.

Por todo lo anterior, las «bromas» pesadas pueden hacer mucho daño a un pequeño. Los chistes y comentarios jocosos que contienen alusiones a aspectos que los niños aún desconocen pueden causarles, en el mejor de los casos, confusión.

Adultos disfuncionales

Muchos adultos repiten inconscientemente comportamientos que les hicieron a ellos mismos de pequeños. Cuando se les señala lo inapropiado de su actitud, se defienden diciendo que no pasa nada por repetirlos…

En este punto es conveniente hacerles reflexionar sobre cómo se sentían ellos en ese momento, cómo puede haberles afectado y cómo les gustaría que se hubieran dirigido a ellos.

Es muy importante trabajar las habilidades comunicativas para transmitir a los niños valores y tener siempre muy en cuenta sus sentimientos de la misma forma que hacemos cuando nos relacionamos con otros adultos.

Las bromas pesadas no son buenas ni para los niños, ni para nadie. Incordiar a un niño para luego darle cariño no tiene sentido. Es mejor darles amor directa e incondicionalmente, jugar y divertirnos con ellos… no a costa de ellos.

No son bromas pesadas, son faltas de respeto

Las bromas pesadas tampoco son agradables cuando un adulto se las hace a otro. Nunca suelen ser bien recibidas porque pueden ser tomadas como un ataque pasivo agresivo que molesta.

Por otra parte, las bromas que solo entiende quien las hace rompen la confianza y la comunicación entre personas. Hacia un niño el resultado es el mismo: el pequeño acaba desorientado o sufriendo, y el adulto perderá el respeto del niño.

asertivos

Todas estas situaciones suceden cuando el adulto no tiene empatía y no es capaz de enseñar, guiar o relacionarse con niños correctamente. También cuando falta una comunicación adecuada al nivel de comprensión de los pequeños.
Un ambiente en el que se emplee el sentido del humor de forma sana en la educación y la crianza, siempre tendrá en cuenta el respeto hacia el niño y a su etapa evolutiva. Este tipo de sentido del humor positivo agiliza y fortalece el desarrollo y el aprendizaje significativo. Crea y potencia un clima motivador y ameno que además, también sirve para resolver los trastornos psicológicos y emocionales, ya que funciona como un importante agente terapéutico.

Deja un comentario

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.