"¿Es un problema grande o pequeño?" o cómo enseñar a los niños a relativizar

“¿Es un problema grande o pequeño?” o cómo enseñar a lxs niñxs a relativizar y gestionar sus emociones

A los niños les cuesta relativizar los problemas y controlar sus emociones. En el periodo comprendido entre los 0 y los 6 años, sobre todo, son pura emoción. Pueden estallar en un llanto incontrolado porque se les estalla un globo y a veces es difícil calmarles. Por eso es importante irles enseñando gradualmente a relativizar.

Enseñar a relativizar es también enseñar a gestionar las emociones. Y para ello vamos a utilizar una herramienta de la Disciplina Positiva muy útil en la crianza y educación de lxs niñxs: las preguntas de curiosidad.

Se trata de ir haciendo preguntas a lxs niñxs para que ellxs mismos vayan razonando y comprendiendo la situación, calmando sus sensaciones inmediatas y recuperando el dominio y la capacidad de razonamiento. Por ejemplo: ¿por qué crees que ha pasado eso?, ¿y cómo podemos evitarlo?, etc.

Cómo enseñar a los niños a relativizar habituándoles a plantearse la pregunta: “¿Es un problema grande o pequeño?”

En el libro de Jane Nelsen “Cómo educar con firmeza y cariño” (os dejo el enlace de afiliado a Amazon), hay muchísimos ejemplos de situaciones diversas y preguntas de curiosidad con las que podemos empezar a practicar. Sin embargo, no existe un guión predeterminado, lo mejor es actuar con naturalidad y serenidad y hacerlas de la forma más respetuosa y espontánea posible.

Y de entre todas ellas, las que a nosotros mejor nos encaja en cualquier tipo de situación y ha resultado ser más efectiva es esta de cosecha propia: “¿es un problema grande o pequeño?”

El mérito es del padre, he de reconocerlo. Un día, después de una racha larga e intensa de berrinches, comenzó a explicarle al peque la diferencia entre los problemas grandes (que no tienen solución) y los pequeños (que sí que la tienen) para demostrarle porque no debía tomarse tan a pecho el que no le saliera una figura de plastilina tal y como él quería.

Yo les estaba escuchando y en seguida me gustó la manera en la que el padre había reconducido la situación enseñando al peque a considerar los errores como oportunidades de aprender y a buscar soluciones en lugar de lamentarse.

Por otra parte, me pareció muy útil la forma en la que indirectamente también le estaba ayudando a aceptar que en la vida hay cosas que podemos hacer, mejorar, conseguir, etc. en tanto otras son inevitables y hay que saber asumirlas.

Cuando un problema es pequeño, podemos solucionarlo casi de inmediato y no merece la pena lamentarnos ni entristecernos o enfurecernos. En cambio, cuando un problema es grande, puede que nos cueste mucho más encontrar la solución o quizás, a veces, esta sencillamente no exista.

La capacidad de tolerar la frustración es una habilidad para la vida de valor incalculable. Y ayudar a los peques a reflexionar sobre ello cuanto antes les ayuda a madurar y a convertirse en adultos sanos y felices.

También es una buena herramienta de gestión de emociones, por cuanto aprenden a relajar su cerebro reptiliano y a reaccionar con serenidad frente a la adversidad. Por ejemplo: aunque un vaso roto no tiene solución posible y es inevitable tener que tirarlo a la basura, no merece la pena lamentarse mucho por esto, por más que fuera nuestro vaso favorito. Siempre podemos usar otro o volver a buscar uno parecido.

Podéis probar y comenzar a utilizar esta pregunta en vuestras conversaciones con lxs peques a partir de los 3 añitos aproximadamente, cuando ya podemos dialogar con ellxs porque han adquirido cierta capacidad de discernimiento y podemos razonar con ellxs.

Siempre desde el respeto, la empatía, la paciencia y la tolerancia; porque son niñxs. Si, por el contrario, nos ven perder los nervios ante situaciones cotidianas será justo ese el ejemplo que tomarán como modelo de comportamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.