Barquito Pocoyó

Renovando los juguetes para el baño: el barquito Pocoyó ¡y adiós a los hongos!

Como os explicaba hace tiempo en este post los juguetes para el baño que son de goma y “escupen agua” acumulan un montón de hongos con el paso del tiempo ya que su interior oscuro y húmedo es el caldo de cultivo perfecto para estos inquilinos indeseables. Pues bien, harta de llevar a cabo sus labores de limpieza (que son tediosas y se realizan con menos frecuencia de la que se debería) hemos ido deshaciéndonos poco a poco de todo el elenco de personajes que inundaban nuestro cuarto de baño, y sustituyéndolos (como no) por otros que ya os iré enseñando en cuanto tenga tiempo. Hoy os voy a enseñar uno de los favoritos de mi hijo: el Barquito Pocoyó.

Barquito Pocoyó

Barquito Pocoyó: un juguete con mecanismo manual libre de hongos

Pocoyó es un personaje de largo recorrido… Desde que son bebés hasta muuuuucho más tiempo después, se convierte en uno de los personajes más queridos y populares de lxs niñxs. Por eso no es de extrañar que nuestro hijo (ya en plena fase de superhéroes) siga escogiendo juguetes en los que reconoce a este simpático niño.

Barquito Pocoyó

Así que, claro, a la hora de renovar sus juguetes para el agua el Barquito de Pocoyó no podía faltar. 🙂 En él se representa a Pocoyó montado en su pequeño velero de color rojo y amarillo. Es ligero y de tamaño compacto.

Barquito Pocoyó

Está fabricado en colores brillantes y plástico duro de una sola pieza (sin partes pequeñas extraíbles) por lo que su uso es seguro a partir de los 18 meses.

Barquito Pocoyó

Tanto su material como su diseño impide la entrada de agua al interior del juguete, por lo que si su uso en el baño es habitual y se seca por fuera correctamente no acumula hongos.

Barquito Pocoyó

Navega de verdad ¡y sin pilas!

Por supuesto el barquito flota en el agua, pero su principal característica (la más divertida) es que el barquito se mueve de verdad al tirar de su ancla. Es un juguete perfecto tanto para el baño como para estos meses de verano en los que vamos a la piscina. 😉

Barquito Pocoyó

Es un juguete sin pilas, ya que su mecanismo es manual (y no electrónico). Lo cual es muy de agradecer, ya que a nosotros no nos suelen gustar los juguetes llenos de botones y luces que restan protagonismo al niño durante sus horas de juego con todo un despliegue de funciones.

Barquito Pocoyó

Por el contrario, este tipo de juguetes despiertan su curiosidad innata y les permiten desarrollar toda su imaginación. Además, al tirar de la cuerda y observar moverse el barquito lxs niñxs aprenden la relación de causa y efecto, básica para su conocimiento del mundo.

Barquito Pocoyó

Y bueno, ¡es muy divertido! Yo siempre digo que hay dos características que no deben faltarle nunca a un buen juguete: que sea bonito y que sea divertido. Bonito, para que lxs niñxs se sientan atraídos por él y lo manipulen con frecuencia. Y divertido… por cuestiones obvias. 😉

Barquito Pocoyó

Sin estas dos características un juguete puede ser todo lo educativo que queramos que sea, pero no conseguirá cumplir su función porque, sencillamente, no despertará el interés de lxs peques y quedará olvidado a las primeras de cambio.

El Barquito de Pocoyó es de Bandai, que como seguro que ya sabéis tiene toda una línea de juguetes inspirados en este personaje, muchos de los cuales también son para el agua. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.