Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Vivir en un ático con niños tiene muchas ventajas y ciertos inconvenientes. Si sois una familia joven y estáis pensando en mudaros o comprar vuestra primera vivienda, y un ático es vuestro objetivo, nuestra experiencia puede ayudaros a saber en dónde es mejor invertir vuestro presupuesto y qué mejoras de seguridad tendréis que hacer.

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Cuando el peque cumplió los dos años, comenzamos a buscar una vivienda familiar definitiva. Hasta entonces habíamos estado viviendo en un piso muy pequeño ubicado en una zona bastante solitaria, todo lo cual era un inconveniente familiar.

Teníamos claras varias cosas: queríamos vivir en la zona del colegio que queríamos para el peque (un cole público Montessori, que son realmente escasos), tener no menos de 3 habitaciones, una cocina con espacio para integrar dentro el comedor y un amplio espacio exterior para poder comer y jugar fuera con el peque, y aumentar la calidad de vida de la familia y nuestras mascotas.

Debido a nuestro último requisito, las opciones que se nos presentaron fueron las siguientes:

  • Una casa con patio y/o jardín (chalet, adosado, pareado, etc.) con el inconveniente de tener escaleras y una vivienda dividida en varias plantas (cosa que a mí me parecía muy poco práctico teniendo peques en casa), así como de resultar más costoso su mantenimiento.
  • Un bajo con jardín o patio grande (con la desventaja de tener poca intimidad tanto por dar a la calle como por ser el “ojo de patio” de los vecinos de las plantas superiores).
  • Un ático de una sola planta (ya que descartábamos los dúplex, con los mismos inconvenientes de la casa y ninguna de sus ventajas).

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Yo prefería que el niño creciera en una urbanización cerrada con zonas comunes, por la tranquilidad que sabía que me daría cuando creciera y pudiera salir a la calle a jugar con sus amiguitos sin tener que abandonar la urbanización. Así que finalmente optamos por la última de las opciones que reunía, además, el resto de nuestros requisitos.

Nos mudamos en pleno mes de agosto (como ya os conté en este post donde además os dábamos pautas a seguir para realizar una mudanza con niños y mascotas). Un año después, nos encontramos en situación de compartir con vosotrxs tanto las ventajas, como los inconvenientes, de vivir en un ático con niños (y mascotas). 

Ventajas de vivir en un ático con niños

La primera ventaja es la luz. Los áticos disfrutan de altura y tienen una amplia terraza frontal que hace que, independientemente de su orientación, entre la mayor cantidad de luz posible en todas las habitaciones. Además, todas las salas son exteriores y hasta los baños tienen ventana por lo que resulta una vivienda soleada y ventilada.

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

También el espacio es una enorme ventaja. Si no se trata de una última planta dividida en apartamentos, los pisos ubicados en la última planta suelen dividirse entre menos viviendas la planta total del edificio, con lo que su distribución interna consta de amplios salones y cocinas abiertos a la terraza y salas mucho más diáfanas.

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Tendréis mayor intimidad. Los áticos suelen colindar con menor número de viviendas vecinas y no tienen ninguna casa encima, por lo que ni os molestan ni molestáis (aunque lxs peques hagan ruido en casa). 🙂

El espacio exterior. Es una ventaja obvia. Podéis ajardinar la terraza o dejarla tal cual, aprovechar o no la azotea, pero lo que está claro es que vais a disfrutar de un gran espacio exterior privado para el disfrute familiar.

Aunque no sustituye las visitas al parque, un amplio espacio exterior proporciona muchas más opciones de hacer actividades en familia al aire libre y es de lo que más estamos disfrutando nosotros. 😉

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

También podréis tener muchas más visitas y reuniones familiares, así como disfrutar de agradables veladas en familia durante los meses de buen tiempo.

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Es una vivienda cómoda porque tiene la casa en una sola planta. Sin divisiones en varios pisos ni peligrosas escaleras. Es lo más práctico tanto para lxs más peques de la casa, como para nosotros mismos pensando en el día de mañana. 🙂

Inconvenientes de vivir en un ático con niños

Al ser el último piso y tener estancias más amplias, hace más calor en verano y más frío en invierno, con el consecuente aumento en el consumo de calefacción y aire acondicionado. Y cuando llueva o haga viento os va a parecer que, en lugar de una casa, vivís en un barco… ;P

Como en cualquier otra casa (incluido el bajo) deberéis colocar barrotes en las ventanas para seguridad de lxs peques (y no vale solo colocarlos en su cuarto no, lxs niñxs también pueden asomarse por la ventana del salón, del baño, etc.).

Si vivís con gatos además deberéis instalar mosquiteras para impedirles estar entrando y saliendo sin control cuando las ventanas están abiertas.

Lxs niñxs no deben estar nunca solos en la terraza, así que debeís vigilar que las puertas al exterior no queden abiertas y colocar dispositivos de seguridad en las puertas que dan a la terraza, ya que tanto de apertura frontal como correderas, el peque aprendió a abrirlas en un “pis-pas” subiéndose a una silla. 🙁

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Si el muro de la terraza (o los barrotes) no es lo suficientemente alto como para impedir que lxs peques se asomen subiéndose a una silla, es conveniente elevar su altura. Si tenéis barrotes deberéis además cuidar que lxs pequeñxs no puedan meter la cabeza o asomar partes del cuerpo a través de ellos.

Para evitar ambas cosas podéis utilizar la opción más económica de todas: utilizar cañizo o similar para crear una barrera “natural” que además resulta bastante atractiva a la vista.

Si, en cambio, vuestra terraza tiene muro (como es nuestro caso); podéis cerrarla con cristales abatibles (opción excesivamente cara si se trata de un espacio exterior de grandes dimensiones); o elevar su altura colocando láminas de cristal especiales para exteriores (o plexiglas liso de buena calidad, que es una opción más económica) que no restarán luminosidad a la vivienda y os servirán de cortavientos para disfrutarla durante más tiempo a lo largo del año. Eso sí: preparaos para limpiar cristales a menudo durante toda una mañana…

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Si tenéis mascotas como nosotros, debéis vigilar no se cuelen en las terrazas aledañas (si las hay, y tienen posibilidad de hacerlo). Esto resulta especialmente complicado en el caso de los gatos, que son grandes acróbatas.

Para evitar que nuestros gatos caminen por el borde del muro de la terraza que comunica con el de nuestros vecinos, colocamos una lámina de plexiglas cerrándoles el paso (una vez consensuada la medida con nuestra vecina, que tiene perritos en casa y de esta forma ganó en tranquilidad tanto como nosotros).

Ventajas e inconvenientes de vivir en un ático con niños (y mascotas)

Como veis, los inconvenientes no son tatos si tenemos en cuenta que muchos de ellos también los vais a encontrar en cualquier otro tipo de vivienda. A nosotros, desde luego, nos ha compensado con creces la experiencia. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.