Semana Mundial del Parto Respetado: ¿tienes claros cuáles son tus derechos y los de tu bebé?

Desde el pasado lunes y hasta el próximo 20 de mayo nos encontramos en la Semana Mundial del Parto Respetado que organiza cada año la European Network of Childbirth Assotiations (ENCA).

El Parto y Nacimiento Respetados: un derecho de la madre y el bebé

Antes de 2004, fecha en la que se comenzó a celebrar la Semana Mundial del Parto y Nacimiento Respetados, nunca antes se había tratado de crear una conciencia colectiva para que la mujer sea no solo atendida debidamente, sino también tenida en cuenta, escuchada y entendida en el momento del embarazo, el parto y la maternidad.

Y aunque mi propia experiencia personal fue buena (siempre hay puntos a mejorar), todavía es frecuente que otras madres compartan historias negativas que incluyen desde comentarios despectivos y/o jocosos acerca de ser primeriza, hasta consejos poco profesionales acerca de la lactancia o la crianza de sus hijxs.

Parto Respetado

Por eso, en esta ocasión la Semana Mundial el Parto Respetado se centra en uno de los puntos clave de la Ley de Parto Humanizado: el derecho a “un parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer”. Su lema, este año, es “Menos intervenciones, Más cuidados”. 

Derechos de la madre

En este contexto, es importante conocer que la madre tiene derecho:

  • A un parto respetuoso con los tiempos biológico y psicológico que necesiten la madre y el bebé.
  • A que los facultativos médicos y personal sanitario eviten las prácticas invasivas y el suministro de medicación que no estén justificados.
  • A ser previamente informada sobre las distintas intervenciones médicas que pueden tener lugar durante el parto y el postparto.
  • A participar en las decisiones y distintas alternativas que puedan existir a lo largo del proceso.
  • A elegir el lugar y la forma en la que quiere que se desarrolle el parto (deambulación, posición, analgesia, medicamentos, acompañamiento, etc.) y la vía de nacimiento. El equipo de salud y la institución deberán respetar tal decisión, siempre que no comprometa la salud de madre e hijo.
  • A ser considerada persona sana y, por lo tanto, se facilite su participación como protagonista de su propio parto.
  • A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo, su propio estado de salud y las diferentes actuaciones de los profesionales.
  • A estar acompañada por una persona de su confianza y elección durante la preparación al parto, el parto y el postparto, cualquiera sea la vía (vaginal o cesárea).
  • A tener a su lado a su hijo durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales, facilitándole por su importancia el contacto piel con piel con el recién nacido para  favorecer el vínculo precoz y el establecimiento de la lactancia, que el equipo de salud deberá fomentar desde el momento mismo del nacimiento e independientemente de la vía del parto. En caso de que el estado de la madre no lo hiciera posible, se facilitará el contacto del recién nacido con aquel familiar directo y/o acompañante que ella disponga.
  • A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar.
  • A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y su bebé.

Derechos del bebé

El recién nacido tiene derecho:

  • A ser tratado de forma digna y respetuosa, lo que también implica manipularle y perturbarle lo menos posible.
  • A su inequívoca identificación.
  • A la internación conjunta con su madre en sala.
  • A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre su cuidado y su plan de vacunación.

En el caso de los bebés prematuros o nacidos en situación de riesgo, sus padres tienen derecho:

  • A recibir información comprensible, suficiente y continuada sobre la evolución de la salud del recién nacido, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.
  • Al acceso continuado a su bebé mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.
  • A un consentimiento informado sobre cualquier práctica médica que se le realice.
  • A que se facilite la lactancia materna del recién nacido.
  • A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales que requiere.

Incluir a la figura paterna: una asignatura pendiente

Aunque estoy de acuerdo en que los protagonistas indiscutibles del parto son la madre y el bebé, yo sigo echando de menos la falta de mención al padre en la Semana Mundial del Parto Respetado. Al fin y al cabo lxs hijxs no son solo nuestros, también son de ellos y es importante concienciarles tanto como a nosotras sobre los derechos que, como padres, nos asisten en el parto.

Si les pedimos que se impliquen en el hogar, durante el embarazo, y en la crianza y educación de nuestrxs hijxs, no parece coherente que después en un evento de estas características se les excluya por completo. En este sentido, creo que aún nos faltan muchos muros por derribar…

2 thoughts on “Semana Mundial del Parto Respetado: ¿tienes claros cuáles son tus derechos y los de tu bebé?

  1. Me encanta que hagas esta mención a los padres al final de la entrada; es algo que yo también echo en falta en la mayoría de blogs, páginas web, etc. Muy coherente que si queremos igualdad, sean partícipes todo lo posible desde el primer momento del embarazo.

    1. Claro, es que debemos ser coherentes. Los hijxs los gestamos nosotras, pero son de ambos. 😉 Mi pareja no se perdió ni una prueba en todo el embarazo y le sentaba fatal que el ginecólogo le ignorará por completo en las visitas… XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *