En casa, prohibido prohibir: cómo establecer límites de forma respetuosa y sin prohibiciones

En casa, prohibido prohibir: cómo establecer límites de forma respetuosa y sin prohibiciones

La mayoría de las prohibiciones no tienen sentido para lxs niñxs y cuando lo tienen se convierten en una tentación. Por eso en casa evitamos las actividades inadecuadas o peligrosas sustituyendo las prohibiciones por límites respetuosos. De esta forma, fomentamos la convivencia frente a la lucha de poder entre padres e hijos y la cooperación familiar.

Límites y prohibiciones: la diferencia entre una casa y un hogar

Mi casa se aleja mucho de esas tan bonitas que salen por Instagram. Es bonita, pero no hay nada en ella que se pueda romper o que no se pueda tocar (porque se pueda romper o machar) y, desde luego, nunca está tan ordenada como en las de las fotos (ni es tan blanca, tan mint o tan color salmón).

Nuestra casa es un hogar. Está hecha para VIVIR. Todo en ella está colocado por un motivo: disfrutar de la convivencia.

Sin embargo, cuando vamos de visita a casas de amigos con niñxs siempre nos sorprenden la cantidad de normas (explícitas o no) que advertimos en ellas. ¡Parece casi imposible que un/a niñx pueda ser un/ niñx allí!

De hecho, casi ningún niñx es capaz de cumplirlas, como demuestra el hecho de que sus padres nos digan constantemente mientras estamos de visita: “¡se lo he dicho mil veces, pero lo sigue haciendo!”. 

Esto para mí es un síntoma claro que de la prohibición no funciona. ¿Y de quién es la culpa entonces? ¿Del niñx, que es un/a niñx? ¿O del adultx, que es adultx y sigue insistiendo en repetir una fórmula que claramente no sirve para nada?

Los adultxs nos esforzamos por poner un montón de normas que lxs peques no entienden, sin embargo lxs niñxs son el alma de cualquier hogar y, puesto que también viven en él, ¡es justo que puedan disfrutar de su propia casa tanto como los demás!

Por eso me ha parecido una buena idea hacer una lista con las prohibiciones más comunes en un hogar con peques y sustituirlas por las medidas que tomamos nosotros en casa. A ver qué os parecen y si os resultan útiles. 🙂

Quiero aclarar que los límites sí son necesarios para lxs niñxs. Y no solo para ellxs. Todxs nosotrxs tenemos que obedecer normas por el bien común. Sin embargo, con lxs niñxs las sustituciones y alternativas siempre son un recurso mucho más eficaz que las prohibiciones. 🙂

Prohibiciones comunes y cómo sustituirlas por límites respetuosos con la infancia

Lxs niñxs necesitan descargar energía moviéndose y jugando a lo largo del día. La mayoría de las veces en las que un/a niñx sanx no concilia el sueño o tiene rabietas nocturnas, se debe a que no ha jugado lo suficiente durante el día o no lo han hecho con los materiales adecuados.

Resumiendo: a veces, solo es cuestión de comprender la naturaleza de lxs niñxs, cómo funciona su cerebro, cuáles son sus necesidades y empatizar con ellxs. 😉

1. No andar descalzos

Me sorprende la cantidad de padres que no dejan andar descalzos en casa a sus hijxs… En nuestra casa, sin embargo no se puede entrar con zapatos. Las suelas de los zapatos con los que salimos a la calle son un tremendo foco de gérmenes que vamos extendiendo por toda la casa (casi medio millón de bacterias entran en casa de esta manera).

Podríamos usar zapatillas de andar por casa, pero es que resulta que andar descalzo es lo más sano del mundo. Sobre todo para lxs peques, que todavía tienen que formar sus piececitos. Y no, tranquilxs, como os explicábamos en este post: los niñxs no se resfrían por andar descalzos en casa. ¡Porque los virus no entran por los pies!

Si no os sentís a gusto con el hecho de que lxs peques anden correteando descalzos por toda la casa, ponedles unos buenos calcetines antideslizantes. Veréis como entonces no se olvidan nunca de no andar descalzos por casa… Sencillamente, porque sustituimos un calzado que les resulta incómodo por otro que no lo es. Asunto resuelto. 😉

De esta forma nosotros nos ahorramos una pasta en calzado que no se usa y en gritos y enfados que no sirven para nada. Al peque le ahorramos regañinas y rabietas no dándole opción a desobedecer. Es decir: aboliendo una prohibición absurda porque en realidad, la forma más sana y natural de caminar es andar descalzos.

Lxs niñxs lo saben de forma innata y por eso su naturaleza se rebela y se descalzan cada dos por tres. En lugar de todo este rollo, nosotros adoptamos una medida lógica, respetuosa, razonable y cómoda para todxs: los calcetines. ;P

2. No jugar con pelotas, patines, patinetes, monopatines, bicis, combas, tirachinas, aparatos teledirigidos, etc.

Vale, a mí tampoco me hace gracia imaginarme una ventana o un televisor roto. ¡Pero lxs niñxs son niñxs y el entusiasmo les hace olvidar las cosas! Además, no sé por qué extraña razón de la naturaleza a lxs peques les fascinan las formas esféricas…

¿Cómo evitar entonces que jueguen dentro de casa con objetos que no deben? Fácil: retirándolos de su alcance y sustituyéndolas por otros adecuados para su uso interior. Por ejemplo, en casa sustituimos:

  • Balones por pelotas blanditas de peluche. 
  • Patines, patinetes, monopatines y bicis por correpasillos de interior con ruedas blanditas y amortiguadas.
  • Juguetes para lanzar por una diana de peluche con dardos de velcro.

Estar dentro de casa no tiene por qué ser ni aburrido para lxs niñxs ni estresante para lxs adultxs. Hay muchos materiales magníficos que favorecen el movimiento del cuerpo y el desarrollo de la motricidad gruesa en el interior de casa, practicar deporte y descargar tensión y energía. Muchos de ellos ya os los hemos enseñado en el blog. Por ejemplo:

Tabla Curva Wobbel

Si leísteis nuestro post sobre los ambientes preparados Montessori, sabréis que en nuestra entrada hay mueble adaptado a las necesidades de toda la familia (niñxs incluidos) para poder guardar tanto zapatos, como bolsos y abrigos, paraguas, bufandas, gorros y demás artículos para salir a la calle.

En él hay espacio pasa sentarse a descalzarse y quitarnos los abrigos. De esta forma no recorremos toda la casa calzados y con ropa de calle (que está mojada o sucia a veces) hasta llegar a nuestras respectivas habitaciones y despojarnos de todo ello.

Bien, pues en ese mismo mueble hay un espacio reservado para guardar los juguetes de exterior (y los que no caben, van a la terraza). De esta forma, están justo a la entrada de la casa (o lo más cerca posible), en un lugar perfecto para cogerlos antes de salir y dejarlos justo al entrar.

También hay un pequeño espacio para juegos de viaje y de formato compacto, los que utilizamos para entretener al peque cuando vamos al médico, salimos a comer fuera o visitamos a los abuelitos. Para que cumplan su función (entretener al peque al salir de casa) no los usamos en casa y vamos rotando su uso. Así cada vez que los ve siente que los estrena por primera vez y los coge con entusiasmo. 🙂

Por último hay juegos y actividades que sí permitimos que el peque desarrolle en la terraza, ya que es amplía. Si tenéis un espacio exterior en casa, siempre es socorrido tener juegos de aire libre en él. Aquí os pongo algunos de los juguetes que tenemos con su enlace de afiliado correspondiente al lugar donde los adquirimos:

3. No saltar ni comer en la cama

En la cama no se puede saltar por seguridad y para no destrozar el mueble. Sin embargo, es tan divertido que tenemos que tener siempre a mano (en la mesilla) cuentos con pop-ups, desplegables y lengüetas para desviar la atención del peque cuando se le olvida esta norma. ;P

Asimismo, no se debe comer en la cama por cuestiones de higiene. En casa comemos todos juntos cuando el horario de cada uno de los miembros de la familia lo permite. Pero cuando no, para evitar esta situación durante por ejemplo, las meriendas, cuando el peque está concentrado jugando en su cuarto y quiere llevarse la comida a él, o está viendo cuentos tumbado en su cama y le apetece un yogur, lo que hacemos es trasladar el objeto al salón-comedor, donde sí se puede comer. 🙂

También admitimos excepciones a esta “regla”: a veces estamos malitos y nos cuesta mucho levantarnos. Entonces nos saltamos esta norma y comemos en la cama sobre una bandeja amplia con patitas. 😉

4. Comer en el sofá

La mayoría de los papás y las mamás no llevan bien que se coma en el sofá, pero a nosotros nos resulta la mar de práctico (de hecho solo usamos el comedor cuando hay visitas en casa). Así que para no estar sufriendo por la tapicería del sofá o por el bienestar de la mesa de centro, hicimos lo siguiente:

Al comprar el sofá, escogimos una tapicería a prueba de niñxs y gatos: no se deteriora por más que se arañe, y cualquier mancha que le caiga encima se limpia con una simple toallita húmeda o paño mojado con agua. La tapicería encareció el precio del sofá, pero tampoco resultó prohibitivo y mereció la pena.

Escogimos la mesa de centro elevable y extensible, de vidrio templado, fácil de conservar y limpiar sin necesidad de protegerla de arañazos y manchas por derrame (odio los tapetes…). Tiene 3 alturas, por lo que se adapta a todas las necesidades y dos alas laterales que pueden desplegarse para realizar actividades que requieren espacio extra (pintar, construir, montar puzzles grandes, etc.)

5. No entrar en la cocina, no jugar con fuego, no manipular cuchillos ni tijeras, etc.

Esto es constante fuente de preocupación para los padres. Los accidentes domésticos, por desgracia, ocurren de vez en cuando. Sin embargo a veces, en nuestro afán por sobreproteger a lxs niñxs, les restamos muchísima capacidad de autonomía.

Todo depende de los materiales que pongamos a su alcance. Los kits Montessori de vida práctica (enlace afiliado) son fantásticos para introducir a lxs niñxs en las tareas del hogar y la cocina sin riesgo alguno para ellxs.

Cuando lxs niñxs sienten que pueden participar y colaborar, sienten que son tenidos en cuenta y que pueden ser útiles, su autoestima aumenta y se vuelven mucho más capaces de hacer cosas por sí mismos reduciendo la posibilidad de cometer errores y fallos.

Mi hijo me ayuda en la casa y en la cocina con tareas sencillas desde que tenía unos dos añitos. Tiene un kit de limpieza a su medida para barrer y fregar, tijeras de aprendizaje y un cortador de hortalizas como cuchillo (enlaces afiliados), su propia vajilla irrompible y todas sus cosas en un cajón a su altura…

Cuando digo que mi hijo me ayuda en la cocina y maneja cuchillos desde los 24 meses me encuentro con dos reacciones: A) Incredulidad y B) Rechazo. Los primeros piensan que me lo invento y los segundos que soy una madre irresponsable. Pero a mí no me da el aire que respiro la opinión de los demás y en cuanto a mi hijo, pues ya lo estáis viendo. Todo depende de los materiales. Si le proporcionas los adecuados, todo es posible. Él utiliza este cortador de verduras y hortalizas que nos recomendaron en el curso de Montessori para padres y que encontré en Amazon (súper barato, lo compré en oferta por unos 4€). Si vuestr@s peques ya cortan plastilina, pueden ejercer perfectamente ellos solos la presión necesaria para utilizarlo. Mi hijo se prepara todos los días su merienda y me ayuda en las comidas y las cenas (siempre bajo supervisión y cumpliendo normas que hay que recordarles mucho para que las interioricen). Y no, mi hijo nunca se ha cortado. ¿Sabéis quién se corta? El/la peque que coge a escondidas el cuchillo precisamente porque lo tiene prohibido y nadie le ha enseñado a usarlo. Si queréis saber más sobre este tema, en el blog hay varios posts publicados sobre los ambientes preparados. La autonomía personal es una habilidad fundamental para la vida y el mayor tesoro que les podemos transmitir a nuestr@s hij@s. Y para que aprendan, primero hay que dejarles hacer. ¿Verdad @littlechampions.es ? 😉 . . #infancia #infanciafeliz #littlechef #instababy #food #love #autonomy #autonomia #montessori #ambientespreparados #maternity #maternidad #maternidadconsciente #maternidadreal #familia #family #madre #mother #mom #mum #proudmom #momlife #momstyle #momstylelife #magicofchildhood #igmotherhood #unamamanovata

Una publicación compartida de Tania (@unamamanovata) el

Dejándole participar en estas pequeñas y fáciles tareas, resulta mucho más sencillo conseguir que haga concesiones y acate las normas que realmente SÍ son importantes: no estar nunca solo en la cocina ni en el cuarto de baño, no acercarse a los fuegos de la cocina ni al horno, no trastear en el armario de la limpieza, etc.

Porque si malgastamos toda la autoridad que tenemos en cosas insignificantes, después no nos quedará nada para hacer prevalecer los límites que son necesarios e importantes. 😉

6. Trepar por muebles y estanterías

Bueno, nosotros ya escogimos los muebles del salón, y por supuesto de su cuarto, pensando en él; y son todos muebles bajos con cajones de fácil apertura y cierre para que pueda manejarlos con facilidad.

Tenemos pocos muebles colgados de las paredes o en lugares inaccesibles, pero aún así que lxs peques quieran trepar por una estantería para alcanzar algo implica que hay algo a la vista (aunque no a su alcance) que constituye una tentación para él. Lo único que hay que hacer en este caso es apartarlo de su vista. Esconderlo, vaya. 😉

Las puertas opacas ayudan. Sí, las de cristal son muy bonitas, pero se rompen con mucha más facilidad y hay que tenerlo todo muy bien ordenado para que quede bonito. Nosotros somos muy prácticos y escogimos pocos muebles pero con gran capacidad para no tener que sobrecargar mucho las paredes. Casi todas las puertas son opacas y lo que no queremos que el peque coja, no está nunca a la vista.

Para hacerle posible ganar autonomía personal en todos los demás casos, dispone de varios taburetes-escalones de Ikea que puede transportar hasta el lugar donde quiere asomarse, subir o coger algo con facilidad. Siempre bajo la supervisión y el consentimiento de un adulto, por supuesto. 🙂

De esta forma el peque se desenvuelve dentro de la casa como un adulto sin pedir ayuda. Puede alcanzar libros en el salón o ayudarme a cortar patatas (con su cuchillo especial) en el mostrador de la cocina. Donde no llega con ese taburete es que no tiene que llegar aún. ;P Pero como nosotros hacemos concesiones él las hace también, y todos tan contentos. 😉

7. Pintar con témperas, acuarelas, rotuladores o pinturas al óleo

Simplemente no me importa que mi hijo haga todo esto dentro de casa. Es más: me encanta que la pintura sea una de sus aficiones y la fomentamos muchísimo.

Respeto, pero no entiendo, a las madres y padres que se ponen histéricos cuando ven a un niño pintando. Generalmente lxs niñxs que pintan las paredes son aquellxs que no pueden pintar en ningún otro sitio. 😉

Simplemente no se puede pretender vivir con niñxs en una casa en la que prácticamente nada se puede tocar o coger por miedo a que se manche, rompa o estropeé.

Los niñxs necesitan desarrollarse y para facilitarles su desarrollo y ahorrarnos catástrofes domésticas lo que debemos hacer es, una vez más, proporcionarles los materiales más adecuados  para ellxs: rollo de papel continuo para dibujar, una pared pintada con pintura de pizarra (enlaces afiliados), caballetes, pinturas anti-derrame, etc.

Mi pequeño artista… Este pequeñuelo no ha querido nunca pintar con los dedos, ni con ceras ni con rotuladores… Hasta que un buen día descubrió el pincel 🖌 ¡y ahora pinta a todas horas! (Atención a los morritos y a la cara de concentración). Las pinturas de Paint-Sation han sido todo un descubrimiento en casa. ¿Las conocéis? Son pinturas seguras para niños, que no gotean ni se vuelcan ni se derraman… ¡Aunque se las ponga boca abajo! Hace tiempo os las enseñamos en el blog, podéis buscar el post que hicimos allí si sentís curiosidad. Son de @cifetoys y las podéis encontrar en @nabumbu . . #pintar #paintsation #dibujo #colorear #pinceles #arte #temperas #pinturas #toys #juguetes #caballete #dibujar #maternity #maternidad #maternidadreal #madre #mother #mom #mum #proudmom #unamamanovata

Una publicación compartida de Tania (@unamamanovata) el

Ya os he explicado antes que nuestros muebles son a prueba de peques (incluso nuestras sillas de comedor son de resina, no tapizadas). También podemos establecer lugares adecuados para las actividades artísticas: la terraza, el jardín o el patio cuando hace buen tiempo, la mesa de la cocina, la mesa de cristal del salón, etc.

8. Sacar más de un juguete a la vez

Esto tampoco es un inconveniente en nuestro hogar. A lxs niñxs les encanta mezclar juegos, actividades y juguetes. Así desarrollan su imaginación y su creatividad. Tampoco pretendemos que un niño haga caso cuando se le pide 100 veces al día que recoja su cuarto o los juguetes que ha dejado tirados en el suelo del salón.

Así que sustituimos todo eso por un simple: no vale acostarse sin recoger. En solitario o en equipo (ayudar es bonito y así se les hace más liviano y divertido). Y como realmente no podemos obligar a un peque a no dormirse cuando tiene sueño y quizás “se le olvide” recoger antes sus juguetes… Todos aquellos que mamá o papá tengan que recoger ellos solos, son retirados del alcance y de la vista tantos días como sean necesarios para recuperar el buen hábito con el resto de juguetes.

Jugar es un derecho de la infancia, pero tener juguetes es un privilegio y todo privilegio conlleva una responsabilidad: recoger, ordenar y cuidar. Aplicamos el mismo método cuando se maltratan los materiales de juego.

9. Jugar en el salón (o en cualquier otro lugar fuera de su cuarto)

Vale, este es un buen ejemplo de una norma absurda, poco razonable y poco respetuosa que, por supuesto, lxs niñxs no entienden. Lxs peques quieren y necesitan ser tenidos en cuenta y formar parte. Ningún peque en todo el mundo se queda jugando solo en su cuarto.

¿Y por qué iba a hacerlo? Es parte de la familia y quiere estar cerca de sus otros miembros, preferiblemente si esos otros miembros son papá y mamá, sus personas favoritas en el mundo entero. Las que le protegen, le cuidan y le hacen sentir seguro, querido y protegido siempre.

La mayoría de los padres lo que pretenden evitar con esta prohibición es que lxs peques saquen los juguetes de su habitación y todo acabe desordenado y tirado por medio. Bien. Pero la norma no está bien definida: el niño o la niña debe entender que no puede dejar sus juguetes sin recoger una vez que ha dejado de jugar con ellos.

De esta forma entenderá que lo que sus padres no consienten es el desorden y el caos. No habrá lugar para la malinterpretación: no podrá no entender por qué sus padres no quieren que esté cerca de ellos. Entenderá justo lo que quieren sus padres: que tiene que aprender a ser ordenado y respetar el orden en los espacios comunes. 🙂

Los límites solo son válidos si son respetuosos, razonables… ¡y lxs niñxs los entienden!

Yo soy de las que piensa que la culpa de la rabieta siempre es del adulto… ¡Por la sencilla razón de que es el adulto! Yo no discuto con mi hijo de 3 años ¡porque tiene 3 años! La mayor parte de las veces basta con mantener fuera de su alcance (¡y de su vista!) las tentaciones y con eso nos evitamos prohibiciones y pataletas.

No correr por el pasillo no es algo tan grave, bajar escaleras a lo loco sí lo es. No hay nada malo en comer con las manos muchos alimentos, comer con las manos sin lavárselas antes sí lo es. Jugar con agua no es peligroso aunque se derrame, jugar solos en la orilla de la playa sí lo es. El peligro de asomarse por la ventana se soluciona instalando unos barrotes de seguridad y lxs peques pueden quedarse solos un ratito si el entorno es adecuado, pero no pueden salir o permanecer solos en una terraza.

Es importante que lxs niñxs no crezcan escuchando todo el día “no, no, no, no, no”. Porque entonces se acostumbrarán a desobedecer por sistema para poder disfrutar un poco y cuando comprueben por sí mismos que no pasa nada, creerán que papá y mamá son unos exagerados y no nos harán caso en las cosas importantes, que será cuando más nos necesiten. 🙂

Todo lo demás que causa conflicto (no tocar, no coger, no manchar ni romper cosas) se soluciona poniéndolas fuera del alcance de la mano y de la vista. Fin del problema. 😉

One thought on “En casa, prohibido prohibir: cómo establecer límites de forma respetuosa y sin prohibiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.