Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

Hoy os voy a hablar del último curso de parenting que he hecho porque es de educación emocional y nos está viniendo muy bien para, entre otras cosas, fomentar las relaciones horizontales en casa, actuar frente a las rabietas e incluso anticiparnos a ellas para prevenirlas.

Pero antes, voy a empezar explicando un poco qué es la educación emocional porque hay mucha confusión al respecto y a veces la gente te mira como si fueras una madre friki cuando hablas de estas cosas. 😉

Qué es la educación emocional

Tradicionalmente las emociones son una parte de nuestra vida que solemos infravalorar y no atender adecuadamente. Sin embargo, están presentes en nuestro día a día y forman una parte muy importante de lo que somos, de nuestra personalidad y nuestro comportamiento.

Para salvar este vacío nace la educación emocional, una vertiente educativa muy relacionada con la inteligencia emocional, que responde a necesidades sociales no atendidas en las educación reglada tradicional. Se basa en el concepto de emoción y en las teorías de las emociones de la psicología y la psiconeuroinmunología, pero también en los estudios científicos.

Disciplinas como la neurociencia o la neuropedagogía hacen cada vez más hincapié en enfoques como la Teoría de las Inteligencias Múltiples y nos ofrecen cada vez mayores y más concluyentes resultados sobre la importancia de la inteligencia emocional.

emociones

Así pues, la educación emocional forma parte de toda una serie de movimientos de renovación  pedagógica, de educación psicológica, para la salud y las habilidades sociales.

Cuál es su objetivo 

El objetivo de la educación emocional es el desarrollo de competencias emocionales tales como:

  • Conciencia emocional.
  • Regulación emocional.
  • Autogestión.
  • Inteligencia interpersonal.
  • Habilidades de vida y bienestar.

Todo lo cual es de vital importancia inculcar desde la más temprana infancia, como parte del desarrollo de nuestros hijos, mediante la gestión positiva de emociones.

emociones

 

Las emociones en los niños

Nadie discute hoy día la implicación de las emociones en los distintos procesos de aprendizaje. La Neuroeducación o Neuropedagogía es una nueva disciplina transversal que integra los conocimientos y avances generados en campos como la neurociencia, la educación y la psicología.

Así es. Incluso para los adultos, identificar, diferenciar, gestionar y canalizar las emociones es una tarea difícil. Imaginaos para un niño que se siente desbordado por las mismas justo antes de estallar en una terrible rabieta (cuyo objetivo no es hacernos la vida más difícil, sino liberar y manifestar el malestar que le embarga en ese momento). Por eso ayudarles a identificar las emociones y a canalizarlas es tan útil para ell@s.

emociones

El motivo de que que a los seres humanos nos cueste tanto controlar las emociones y utilizarlas de forma positiva a nuestro favor y en nuestro beneficio es que a lo largo de nuestra evolución hemos ido desarrollando los 3 tipos de cerebro con los que convivimos ahora: el reptiliano, el racional y el emocional.

Ninguno de ellos es mejor o peor que otro, cada uno tiene su sentido y su función evolutiva y han ido naciendo y desarrollándose en distintos momentos de nuestra evolución como especie en función de las necesidades cada vez más complejas del ser humano. Sin embargo, a menudo es complicado hacer que cada cual cumpla su parte y que el experto y antiguo cerebro reptiliano no se imponga sobre los demás.

El cerebro reptiliano, racional y emocional

En tanto nuestro cerebro reptiliano (el que nos hace actuar como mecanismo de defensa al sentirnos atacados) tiene millones de años de experiencia frente al cerebro racional, mucho más joven e inexperto y que se basa en la comunicación verbal (que curiosamente solo representa un 30% del mensaje transmitido, frente a la gestual que representa el 70%).

Por este motivo, a la hora de relacionarnos con un niño es más importante cómo actuamos y decimos las cosas, que lo que decimos o hacemos (algo en lo que ya hace mucho hincapié la Disciplina Positiva). Porque de nuestro mensaje oral solo se van a quedar con una mínima parte.

Por otra parte, el cerebro emocional es el más joven de todos. Sin embargo, según los estudios científicos, en nuestra sociedad actual el éxito en la vida depende en un 70-80% de nuestro cerebro emocional.

emociones

¿Por qué? Muy sencillo. Porque es el que nos permite adaptarnos a las circunstancias ya que de él dependen todas nuestras habilidades sociales, nuestras competencias emocionales, nuestra autoestima y nuestra autonomía personal.

Así que imaginaos lo importante que es cultivar un sano desarrollo de las emociones en los niños para su futuro. Y para eso, lo primero que tenemos que hacer es entender cómo funciona su cerebro durante la primera infancia, ya que entenderles es el primer paso para saber ayudarles.

El secuestro emocional

¿Nunca os ha pasado, a vosotr@s o a vuestr@s hij@s terminar perdiendo la paciencia, estallar y discutir acaloradamente aunque el motivo inicial no fuera, en realidad, tan importante?

Cuando nuestro cerebro reptiliano se impone durante mucho tiempo al racional y al emocional, se produce lo que se denomina un “secuestro emocional”.

Esto se puede evitar tomándonos un momento justo antes de estallar para (como se suele decir), respirar y contar hasta diez. Es una táctica muy útil y sencilla de la educación emocional que también aconsejan la Disciplina Positiva y el método Montessori, que lo denomina tiempo fuera positivo. Sirve para no empeorar la situación y, en cambio, ser capaces de enfocarnos en la búsqueda de soluciones.

tiempo fuera positivo

Somos lo que practicamos. Si consentimos que a un niño le domine habitualmente su cerebro reptiliano, este estará siempre enfadado y se convertirá en un adulto malhumorado dispuesto a discutir o pelear a la más mínima ocasión.

La gente que discute a menudo, suele sentirse muy orgullosa de sí misma por tener un carácter o una personalidad fuertes. Sin embargo, la realidad es bien distinta: son personas que no han sabido educar y desarrollar la parte racional y emocional de su cerebro, que son frecuentemente “raptadas” por el instinto reptiliano de evolución.

Y no solo eso. Los niños/adultos dominados por su cerebro reptiliano son mucho más propensos a sentirse mal más a menudo, a tener una baja autoestima (o todo lo contrario: un autoconcepto de sí mismos demasiado elevado, lo cual también es pernicioso) y a tener problemas en sus relaciones sociales (familiares, laborales, sentimentales, etc.).

Y eso es precisamente lo que trata de corregir el curso de Las emociones en los niños de la Escuela Bitácoras, un curso en lenguaje ameno, sencillo y directo que nos explica cómo son, qué función vital tienen y cómo gestionar las principales emociones en los niños.

Es muy cómodo de hacer incluso si no soléis tener tiempo libre ya que es online, en formato vídeo, dura 2 horas (con lecciones de pocos minutos cada una) y cuyos audios se pueden descargar para ir escuchando libremente en casa, en el coche, de paseo por la calle, etc. Además nunca caduca y podéis volver a refrescar los conocimientos cada vez que os hagan falta. 🙂  

¿Cómo me puede ayudar este curso?

Este curso pretende ayudarnos a entender qué son las emociones, por qué todos las sentimos, cuál es su razón de ser, para qué sirven y cómo podemos conseguir que se conviertan en nuestras mejores aliadas y no en nuestras peores enemigas. Todo este conocimiento enfocado y aplicado a la educación de nuestros hijos y a cómo comunicárselo a ellos, nos ayuda a criar y educar seres humanos capaces y seguros de sí mismos.

A lo largo del curso, se nos explica la importancia de la comunicación positiva y de la gestión óptima de las emociones, así como qué es, para qué sirve y cómo gestionar cada una de las principales emociones humanas (alegría, tristeza, rabia, enfado, empatía, etc.).

Emociones

También nos ayuda a fomentar una sana autoestima y a conseguir educar en autonomía (dos conceptos estrechamente ligados entre sí y algo que, como sabéis los que nos seguís desde hace tiempo, es muy importante para nosotros).

Además, ofrece técnica muy sencillas para entrenar la conciencia y la autorregulación emocional en ti mism@ y en tus hij@s. También proporciona trucos fáciles y efectivo para comunicarnos de forma positiva con nuestr@s hij@s y con todas las personas en general.

¿Quién imparte el curso?

Cristina Gutiérrez es directora de La Granja, una granja escuela con metodología propia (el método “La Granja” es un Método© registrado que entrena las competencias emocionales de niños y jóvenes de forma vivencial y con resultados demostrados científicamente por el GROP de la Universidad de Barcelona).

Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

¿Y por qué es interesante hacer este curso de gestión emocional y no otro? Pues porque este centro pionero tiene más de 12 años de experiencia y resultados científicamente comprobados. En él se ha apuesta a diario por las herramientas que nos brinda la educación emocional: “En cierto modo, las madres y padres de hoy somos analfabetos emocionales; el objetivo de La Granja es que este analfabetismo no se perpetúe.”

Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

Por La Granja, en Santa María de Palautordera (Barcelona), pasan cada año más de 10.000 niños para vivenciar una experiencia pedagógica basada en las emociones y el trabajo en equipo. Su método patentado y avalado científicamente funciona con niños, jóvenes y adultos para modificar actitudes y comportamientos a través de las emociones.

¿A quién va dirigido?

Este curso va dirigido a padres y madres, pero también a profesores y educadores y a cualquier profesional que trabaje con niñ@s o con personas porque su objetivo es explorar el universo de las emociones en relación con la educación para ayudarnos a entender las reacciones de los demás y las nuestras propias, lo que realmente significa trabajar en equipo, cómo comprender y gestionar emociones como el miedo, la tristeza o el enfado y cuáles son los trucos para comunicarnos positivamente con nuestr@s hij@s.

Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

Todo se expone y transmite de manera gráfica y con ejemplos prácticos y reales de situaciones que han vivido con l@s peques en La Granja: “El objetivo principal es que sea fácil, inspirador y divertido, porque ¡educar lleva implícito pasárselo bien!”. 

Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

Es de los cursos más amenos que he hecho últimamente y realmente una vez que comprendes cómo funcionan las principales emociones y cómo actuar para que estas no nos desborden se pueden comenzar a poner los conocimientos en práctica en nuestro día a día. 🙂

3 thoughts on “Las emociones en los niños, curso de la Escuela Bitácoras

  1. Hermosos el curso quisiera inscribirme, tengan la amabilidad de envirme los requisitos y precios .
    Att.
    Gerardo Avalos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *