disciplina positiva

Guest Posting: Disciplina positiva y lo que los niños necesitan de verdad

Hoy en el blog tenemos una invitada de honor: Cristina de Timumama es Facilitadora de Disciplina Positiva para Padres, y nos explica en qué consiste esta forma de educación respetuosa basada en las relaciones horizontales entre padres e hijos y en la ausencia de castigos y gritos.

Disciplina positiva

Quizá al leer disciplina (aún con el adjetivo “positiva” al lado) hayas pensado en “castigos”. Pero la disciplina positiva precisamente, lo que busca es el fomentar el aprendizaje y las habilidades sociales, cosa que no se consigue con los castigos. 

De hecho los castigos solo empeoran la situación y, muchas veces, nos lanzan de cabeza a iniciar luchas de poder entre niños y adultos. Que ni son productivas ni solucionan nada.

Así pues, si tuviéramos que hacer una definición rápida de lo que es la disciplina positiva podríamos decir que: La disciplina positiva NO tiene nada que ver con los castigos sino con la enseñanza de valores sociales para la vida.

Si bien la disciplina positiva da para hablar largo y tendido sobre muchos e interesantes temas, en este post me voy a centrar en transmitir una de las ideas básicas de la misma: Las necesidades reales de los niños.

Disciplina positiva y lo que los niños necesitan de verdad

Porque hay una grandísima diferencia entre lo que un niño quiere y lo que realmente necesita. Y, al contrario de lo que puedas estar pensando, lo que los niños necesitan es muy simple. Veámoslo.

Lo que los niños necesitan de verdad

Los niños tienen 4 necesidades básicas:

  1. Sentido de pertenencia y significado.
  2. Percepción de capacidad.
  3. Autonomía y poderes personales.
  4. Habilidades sociales.

Sentido de pertenencia y significado

Esta necesidad es la más básica de todas (también para los adultos) pero en el caso de los niños, es algo crucial. Necesitan saber que son aceptados incondicionalmente tal y como son. No por lo que saben hacer ni por su comportamiento.

Necesitan saber que los queremos aún cuando tienen una rabieta, rompen algo en casa o se comportan mal. Precisamente, la consecuencia de creer que no pertenecen al grupo provoca que los niños se desanimen. ¿Y un niño desanimado que hace? Comportarse mal. Y entramos en el típico bucle interminable de rabietas, enfados y demás. Te suena, ¿verdad?

Si como la mayoría de los padres quieres que en tu hogar se respire paz y reine el respeto, la igualdad y la seguridad, empieza por crear esa sensación de pertenencia a un grupo y significación para cada miembro de la familia.

Te aseguro que es la mejor manera de iniciarse en la disciplina positiva y notarás cambios enseguida 😉

Percepción de capacidad

Seguro que quieres que tus hijos aprendan a ser adultos responsables y que aprendan a tomar decisiones, ¿me equivoco? En ese caso debes grabarte a fuego que para que tu hijo aprenda a tomar decisiones, adquiera nuevas habilidades y confíe plenamente en sus propias capacidades debes dejarle practicar.

Y eso implica dejar que tu hijo haga las cosas por si mismo y, por supuesto, se equivoque. Que no te de miedo dejarle hacer y equivocarse, te tiene a ti para ayudarle y consolarle en los momentos de frustración. Recuérdalo.

Autonomía y poderes personales

En el apartado anterior ya hemos visto que es básico que nuestros hijos desarrollen su autonomía e iniciativa. Nuestros hijos, desde bien pequeños, saben muy bien lo que quieren y rápidamente aprenden a utilizar su poder personal.

Con el llanto cuando son más bebés, con el NO cuando empiezan a reafirmar su carácter y muchos otros ejemplos más que seguro ya te han venido a la cabeza, jeje. Nuestro trabajo como padres es enseñarles y ayudarles a canalizar ese gran poder que ellos tienen de una forma positiva.

Sólo así aprenderán a solucionar los problemas y a respetar y colaborar con las personas con las que se relacionan a diario. Estas lecciones vitales no se enseñan con castigos, sino con una disciplina firme y amable 🙂

Habilidades sociales

Como habilidades sociales entendemos por ejemplo el llevarse bien con otros niños, hermanos y adultos, ser responsable, aprender a comer y vestirse solitos, etc. Esta necesidad no desaparece nunca y la autoestima de nuestros hijos depende de desarrollar estas habilidades.

Aprovecha esos momentos de la vida cotidiana cuando tus hijos quieran ayudarte a preparar la comida, barrer, pasar la aspiradora, ir a comprar… para enseñarles nuevas competencias y habilidades.

Ya sabemos que muchas veces es un engorro que quieran meterse con nosotros en la cocina, pero es una oportunidad de oro para disfrutar de nuestros hijos mientras aprovechamos para educarles.

Disciplina positiva y lo que los niños necesitan de verdad

Estoy segura de que intuitivamente ya sabías que estas 4 necesidades eran básicas en el desarrollo de los niños, pero siempre viene bien leerlo y reafirmarse. En mi caso, yo siempre he aplicado muchos aspectos de la disciplina positiva de manera intuitiva sin ni siquiera saber qué era la disciplina positiva.

Cuando hice mi formación como facilitadora de disciplina positiva para padres fui consciente de que muchas cosas ya las estaba “haciendo bien” y otras no tanto, pero sobretodo me di cuenta de que la disciplina positiva me iba a ayudar muchísimo a mejorar la relación con mis hijos y a reducir las peleas y conflictos en casa.

Espero que después de leer este post te animes a profundizar más y a aplicar la disciplina positiva con tu familia. Si tienes dudas puedes visitar mi blog o escribirme a hola@timumama.com y estaré encantada de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *