Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá y a mamá

A medida que se acerca el buen tiempo, toca ir pensando en qué juguetes nos pueden acompañar en nuestros paseos por la calle y el parque. Cuando salimos de casa a mi hijo a veces le apetece llevarse la pelota o el patinete y otras, la sillita de paseo con su muñeco favorito.

Una silla de paseo para practicar el juego simbólico

Cuando salimos a la calle el peque imita muchos de nuestros comportamientos. Por ejemplo: si vamos a hacer la compra, le gusta llevar su propio carrito y meter en él las cosas que le gustan; cuando paseamos a la perra, le gusta llevar la correa.

A los niños les encanta jugar a ser adultos y este es el motivo por el que les gusta jugar a cuidar muñecos. Peinarles, vestirles, bañarles, darles de comer, darles clases como en el cole hace la profe con ellos o a sacarles de paseo, les permite reproducir los patrones de conducta que observan en los adultos a su alrededor y practicar valiosas habilidades para su vida adulta.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Además, ¡empujar un cochecito con ruedas mola mucho! ;P Es divertido y les motiva a caminar y hacer un poco de ejercicio físico. 🙂

Sobre el muñeco no os puedo ofrecer referencia porque era mío de cuando era pequeña así que tiene más de 30 años y ni siquiera sé si se siguen fabricando (desde luego este modelo en concreto ¡seguro que ya no!). Lo modernizamos un poco poniéndole un trajecito más moderno. 🙂

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

La sillita de paseo de juguete en cambio, es de la tienda online de juguetes Jugar i jugar y nos encantó por su diseño moderno y actual. La tela es una loneta fina de color gris con un bonito estampado de estrellitas que va genial tanto para niños como para niñas. Además, el textil es completamente desenfundable. ¡Así se puede lavar sin problema!

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Otro detalle que nos encanta es que es una sillita de juguete muy realista: tiene 4 grupos de doble rueda (por lo que se maneja con suavidad y facilidad), los mangos están forrados para que no suden las manos y es un modelo de cierre tipo paraguas, a imagen y semejanza de los de verdad.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Con un solo clic se pliega y queda súper compacta para poder ser llevada en la mano o guardada en el maletero del coche, bajo la cama o en un rinconcito del armario. Donde sea, no ocupa nada de espacio.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

También es muy ligero, por lo que l@s peques pueden empujarlo con facilidad. Además, es un cochecito de muñecas un poco más alto que otros de su categoría (mide 56 cm. del suelo a los mangos), por lo que resulta perfecto para niñ@s de 2 ó 3 años.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

El arnés de tela que incorpora el asiento es fijo y sin tirantes, lo que facilita que ellos mismos puedan introducir y sacar al muñeco de la sillita.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Otra cosa que nos encanta es que es de Barrutoys y está fabricado en España con buenos materiales (el chasis es de metal, no de plástico), lo que aumenta su longevidad. 🙂

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Los niños también juegan con muñecas 

Cuando mi hijo saca la sillita de paseo a la calle, no deja de sorprenderme que todavía haya gente que se fije en que lo lleva un niño, que sonría al verle pasar o haga comentarios del tipo: “¡Ay, mira, pero si es un niño! ¡Qué mono es!”

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

También hay quien se ofende muchísimo y me dedica comentarios aleccionadores porque consideran determinados juguetes propios de un género determinado y poco adecuados para el otro.

Para ser del todo honesta con vosotr@s, las muñecas no son el juguete favorito de mi hijo. Tampoco los balones ni los coches. Él es más de puzzles, juegos de construcción y los juegos que implican el movimiento de todo el cuerpo. Pero oye, cuando él quiere y le apetece, también juega con muñecas.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Todos los niños nacen sin prejuicios. Y todos, sin excepción, juegan a las muñecas si se les concede libertad para ello, porque el juego simbólico les permite reproducir los roles que observan en los adultos a su alrededor y practicar sus comportamientos imitándolos.

No me quiero extender mucho más aquí sobre el tema de la educación igualitaria porque ya lo hice en este post. Pero, en resumidas cuentas, que un niño o una niña pueda optar libremente por el juguete con el que más le apetece jugar en cada momento es sinónimo de salud.

Mi hijo saca a pasear a su muñeco en su sillita de paseo de juguete porque tiene un buen modelo de referencia. Desde recién nacido su padre le ha porteado, cogido en brazos, dormido con él y sacado a pasear a la calle en sillita.

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Mi hijo ha crecido viendo el comportamiento de su padre y tomándole como modelo de conducta. Por eso ahora cuando mi hijo cuida a su muñeco está imitando a su papá, que también le cuida a él. Y el día de mañana él también cuidará de su propio hijo, si decide ser papá algún día.

El juego no tiene género. El pensamiento no tiene género. El sentimiento no tiene género. Lo único que tiene género es el prejuicio.

La importancia de los juguetes afectivos para los niños y niñas

Hay otro motivo por el que es importante que permitamos que tanto niños como niñas jueguen con muñecas o muñecos. Y es que son juguetes afectivos. A través de ellos, los niños canalizan y transmiten sus emociones y es posible comprobar su estado de ánimo observándoles jugar con sus muñecos.

Si los acarician, los acunan o les hablan con cariño y alegría o, si por el contrario, les regañan o les consuelan porque lloran mucho o están tristes, ya nos están dando muchas pistas. 😉

Una sillita de paseo de juguete para imitar a papá

Este juego, entre l@s niñ@s y sus muñec@s, también les conecta con el aquí y el ahora: con sus necesidades afectivas y sus deseos, anhelos, miedos, alegrías y preocupaciones, todo lo cual les ayuda a conocerse mejor a sí mismos.

Mientras juegan, los niños conversan con sus muñec@s; les cuentan sus cosas o reproducen con ellos escenas cotidianas. L@s muñec@s son un tipo de juguete que conecta como ningún otro con las emociones de l@s más pequeñ@s de la casa, permitiéndoles desinhibirse y expresarse mediante el juego cuando aún no son capaces de hacerlo verbalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.