Inteligencias Múltiples

La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner: ¿sabes cuántas inteligencias diferentes tiene tu hijo y cómo potenciarlas?

Últimamente parece que hay un tema que se está poniendo muy de moda en relación con la crianza y la educación de los niños, cuando en realidad su origen está en la década de los 80. Se trata de la Teoría de las Inteligencias Múltiples del psicólogo Gardner, según la cual los niños tienen no una sola, sino hasta al menos 8 inteligencias diferentes que podemos ayudarles a descubrir, explorar, desarrollar y potenciar.

Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner

La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue propuesta por Howard Gardner por primera vez en su libro de 1983: Frames of Mind: the theory of multiple intelligences. En él, planteaba que la inteligencia no es un todo unitario con diferentes capacidades, sino todo un conjunto de inteligencias distintas y semi-independientes unas de otras. De esta forma, cada persona puede destacar en una o varias inteligencias, en detrimento de otras.

Aunque sus nombres difieren según las traducciones, su diferenciación es siempre bien clara. Estas inteligencias, según Gardner, serían:

  1. Inteligencia lógico–matemática: gran capacidad para resolver problemas y aptitudes especiales por las matemáticas, la informática, la tecnología y otras ciencias.
  2. Inteligencia lingüístico-verbal: destaca por una mayor riqueza y desarrollo del lenguaje, la comunicación y/o los idiomas.
  3. Inteligencia artística o viso-espacial: se da en personas muy creativas con habilidades especiales para las artes, las manualidades y, en general, la creación del tipo que sea y toda expresión artística.
  4. Inteligencia musical: una alta capacidad para aprender diferentes sonidos, cantar, tocar instrumentos o componer canciones. Gardner la diferenciaba de la anterior por sus múltiples matices y porque encontró que no todas las personas que la poseen pueden englobarse en el grupo anterior (y viceversa). Se trata de una inteligencia infravalorada, sin embargo todos l@s niñ@s muestran una predisposición innata hacia ella en sus 3 primeros años de vida.
  5. Inteligencia corporal-cinestésica: está relacionada con las aptitudes físicas y es otra inteligencia innata, natural y común a tod@s los niñ@s, aunque algun@s la desarrollan más con el tiempo que otr@s.
  6. Naturalista-científica: es la tendencia a la observación científica, la pasión y el respeto por la naturaleza y los animales. Se da en personas con aptitudes espciales para la botánica, la zoología, la biología, el medioambiente, etc.
  7. Inteligencia intrapersonal: sus mayores rasgos son la autonomía e independencia personal, una gran inteligencia emocional, autoconfianza, autoestima y profundo conocimiento de uno mismo.
  8. Inteligencia interpersonal: su característica principal es la extroversión y la sociabilidad, siendo propia de personas muy sociables y empáticas que conectan fácilmente con los demás y son capaces de comprender sus motivaciones.

Inteligencias Múltiples

El cerebro humano es un universo aún por explorar (los científicos estiman que solo utilizamos un 10% de su capacidad total). Tanto es así, que aunque aún no hay investigaciones de otras inteligencias que vengan a ampliar la lista propuesta por Gardner, sí comenzamos a encontrarnos escritos referentes a un posible noveno tipo de inteligencia, la Inteligencia Existencial.

Esta se caracterizaría por una mayor habilidad para el reconocimiento de la espiritualidad y la toma de consciencia de la existencia humana dentro del universo. Se daría en las personas con mayor interés por dar respuesta a los grandes misterios de la humanidad (¿de dónde venimos?, ¿a dónde vamos?, ¿somos algo más que materia?, ¿hay vida más allá de la muerte?) y para las que las respuestas científicas resultan insuficientes y se apoyan en un sentido espiritual y/o religioso. Por ejemplo: sacerdotes, rabinos, líderes musulmanes, practicantes de yoga, líderes espirituales, etc.

El ser humano, mucho más que la suma de sus habilidades

Gardner sostenía que las inteligencias múltiples reflejan hasta qué punto las capacidades especiales de un niño no pueden ser medidas por sus calificaciones académicas, ya que estas (tal y como están planteadas) difícilmente pueden valorar nada más allá del éxito escolar en determinadas, específicas y regladas materias de estudio (lenguaje, matemáticas, inglés, etc.) todo lo cual ni siquiera es sinónimo de un determinado grado de inteligencia.

Además, estas asignaturas han de ser homologadas, por lo que las habilidades especiales de muchos niñ@s quedarían muchas veces fuera del currículum académico del alumnado, que se vería obligado a verlas atrofiarse o a desarrollarlas con actividades extraescolares (si los deberes les dejan tiempo libre) tales como el ajedrez, la danza, el teatro, los deportes, un club de matemáticas, astronomía o senderismo, clases avanzadas de idiomas o clases de idiomas diferentes a los impartidos en los colegios, etc.

Todo esto tampoco es nuevo, el cambio de enfoque (el trasladar el foco de atención al alumno, como protagonista del proceso de aprendizaje) es un concepto en el que se basan desde hace décadas las pedagogías alternativas anteriores a la teoría de Gardner (como Montessori, Waldorf o Reggio Emilia) y es por eso que hoy en día se utiliza el término de “altas capacidades” para definir a aquellos alumnos que, si bien no son genios, destacan en determinadas áreas o materias de conocimiento (bien por poseer una mayor predisposición o inclinación natural hacia ellas, bien por tener capacidades innatas que les facilitan su aprendizaje).

Inteligencias Múltiples

La Teoría de Howard Gardner sobre las inteligencias múltiples aplicada a los niños

¿Por qué se están asociando tanto de un tiempo a esta parte las inteligencias múltiples con la educación de los niños? ¿Por qué (dicho de otra forma) están tan de moda? Por las enormes posibilidades que ofrecen en el ámbito de la psicología y la educación infantil.

Por una parte, la pedagogía infantil está cambiando. Cada vez son más los docentes y centros educativos (incluso públicos) que defienden un modelo educacional alejado de la rigidez académica y los libros de texto, donde el protagonismo se traslada al alumno y se cuida, no solo su currículum escolar general, sino el desarrollo de las capacidades únicas y especiales de cada niñ@.

Las pedagogías alternativas respetuosas con la infancia (que tampoco son nuevas) centran su atención en la evolución de la persona, tratando de fomentar que cada alumno alcance el máximo de sus capacidades, las cuales no pueden ser valoradas en una simple nota media.

Por otro lado, los últimos estudios de neurociencia avalan la existencia de diferentes capacidades (al fin y al cabo, nuestros cerebros no son idénticos ni funcionan de la misma manera) para las cuales nos encontraríamos más o menos predispuestos en función de nuestras propias aptitudes personales. En este sentido, la neurociencia y las inteligencias múltiples están tan estrechamente relacionadas (no olvidemos que la Teoría de las Inteligencias Múltiples parte del ámbito de la psicología) que ya es posible encontrar másters que aúnan neurociencia e inteligencias múltiples.

Inteligencias Múltiples

 

 

Cómo potenciar las inteligencias múltiples en los niños

¿Qué es mejor? ¿Mejor potenciar la/s inteligencia/s innata/s de l@s niñ@s o aquellas en las que no destacan con el fin de fortalecer las áreas más débiles?

Obviamente, se pueden trabajar todas las áreas y reforzar las más “perezosas” (esto último sería sobre todo necesario si el peque necesita una ayuda especial durante su desarrollo), pero lo que está claro es que siempre será contraproducente forzar un aprendizaje o limitar las capacidades naturales del niño.

Todos tenemos nuestras preferencias y gustos propios. Cada niño es un ser único e individual que se merece ser tratado con respeto y libertad para poder desarrollarse y convertirse en lo que él mismo elija.

A menudo, los padres tenemos cierta tendencia tóxica a proyectas nuestras propias expectativas y frustraciones en nuestr@s hij@s. Por fortuna, los tiempos están cambiando y cada vez somos más los padres y madres que participamos de forma consciente de la crianza y la educación de nuestros hijos, tratando de evitar antiguos errores. Sin embargo, todavía es común encontrar niñas que son apuntadas a clase de ballet porque su mamá siempre quiso ser bailarina (aunque la pequeña prefiera jugar al fútbol) o niños que se ven forzados a jugar a un deporte que detestan porque es el favorito de sus padres.

Partiendo siempre del respeto a la individualidad de nuestr@s hij@s, la mejor manera de fomentar sus inteligencias múltiples es mediante actividades y juegos, ya que es la manera en la que ellos aprenden y se desarrollan durante su infancia.

Juegos y actividades para potenciar la inteligencia lógico-matemática

Los juegos que fortalecen y desarrollan la inteligencia científica en l@s niñ@s son los de matemáticas manipulativas (como el ábaco, la Torre Rosa y en general todos los materiales Montessori de matemáticas manipulativas), los encajables, los apilables de figuras geométricas, el ajedrez, los puzzles, los juegos de estrategia y ciertos juegos de mesa que exigen trabajar nuestro razonamiento (SmartGames, por ejemplo, tiene una gama muy amplía y con diseños muy atractivos para los más pequeños de la casa).

También resultan especialmente útiles los juegos de construcción o los juguetes STEM de experimentación científica, que hay para todos los gustos. Por ejemplo, los clásicos juegos de experimentos científicos como FísicaNova, TecnoNova, etc. de Juegos Mediterráneo que ya nos acompañaron en nuestra infancia y que ahora están resurgiendo con fuerza renovada.

También podemos incentivarles a fijarse en los precios de los artículos cuando hacemos la compra con ellos, introducirles en el manejo de billetes y monedas, jugar a contar y/o clasificar objetos según su categoría, características, etc. cuando paseamos con ellos por la calle, etc.

Inteligencias Múltiples

Juegos para potenciar la inteligencia lingüística

Este tipo de inteligencia, en cambio, se desarrolla con todas aquellas actividades relacionadas con el lenguaje, la comunicación y los idiomas como escribir, describir, contar historias, leer cuentos, recitar poesía, juegos de memoria y de palabras, etc.

El juego simbólico (jugar a las profesiones, imitar a los adultos, etc.) fomenta muchísimo esta capacidad en los niñ@s ya que, tanto en grupo como individualmente, cuando los practican reproducen frases, sonidos, etc. que observan en la vida real y asocian a las situaciones que tratan de imitar en sus juegos.

También hay juegos de mesa específicos para el desarrollo del lenguaje y la comunicación. Por poner un ejemplo: Dixit es todo un clásico, con un diseño muy bonito, basado en contar historias. Kaleidos es otro popular juego de mesa que ayuda a ampliar vocabulario y se puede jugar en todos los idiomas.

Juegos para potenciar la inteligencia artística

El objetivo de estos juegos es fortalecer la capacidad de pensar en tres dimensiones y desarrollar la sensibilidad del pequeño hacia el mundo artístico mediante construcciones o manualidades como collages, cuadros, etc. Alex Toys, por ejemplo, es una marca que trabaja las manualidades para niñ@s con opciones desde los 18 meses (como la que os enseñamos en este post).

En cuanto a actividades, podemos ver con ellos mapas, hacer figuras de barro o arcilla, ir al cine o al teatro, acudir a espectáculos culturales y/o conciertos infantiles o llevarles a visitar museos de arte.

Juegos para potenciar la inteligencia corporal

La inteligencia cinestésica se desarrolla con deportes individuales y de equipo. También la potencia montar en bicicleta, patinar, usar el monopatín, bailar, jugar a adivinar cosas con la mímica, los juegos de aventura…

Todas las actividades que desarrollan esta capacidad, les llevarán a mejorar otras como la inteligencia emocional, la percepción espacial y la concentración. Además, son las actividades que más les gustan a los niños durante la primera infancia.

Algunos juegos específicos para desarrollar estas habilidades podrían son, por ejemplo, los juegos de yoga para niños, que además ahora están tan de moda, o las populares tablas curvas de Wobbel.

Juegos para potenciar la inteligencia musical

Los juegos para potenciar la inteligencia musical son los relacionados con cantar y bailar, tocar un instrumento, seguir el ritmo, etc. Uno de los mejores y más populares es, sin duda, el árbol musical.

También hay instrumentos musicales especialmente ideados para niños pequeños que les facilitan el aprendizaje de la escala musical mediante símbolos de colores, como el arpa de Hape.

Podemos incentivar estas aptitudes en l@s peques animándoles a participar con nosotros en juegos para identificar sonidos con los ojos cerrados, escuchar música o asistir a conciertos musicales con ellos.

Juegos para potenciar la inteligencia intrapersonal

A l@s niñ@s muy autónomos y con un profundo conocimiento de sí mism@s, como mejor se les incentiva es dejándoles asumir responsabilidades acordes a su edad (pequeñas labores domésticas, tareas participativas, etc.) para lo cual los materiales de vida práctica de Montessori son perfectos ya que están orientados a fomentar su autonomía personal.

También se les ayuda a desarrollar todo su potencial o a fomentar esta inteligencia en concreto conversando a menudo con ellos, haciéndoles hablar sobre sí mismos, pidiéndoles opinión sobre algún tema, fomentando que practiquen algún hobby favorito o algún juego individualizado para conocerse mejor.

Juegos para potenciar la inteligencia interpersonal

Esta inteligencia la fomentan los juegos y actividades en grupo (como los juegos de cartas, cualquier juego de mesa, etc.), en escuelas o campamentos de verano, realizando planes con amigos y familiares, con actividades de voluntariado acordes a su edad, practicando deportes o aficiones de equipo, etc.

Juegos para potenciar la inteligencia naturalista

Los libros de imaginarios o inventarios de animales y plantas impulsan esta inteligencia, también los materiales que animan a observar y estudiar la naturaleza, a reconocer y clasificar hojas, los juguetes STEM para explorar la naturaleza (como microscopios, prismáticos, telescopios, etc.), las figuras de goma que les ayudan a entender el ciclo de la vida o las colecciones de figuras vegetales o animales (para estas dos últimas actividades os recomendaría sin duda los tubos y sets de Safari).

Además, est@s niñ@s se sienten felices y plenamente realizados si salimos al campo a observar la naturaleza, les permitimos jugar en espacios naturales con prismáticos y en casa con microscopios, les animamos a coleccionar minerales y fósiles, hacemos con ellos excursiones a la montaña, les alentamos a hacer senderismo, a secar flores, recoger piedras, hacer manualidades con hojas, plantar plantas, cuidar animales, practicar el reciclaje, visitar museos naturales y planetarios o realizar experimentos químicos.

Inteligencias Múltiples

Y, en general, podemos animar a leer o ver documentales adecuados a su edad a tod@s l@s niñ@s, escogiendo la/s temática/s que más motive a cada un@ de ell@s. 🙂

 

10 thoughts on “La Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner: ¿sabes cuántas inteligencias diferentes tiene tu hijo y cómo potenciarlas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.