Ambiente preparado I: habitación Montessori

Ambiente preparado I: habitación Montessori

Montessori otorga una gran importancia al ambiente preparado para el correcto desarrollo de los niños. De hecho, todas las pedagogías respetuosas con la infancia insisten en la necesidad de adecuar el entorno del niño para que pueda desenvolverse en él de forma segura y libre, para fomentar su autonomía. En este post os damos ideas cómo preparar una habitación Montessori.

Habitación Montessori: ni es cara, ni necesita mucho espacio

Como ya sabéis, hace poco terminé un curso de Montesori en el Hogar, así que hoy voy a comenzar una serie de posts sobre los ambientes preparados en cada una de las estancias de una casa para adaptar la pedagogía Montessori a nuestro hogar, con recopilatorios de imágenes e ideas prácticas y enseñando también como lo hemos hecho nosotros en nuestra casa.

Creo que os van a gustar y os resultarán de interés, ya que ya sois bastantes las mamás que me habéis escrito por e-mail o a través de Instagram para consultarme dudas sobre la cama Montessori (curiosamente todas las preguntas acerca de la habitación Montessori son sobre la cama, no sobre otros elementos igualmente importantes del ambiente preparado).

Pero primero quiero resaltar dos ideas fundamentales. Para llevar a cabo la filosofía Montessori en casa:

  • No hace falta tener muchísimo espacio (hay mini apartamentos 100% Montessori, como muy bien nos demuestran Pequefelicidad y Tigriteando).
  • No hace falta gastarse mucho dinero (Montessori tiene una fama elitista bastante injusta y desmerecida, como iréis comprobando vosotr@s mism@s).

¿Cuándo y cómo preparo su habitación Montessori?

Lo primero que nos vamos a plantear a la hora de preparar la habitación de nuestros peques es cuál es el momento indicado para pasarles a su propio cuarto (Montessori o no).

Para esto no hay reglas fijas. La observación del niño nos hará darnos cuenta de cuándo él mismo nos está demandando su propio espacio. Generalmente esto sucede poco después de que los peques alcancen la época de sedestación (la capacidad de sentarse por sí mismos manteniendo la espalda y el cuello rectos), ya que inmediatamente después comienzan a gatear y pocos meses más tarde, conquistan la posición vertical y dan sus primeros pasos.

En este momento, los peques se convierten en auténticos exploradores. Es todo un hito en su desarrollo, ya que este supone el primer paso para alcanzar la autonomía y libertad individual.

A partir de este momento, incluso aunque practiquéis colecho como nosotros, veréis que el peque necesita un espacio propio y a su medida dentro del hogar, para sentirse tenido en cuenta y donde practicar sus nuevas y recién adquiridas habilidades.

Dicho espacio ha de reflejar sus apetencias innatas y necesidades naturales (ser estimulante y relajante a partes iguales, permitirle explorar con libertad y seguridad, jugar a su antojo con los materiales adecuados, ponerse de pie y desplazarse, etc.).

Incluso aunque siga durmiendo con nosotros, es conveniente que disponga de un rincón propio para echarse una siestecita, tumbarse sobre su espalda para mover las piernas, hacer la croqueta, etc.

Y, lo que es más importante, todas y cada una de las cosas de su cuarto han de estar destinadas a él, poder ser utilizadas por él y estar a su alcance.

Habitación Montessori: características principales

Voy a empezar enumerando las características que tiene la habitación Montessori (dormitorio o cuarto de los peques, como lo queráis llamar), con ejemplos visuales de cada una de ellas (podéis pinchar sobre las imágenes para ver su fuente original) y por último os enseño como hemos adaptado el método Montessori en nuestra casa. 🙂

Tampoco hace falta que seáis muy rígidos y busquéis muebles idénticos a los que os voy a enseñar. Nosotros por ejemplo, compartimos la casa con 3 mascotas lo que obliga a tomar medidas de emergencia para que nuestros peluditos no se metan por donde no deben y vayan dejando pelitos por todas partes. ;P Esto implica que no podemos tener estanterías abiertas, como recomienda Montessori. Pero ya veréis que para cada problema existe una solución ingeniosa. 😉

Lo importante que os quedéis con las ideas principales, que son las siguientes:

  • En un ambiente preparado Montessori todo el entorno debe bonito y armónico para que los peques se sientan a gusto
  • Con la mayor parte del espacio despejado para favorecer los movimientos del niño y el juego libre.
  • Con pocos elementos para que no reine el caos, su atención no se disperse y facilitar al niño que aprenda a ser organizado.
  • Seguro, para que el niño pueda moverse y desplazarse con libertad.
  • Con muebles a su medida y objetos a su alcance para fomentar su autonomía y aprendizaje. No nos podemos olvidar de que es SU habitación, no la nuestra. 😉

Siguiendo estas pocas reglas, las principales características de un dormitorio Montessori son las siguientes:

La cama Montessori

La cama Montessori es el elemento central del ambiente preparado para el dormitorio de los peques. Siguiendo la filosofía Montessori, ha de ser una cama de suelo, apoyada directamente sobre el piso para permitir al niño subir y bajar de ella solito y sin riesgo de caída.

En los últimos años se han puesto de moda un sinfín de diseños inspirados en Montessori, cada cual más bonito… y costoso. Pero, en realidad, un simple colchón en el suelo sirve a este propósito. 🙂 Y cuanto más bajito sea el colchón, tanto mejor. 😉

 

Como podéis ver, la idea original es bien sencilla y económica. De hecho nos ahorra comprar incluso la estructura de la cama. Más barata, imposible. 🙂

Evidentemente cuanto más nos gastemos en su diseño, más bonita será:

Por cierto, que en Instagram me harto de ver todos los días camas Montessori con colchones altísimos o con barreras… Cosa que no tiene sentido, ya que la función de esta cama es que el niño pueda entrar y salir de ella con la mayor facilidad posible. Me imagino que en estos casos se ha optado más por estética, moda o diseño.

Lo recomendable, si queréis que tenga su sentido, es que el colchón (tal y como veis en estas imágenes) sea bajito. También que prescindamos de las barreras que les impiden entrar y salir libremente de la cama. Lo que hay que procurar es que el resto del entorno sea seguro para ellos. 🙂

También existen otras opciones Montessori-friendly, como las camas bajitas para niños:

En esta misma línea, una buena opción (la más económica) son las camas extensibles de Ikea para niños, que van creciendo a medida que lo hacen ellos:

Son muy populares y las he visto en muchas casas de familiares y amigos. Los peques se manjean realmente bien con ellas y hay modelos “extensibles” que crecen con el niño. Ahora bien, a nosotros no nos terminaban de convencer porque si bien nosotros somos bastante menuditos, nos gusta disponer de espacio para dormir y pasar tiempo de ocio en la cama juntos, y nos parecía que estas camitas eran un poco estrechas (no te puedes echar a su lado para leerles un cuento) por lo que pronto se le haría incómodo al peque dormir en ellas.

Así que nuestra opción final (después de barajar todas las anteriores y pasar por la etapa del colchón en el suelo, acabó siendo de Ikea (y no, no nos patrocinan los posts ni nos regalan los muebles, es que vivimos a 15 minutos de un Ikea y sus soluciones son siempre las más económicas), pero optamos por otra cama a nuestro parecer mucho más versátil y práctica: la cama Kura de Ikea, sobre la que ya escribimos en este post en el que os dábamos ideas para customizarla según vuestras necesidades.

cama kura de ikea

Es una cama reversible que no es puramente Montessori, pero que permite adaptarla fácilmente. En nuestro caso, hemos optado por pasar la cama a la parte de abajo apoyando el colchón directamente sobre el suelo.

La hora del cuento es, literalmente, 60 minutos de “lectura” que acaban conmigo o con su padre medio zombies y con él pidiendo más… 🤦🏻‍♀️ Así que hemos puesto un límite de 3 cuentos por noche, siempre y cuando cumpla las responsabilidades anteriores (baño, pijama, cena, cepillado de dientes) para que entienda y respete los horarios de la rutina nocturna que repercuten en el bienestar de toda la familia. 👨‍👩‍👧 Intentamos siempre no prohibir ni ordenar y dejar que tome sus propias decisiones de entre una gama de opciones adecuada. Por ejemplo: él puede prolongar el tiempo del resto de actividades, entretenerse un día un poco más en el baño o hacerse el remolón a la hora de cenar, pero entonces sabe que esa noche no puede haber cuento porque todos necesitamos descansar. La verdad es que es una técnica de la #DisciplinaPositiva que a nosotros nos funciona de maravilla y ha puesto fin a las “pataletas” nocturnas. ☺️ . . Me preguntáis mucho de dónde es la cama de mi hijo. Es una cama reversible que os he enseñado ya en el blog. Se llama cama Kura y es de Ikea. Hace tiempo escribí un post en el blog sobre los ambientes preparados #Montessori en el hogar y si queréis podéis consultar en él cómo preparar una habitación Montessori para vuestr@s peques. Últimamente se han puesto muy de moda las camas Montessori (con colchón directamente apoyado en el suelo) e Instagram se ha inundado de modelos preciosos y carísimos, pero en realidad es una cuestión de marca, estética y diseño. Habilitar un espacio Montessori en casa puede resultar tan económico como tú quieras. ☺️ . . Otra cosa que me choca mucho es que se pongan colchones extremadamente altos en estas camas o que se instalen “barreras”, cuando en realidad el objetivo de la cama Montessori (como el de todos sus materiales) es facilitar la autonomía de l@s niñ@s desde su primera infancia. Esto implica, entre otras cosas, que se facilite que el/la peque pueda ser capaz de entrar y salir de la cama por sus propios medios. Lo que hay que procurar es que el resto del entorno sea seguro para ell@s y les permita desenvolverse con facilidad en él. 🤗 . . #familia #infancia #infanciafeliz #infanciarespetada #rutinas

A post shared by Tania (@unamamanovata) on

Más adelante, se puede subir un poco la cama y apoyarla sobre el somier que incluye el modelo.

cama kura de ikea

Y, por último, se puede optar por subirla a la parte de arriba y ganar todo el espacio de la cama en la parte inferior para ampliar el espacio de juego, crear un rincón de lectura o de estudio, etc.

Incluso es una opción válida para crear un dormitorio Montessori compartido por herman@s de diferentes edades. 🙂

Lo que me recuerda que también existen literas montessori. 😉

Eso sí, la cama Kura tiene un inconveniente: no es para pequeños espacios. Su estructura está pensada para colchones de 90 cm de ancho (que junto a la moldura de la cama al final es algo más), y (lo peor) corresponde al patrón de diseño sueco, por lo que es bastante larga (2 metros). Pero bueno, os puede servir de inspiración para tunear una litera normal y corriente. 😉

Mobiliario Montessori

El resto del mobiliario en un ambiente preparado Montessori es igual de importante que la cama (si no más), por cuanto supone el resto del tiempo que el niño va a estar disfrutando de él cuando no esté durmiendo.

Hay dos reglas básicas para escoger muebles de acuerdo a la filosofía Montessori:

  • El mobiliario ha de ser de su tamaño.
  • Y ha de ser capaz de crecer con el niño y adaptarse a sus nuevas necesidades u otros cambios (como la llegada de un nuevo hermanito, por ejemplo).

Que sea de su tamaño es importante, porque así permite al niño crecer en un entorno que potencia su autosuficiencia y la no dependencia del adulto para coger sus juguetes, sus cuentos, su ropa, aprender a vestirse él solito, etc.

Al decir que debe ser capaz de crecer con el niño, nos referimos a que ha de ser fácilmente adaptable a sus necesidades a medida que este vaya creciendo. Los muebles modulares que nos permiten ir añadiendo nuevas estanterías, módulos o baldas, por ejemplo, nos facilitan ir aumentando la altura de los muebles y ganar capacidad de almacenaje a medida que el bebé crece, se convierte en niño y posteriormente se transforma en adolescente.

Los muebles también han de ser sencillos, sin puertas ni cajones en la medida de lo posible para que el peque pueda ver, localizar y alcanzar sus cosas con facilidad. Podéis sustituir los cajones por cestas para contener aquellos objetos pequeños que pueden dispersarse con facilidad (bloques de construcción, por ejemplo).

En las habitaciones Montessori los espacios altos de las paredes suelen quedar vacíos y se aprovechan para decorar con láminas realistas (alfabetos, mapas mundis, etc.) o naturales, como animales, plantas… (más abajo os hablo más detenidamente de esto).

El color de los muebles ha de ser lo más natural o neutro posible (madera, blanco, etc.). El color lo aportan los juguetes y los textiles (si los escogéis con patrones, mejor que sean sencillos y/o naturales tipo flores, plantas, animales, etc. y lo más realistas posibles).

En cuanto al almacenaje de juguetes, las estanterías bajas y abiertas con espacios simétricos (como la típica formada por cuadrados huecos) con pocos juguetes y/o materiales (un solo elemento por espacio es lo ideal) son las más puramente Montessori.

Bajas, para que los niños lleguen a ellas y puedan coger sus cosas. Abiertas para que las puertas no les entorpezcan la manejabilidad y no se pillen los deditos con los cajones. Con pocos objetos para que sean fáciles de ordenar y estén siempre bien organizadas para que el niño encuentre sus cosas (siempre en el mismo lugar) con facilidad. Pensad que cuantos menos juguetes haya, más fácil será para el niño ordenarlos y más partido les sacará, especialmente si es muy pequeño aún. 🙂

Como podéis ver en la siguiente imagen de Creciendo con Montessori, este tipo de mobiliario es fácilmente ampliable en el futuro. Es decir: crece con el niño.

Podéis dejar un espacio reservado en la habitación para colocar más adelante en él un pequeño rincón para pintar y/o escribir, una pequeña mesa con silla, hacer una mesa de la paz o poner una mesa de luz como la que os enseñamos en este post. 🙂

Esta es la habitación de nuestro peque:

Cubos apilables arco iris Waldorf Cubos apilables arco iris Waldorf Cubos apilables arco iris Waldorf Cubos apilables arco iris Waldorf Cubos arco iris apilables Waldorf Cubos arco iris apilables Waldorf

A un lado queda la cama sobre el suelo, en la pared opuesta la mesa con las dos sillitas y la librería con cuentos, y en la pared central que une ambas están los muebles de almacenaje. Justo en frente de ella está el armario empotrado y queda un amplio espacio central despejado para jugar. No es un cuarto enorme, pero tiene unas buenas dimensiones.

Nuestra opción en este caso fue de nuevo una solución del gigante sueco: la serie Trofast de Ikea, que tampoco es puramente Montessori pero sí comparte sus valores principales. ¿Por qué optamos por ella? Porque debido a que nuestros dos gatos suelen aprovechar cualquier rincón para anidar en él, no podíamos dejar los espacios de las estanterías abiertos.

Esta serie nos gustó porque está hecha al tamaño de los niños en pino natural, sin barnices tóxicos, y utiliza cajones de plástico con railes para facilitar su uso seguro por parte de los peques. En nuestra casa cada espacio está dedicado a una categoría de materiales o juguetes (pelotas, puzzles, instrumentos de exploración científica y observación de la naturaleza, bloques de construcción, pinturas, etc.). Aquí os dejo una foto:

Nosotros hemos prescindido de la mayor parte de las estanterías aéreas para que todo quedase a su altura y no nos ha hecho falta rotular los cajones porque montamos la habitación del peque cuando este tenía casi dos años y medio por lo que en seguida aprendió dónde estaba cada cosa (algunas las ordenó él después a su manera, lo cual es siempre admisible y respetable, pero siempre están ordenadas).

En otras casas he visto que los papás habían rotulado los cajones de plástico o habían pegado a ellos un dibujo o una foto que indicaba su contenido, un buen truco para facilitarles la vida a los niños más pequeños. 🙂

En el cuarto del peque todo está a su alcance y puede ser manipulado por él sin peligro. Incluso la lámpara (un modelo que nos regaló Egmont Toys y que os enseñé en este post) está fabricada en materiales irrompibles, no tóxicos, es ligera, con bombilla inaccesible para el niño y fácil de encender y apagar. 😉

En cuanto a los juguetes Montessori/Waldorf para bebés y niños pequeños, podéis encontrar muchos reseñados en el blog, y os dejo aquí el enlace de una de las tiendas especializadas que más juguetes pedagógicos y respetuosos con la infancia de 0 a 3 años nos ha proporcionado a nosotros).

Arco iris Waldorf

El armario Montessori

El armario Montessori merece una mención aparte. Es quizás la pieza del ambiente preparado que más cuesta incluir en nuestros hogares porque, como todo lo demás, ha de ser un armario a su altura para que puedan elegir su ropa y así manifestar su personalidad, sentirse alentados a practicar el vestirse y desvestirse ellos solos, etc. Y en esto hemos de reconocer que a los adultos nos cuesta ceder el protagonismo a los niños porque ellos necesitan tiempo para desarrollar esta habilidad sin ayuda y porque a nosotros nos falta paciencia para dejarles practicar.

Os recomiendo que leáis este magnífico post de Tigriteando sobre cómo organizar un armario según la metodología Montessori para facilitar al niño la organización y el uso de su propio guardarropa permitiéndole acceder fácilmente a todas las prendas: cajones o baldas con camisetas y jerseys doblados de canto, dobles y/o triples barras para organizar chaquetas y partes de abajo, etc.

También podéis buscar vuestros propios trucos. La idea central es que el armario Montessori es accesible al niño. Su ropita está a su altura, puede verla, elegirla, ordenarla y cogerla con facilidad. Todo esto es una ayuda más para facilitarle la autonomía en un aspecto tan importante como es vestirse y desvestirse solo. En Pequefelicidad también encontraréis muchas ideas al respecto. Yo os dejo por aquí unas cuantas. 🙂

Este burro o perchero tipi de nuevo es de Moraig The Store (pincha para ver) y va a juego con la cama tipi (también tienen estanterías a juego):

armario montessori

El armario Montessori es una asignatura que nosotros tenemos pendiente en casa por dos motivos:

  1. Tenemos armario empotrado, así que no vamos a desaprovechar ese espacio creando otro armario fuera de él en tamaño pequeño.
  2. Como nos hemos mudado hace poco, aún no nos hemos metido a batallar con los armarios (la economía familiar no da para tanto de golpe).

Sí que involucramos al peque en el proceso de elegir la ropa cada día (ofreciéndole opciones limitadas de entre las más adecuadas porque aún es pequeño y es capaz de querer salir con su pijama de Spiderman a la calle) y colocamos los cajones tal y como Bei nos enseña a hacerlo en su blog, pero todavía nos falta colocar barras para dividir los espacios entre prendas diferentes y que estas quedan a su altura.

Espejo y barra Montessori

Una habitación Montessori debe promover el desarrollo de la motricidad gruesa del niño y el libre movimiento, y para ello utiliza dos elementos fundamentales:

Podéis averiguar por qué es tan importante jugar frente a un espejo en este artículo de Crianza con apego natural o en este post de Pequefelicidad, que explica cómo ayuda al niño a desarrollar la motricidad gruesa.

A nosotros la barra ya no nos resulta necesaria, ya que montamos el cuarto del peque siendo este ya bastante mayorcito, pero sí hemos colocado un espejo seguro de cuerpo entero.

Otra opción es utilizar un set de espejos de colores como estos en Amazon y colocarlos a su altura. 🙂

habitación Montessori

Los espejos acrílicos (de colores o no) son seguros e irrompibles para los bebés. Y si son de buena calidad, reflejan la imagen tan bien como los tradicionales. 🙂

Bilioteca Montessori

Y, por último (pero no por ello menos importante): una habitación Montessori tiene cuentos (muchos, ¡cuantos más, mejor!) y tiene los cuentos al alcance de los niños.

Para ello podemos utilizar cestos, cajones de madera o las estanterías para cuentos infantiles que permiten colocarlos de frente y facilitan la localización de sus historias favoritas a los prelectores (¿adivináis dónde las podéis encontrar? Pues sí, en Ikea). XD

Una buena librería Montessori ha de ser fiel a su nombre e incluir cuentos Montessori para niños (donde se da prioridad a la naturaleza y a la realidad, frente a la fantasía, aunque en la selección de títulos para el peque no soy nada purista ya que a menudo me resulta mucho más útil transmitirle valores o ayudarle a gestionar sus emociones a través de fábulas con animales). De todas formas, tener este tipo de cuentos es una maravilla y en este post encontraréis muchos libros de estilo Montessori para niños.

Como veis las estanterías de tipo Montessori no ocupan mucho espacio, y de nuevo Tigriteando nos demuestra que es posible aprovechar cualquier espacio de una casa para adaptarla a los niños con su minibiblioteca de pasillo, que es una monada. 🙂

Decoración Montessori

Una vez acabada la selección de muebles, toca decorar. Bonita, sencilla, natural y realista. Así es la decoración Montessori. La mayor parte del trabajo nos la dan hecha los juguetes de tela, madera y materiales naturales, que ocuparán los espacios abiertos de las estanterías y que de por sí son preciosos. 🙂

Algunos ejemplos de láminas Montessori que cubren las zonas más altas de las paredes que quedan vacías en nuestro espacio preparado son:

  • Ilustraciones de animales del bosque.
  • Dibujos de insectos y/o anfibios.
  • Láminas con aves.
  • Láminas botánicas con flores o partes de flores.
  • Fotografías de bosques, mares o espacios naturales.
  • Mapas.
  • Alfabetos (si el niño ya está en etapa lectora).
  • Láminas artísticas (dibujos o manualidades hechas por el propio niño, por ejemplo).

En cuanto al estilo, podéis escoger tonos neón o pastel, un estilo moderno y minimalista o vintage… Hasta que vuestros peques decidan (que llegará el momento), esta depende exclusivamente de vuestro gusto personal. 🙂

Como habéis podido comprobar, preparar una habitación Montessori puede resultar incluso más económico que una tradicional (menor gasto en muebles y accesorios para estos, menos juguetes y objetos decorativos, etc.)

Lo importante en ella es que esté todo al alcance del niño y todos sus elementos sean seguros y fáciles de usar. 🙂

2 thoughts on “Ambiente preparado I: habitación Montessori

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *