Érase dos veces

Érase dos veces Pinocho y Érase dos veces Hansel y Gretel, cuentos para educar a niños sin amenazas ni chantajes

Érase dos veces es una colección de cuentos coeducativos sin sexismo, sin violencia y sin desigualdad. Los clásicos de siempre reescritos para romper estereotipos y educar de forma positiva.

“Pórtate bien o no habrá regalos”, “Si no te duermes vendrá el hombre del saco”, “Las brujas se comen a los niños malos”, “Si desobedeces no hay Reyes”, “Si eres bueno, te daremos caramelos”. ¿Cuántos de vosotros habéis escuchado como se les dice a los niños estas u otras frases similares?

Se suele utilizar la amenaza y el chantaje para condicionar el comportamiento de los niños durante cualquier época del año, enseñándoles de esta forma que deben hacer las cosas “a cambio de”.

Ya os presenté en este post la colección clásicos reescritos Érase dos veces de Belén y Pablo, la pareja que conforma el estudio creativo Cuatro Tuercas: “Cuando empezamos a leer los cuentos clásicos a nuestra hija Violeta, nos dimos cuenta de que le estábamos transmitiendo que las princesas esperan y los príncipes deciden, que los lobos devoran a las abuelitas, que las brujas no son sabias… Así que decidimos reescribirlos.”

También en otro post anterior reseñamos Érase dos veces Blancanieves, una versión del famoso cuento mucho más igualitaria.

Blancanieves

En esta ocasión he escogido dos títulos de la colección que me parecen fantásticos para luchar contra la amenaza y el chantaje en la educación infantil: Érase dos veces Pinocho y Érase dos veces Hansel y Gretel.

Érase dos veces Pinocho

Érase dos veces Pinocho

Érase dos veces Pinocho nos muestra un personaje al que en esta ocasión no le crecerá la nariz y aprenderá a tomar sus propias decisiones. Se trata de un personaje mucho más libre y autónomo, capaz de pensar por sí mismo y responsabilizarse de sus actos.

Érase dos veces Pinocho

Como todos sabéis, Pinocho es la historia de un títere de madera (esto siempre me pareció muy significativo, ya que un títere es un muñeco articulado que se puede manejar con hilos) que cobra vida por arte de magia.

Érase dos veces Pinocho

Su creador es Giuseppe (o Geppetto), un hombre mayor que deseaba tanto tener un hijo de verdad que un hada le concede el deseo e insufla vida al muñeco de madera.

Érase dos veces Pinocho

Si recordáis, el hada mágica impone una condición a Pinocho: ha de ser un buen hijo y obedecer en todo siempre a su padre si no quiere que le sucedan cosas terribles. Y cada vez que mienta, le crecerá la nariz.

Érase dos veces Pinocho

Érase dos veces Pinocho

La versión contemporánea relata la historia sin el adoctrinamiento moral que conlleva la versión original. En ella los que mienten, a los que les crece la nariz, son aquellos adultos que pretenden condicionar el comportamiento de Pinocho con mentiras y amenazas… ¡Empezando por el hada!

Érase dos veces Pinocho

Pinocho no debe obedecer en todo ciegamente por la sencilla razón de que los adultos a veces también se equivocan o los niños pueden tener una opinión diferente , como todas las personas.

Tal y como dice el hada una vez que ha aprendido la lección: “Lo importante es que seas responsable de tus actos, que tengas buenas intenciones y que respetes los sentimientos de los demás”.

Es un libro repleto de valores donde no solo le crece la nariz a todos los personajes que mienten, sino que también se convierten en burro todos aquellos que no son capaces de tomar sus propias decisiones y se dejan guiar por la voluntad de los demás.

Érase dos veces Pinocho

Érase dos veces Pinocho

En definitiva, la moraleja del cuento es que los mayores a veces decimos cosas que no son verdad para que los niños nos hagan caso, lo que nos debe servir a todos para reflexionar, tratar de educar con el ejemplo y no mentir.

Esta nueva versión también nos resalta que el amor de los padres es incondicional. Da igual si a veces los peques cometen errores, sus padres les van a querer siempre igual.

Además, como cada cuento de esta fantástica colección, la obra está llena de pequeños detalles y guiños absolutamente geniales a las pedagogías educativas y las corrientes de crianza respetuosas con la infancia. Por ejemplo: Giuseppe fabrica materiales para Maria Montessori y portea a Pinocho siendo ya este un niño grande. 🙂

Érase dos veces Pinocho

Es, sin duda, uno de nuestros cuentos favoritos de la colección. ¡De principio a fin, nos ha parecido brillante!

Érase dos veces Hansel y Gretel

Érase dos veces Hansel y Gretel

Érase dos veces Hansel y Gretel nos muestra a dos niños que, en esta ocasión, no serán abandonados en el bosque, aprenderán a vencer sus miedos y descubrirán la verdadera esencia de las brujas.

Érase dos veces Hansel y Gretel

Sí que tenemos a dos niños perdidos en el bosque y una casa de dulces, pero no hay ni rastro en la historia de la malvada bruja. En lugar de ella, una anciana curandera desterrada en el bosque nos recuerda que a menudo los prejuicios atacan a los que son diferentes sin que esta diferencia suponga una amenaza real para nadie.

Como nadie comprende lo que hace la viejecita, la ignorancia llama al miedo y a las decisiones absurdas. Todo el mundo cree que lanza maleficios, pero realmente es una sanadora maravillosa que necesita ayuda para arreglar su casa, que ha tenido que ir parcheando con los bollos que cocina porque se cae de vieja y nadie en el pueblo quiere ayudarla ya que le tienen miedo.

Érase dos veces Hansel y Gretel

Finalmente los padres de Hansel y Gretel la ayudarán de mil amores para agradecerle lo bien que ha cuidado a sus pequeños extraviados.

Érase dos veces Hansel y Gretel

El cuento clásico era una clara advertencia: los niños que desobedecen no son queridos, son abandonados. Los niños demasiado golosos son comidos por brujas malvadas.

En cambio, en la versión de Belén y Pablo de nuevo el amor incondicional a la familia, la generosidad de espíritu y la autodeterminación del individuo brillan con luz propia.

Érase dos veces Hansel y Gretel

En definitiva, los títulos de Érase dos veces son una segunda oportunidad para los cuentos de siempre. Remakes de los clásicos adaptados a los nuevos tiempos. Sin sexismo, sin violencia, sin desigualdad. En lugar de ello nos encontramos con actitudes y enseñanzas positivas que los niños aprenden a imitar.

Son nueva propuesta para eliminar las moralejas anticuadas, denostadas y machistas, así como las actitudes poco inclusivas y nada equitativas. En ellos, tanto el texto como las maravillosas ilustraciones, mantienen la magia y la fantasía, pero prescinden de la violencia, el sexismo, la desigualdad y el culto a la belleza.

Podéis encontrar la colección al completo en su página web, en librerías y tiendas especializadas y en Amazon. En su web también un adelanto de la nueva colección Ande yo valiente, cuyos primeros tres títulos ya están a la venta es librerías, grandes superficies y establecimientos especializados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *