Receta de arroz con pollo para Thermomix

Receta de arroz con pollo para Thermomix

Esta receta de arroz con pollo es sanísima y perfecta tanto para niños que ya comen sólidos y mastican bien (siempre podéis trocear los ingredientes pensando en ellos) como para adultos. ¡Gusta por igual a unos y otros!

Nuestra receta familiar de arroz con pollo en Thermomix

Nuestro plato es una adaptación de la receta de arroz con pollo de Rosa Ardá (cuya bitácora se ha convertido prácticamente en nuestro libro de rectas familiar). ¡A nosotros nos gusta tanto que lo preparamos por lo menos 2 ó 3 veces al mes y siempre sale perfecto! Mi hijo la come desde el año-año y medio (no recuerdo exactamente). Es ideal tanto para disfrutar en familia como cuando vienen invitados a casa.

Aunque el tiempo total de elaboración es de casi una hora y no se puede decir que sea una receta exprés, es muy sencillita de hacer y requiere pocos pasos e ingredientes. También es muy versátil y podéis añadir, restar o intercambiar ingredientes a vuestro gusto. 😉

Ingredientes

  • 80 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 dientes de ajo.
  • 500 gr de pechuga cortados en dados.
  • 300 gr de pimientos de piquillo asados de los que vienen en bote de cristal, con o sin cebolla, a vuestro gusto (la receta original utiliza pimientos frescos rojos y verdes pero a nosotros nos gusta el gustito a leña sabrosón que dejan los asados).
  • 1 litro de caldo de ave o agua con un cubito de pollo.
  • 1 pizca de pimienta blanca.
  • 1 pizca de pimentón dulce.
  • 340 gr de arroz bomba.
  • 120 gr de guisantes.
  • Limón (opcional).
  • Sal al gusto.

Preparación

  1. Pon en el vaso el aceite y los ajos. Trocea 5 segundos en velocidad 6. Calienta 3 minutos a Temperatura Varoma y Velocidad 1.
  2. Añade el pollo en taquitos y rehoga 5 minutos a Temperatura Varoma, con giro a la izquierda y Velocidad Cuchara.
  3. Agrega los pimientos asados y sofríe 5 minutos a Temperatura Varoma, con giro a la izquierda y Velocidad Cuchara.
  4. Vierte dentro del vaso el litro de caldo, las especias y la sal. Cocina 9 minutos a Temperatura Varoma, con giro a la izquierda y Velocidad Cuchara.
  5. Echa el arroz y los guisantes y programa 15 minutos a 100º, con giro a la izquierda y Velocidad Cuchara.
  6. Vierte en una fuente honda, deja reposar unos minutos y sirve caliente. A mí me encanta rociar unas gotitas de limón en cada plato para resaltar el sabor del arroz, pero esto es completamente opcional. ¡Buen provecho!

Es una receta perfecta para llevar al trabajo en tupper, aunque debéis reservar algo más de caldo si pensáis comerla al día siguiente porque espesa en seguida. 🙂

Podéis modificar los ingredientes para ir variando un poco la receta o adaptarla a vuestro gusto: pimientos verdes y/o rojos naturales en lugar de asados, maíz en lugar de guisantes, pavo en vez de pollo, etc. También podéis agregar zanahoria, cebolla, champiñones, calabacín…

¡Si la hacéis en casa nos encantaría saber qué tal os ha salido y si os ha gustado!

¿Se puede hacer sin Thermomix? 

Supongo que sí, que podéis adaptarla haciendo en sofrito en una sartén y adaptando los tiempos y temperatura a vuestra cazuela u olla exprés con resultados muy similares… ¡Pero yo no sabría deciros exactamente cómo!

Siempre he hecho esta receta de la misma forma porque está pensada para ser realizada con robot de cocina. Aunque hago otros arroces de forma tradicional (con setas, hortalizas o en forma de paella), esta receta en concreto nunca la he hecho así.

Cuando la gente me pregunta qué compra de entre todas las que hicimos cuando tuvimos el bebé es la que más y mejor hemos amortizado y contesto que la Thermomix, se suelen echar a reír… ¡Pero es que es verdad!

Al principio nos daba miedo que solo la aprovechásemos para hacerle los primeros purés al peque (nuestro gozo en un pozo porque prácticamente paso de la teta, que aún toma, a los sólidos), pero qué va, se ha convertido en una herramienta muy preciada en nuestra cocina. 😉

Para empezar, el Sr. Padre casi solo cocina en ella (arroces y postres, principalmente). Y a mí me gusta cocinar, pero apenas tengo tiempo (cada vez menos con el peque). Con la Thermo es sencillísimo hacer cualquier plato (o receta de repostería) y que siempre quede al punto sin tener que estar pendiente del fuego para que no se te pase o se te queme algo.

También ahorra tiempo, esfuerzo y trabajo porque lo hace todo por ti y una vez acabado el plato, solo hay que limpiar un cacharro, y no veinte. ;P

Así que aunque no todo lo hago en ella, sí que la uso habitualmente y mientras ella cocina, yo puedo seguir haciendo otras cosas, como escribiros sentada a la mesa de la cocina. ;P

Nuestro modelo es la Thermomix TM5 que tiene el vaso de gran capacidad, pero creo que podréis hacerla también con modelos anteriores (¡o posteriores si los hubiera!) aunque quizás echando menos caldo…

Yo en general estoy bastante contenta con ella y es cierto que hay mucha diferencia entre este robot de cocina y el de otras marcas, aunque debo decir (después de llevar usándola casi 3 años) que tiene dos fallos:

  • El primero es que el cristal de vidrio templado es frágil (a nosotros nos lo tuvieron que reemplazar estando en garantía porque se quebró).
  • El segundo es que el peso/báscula que lleva integrado se estropea cada dos por tres.

No sé si nos tocó un ejemplar con tara o si es habitual en este modelo pero es un auténtico fastidio, así que tenedlo en cuenta si la vais a adquirir. Hasta ahora siempre nos la habían reparado gratis porque estaba en garantía, pero ya no y no tengo ni idea de cuánto costaría el servicio técnico en este caso (aunque presumo que barato no sería…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *