Tatuajes en la cicatriz de la cesárea

Tatuajes para ocultar la cicatriz de la cesárea… ¡O para realzarla!

La cicatriz de una cesárea es mucho, mucho más que una marca en la piel. A veces los partos no salen tal y como habíamos pensado y el nacimiento de un bebé deja una señal visible en la piel que remueve sentimientos muy profundos, y en ocasiones contradictorios, en las mujeres que han dado a luz de esta forma.

¿Ocultarla o embellecerla?

Hay mamás que se realizan tatuajes sobre la cicatriz de la cesárea porque quieren disimularla y reconciliarse con su imagen. Otras, por el contrario, lo hacen para realzarla y rendir homenaje a su maternidad. Incluso hay quien decora con tinta esta especial marca por ambos motivos. Todas las opciones son igualmente válidas y absolutamente personales.

Para algunas mamis el recuerdo de su parto por cesárea es un recuerdo doloroso. Para otras, un momento glorioso. En cualquier caso, como dice Lola Rovati en Bebés y Más: “detrás de toda cicatriz de cesárea hay una historia poderosa. Historias felices, y lamentablemente también historias tristes, pero historias siempre marcadas por el grandioso poder del nacimiento de un ser humano.”

Nuestra imagen física, durante el embarazo y tras el parto se transforma; y cada mujer, cada madre, es libre de elegir la forma de volver a aceptarse y quererse a sí misma. Algunas optan por tatuar sus vientres marcados por la cicatriz de la cesárea o las estrías…

Otras mamás, prefieren rememorar el momento del nacimiento de su bebé conmemorando su puerta de entrada al mundo. 🙂

Incluso hay quien aúna ambos propósitos. 😉

¿Cuándo puedes realizarte el tatuaje?

Cualquier tatuaje debe realizarse sobre una piel sana y cicatrizada, así que las mamás que desean tatuar la cicatriz de su cesárea deben esperar al menos un año desde el nacimiento de su bebé y asegurarse, consultando con un médico, de que la piel está en buen estado y no se desaconseja el tatuaje.

También es importante acudir siempre a un establecimiento especializado con tatuadores profesionales y consultar con ellos por si hubiese algún inconveniente en tatuar directamente sobre la cicatriz. Asimismo, se debe pensar qué tipo de dibujo se va a realizar y cómo integrarlo con la cicatriz para que quede bien.

Las cicatrices son partes de la piel más sensibles, por lo que puede resultar un proceso más doloroso tatuar sobre ellas que en otro punto de nuestra piel, lo cual es otro factor a considerar.

Reacciones alérgicas

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) advierte de que en ocasiones los tatuajes causan efectos secundarios, como sarpullidos y/o enrojecimientos, o infecciones acompañadas de fiebre, temblores, y escalofríos.

Ante cualquiera de estos síntomas, se debe acudir de inmediato al médico y notificar la marca de tinta, el color y el número de lote o diluyente. Toda esta información ayuda a determinar el origen del problema y permite tratarlo con mayor eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *