Masha y el Oso

Juegos de construcción a partir de 18 meses: la Casita de Oso de Masha y el Oso

La Casita de Oso es un juego de construcción ambientado en la popular serie infantil Masha y el Oso. Tiene más de 150 piezas y está especialmente indicado para los más pequeñitos de la casa: niños de entre 18 meses y 5 años.

Juego de construcción La Casita de Oso

A mi hijo le encanta Masha y el Oso y, honestamente, es una de las pocas series animadas que nosotros nos podemos sentar a ver con él sin acabar empachados. La popular serie infantil, al estilo de aventuras de la mítica Tom y Jerry, es inteligente y divertida.

Narra las aventuras de una pequeña niña rusa que vive en un bosque. Como todos los pequeñuelos, disfruta explorando y descubriendo el mundo que la rodea. Oso es el personaje que interpreta el papel de cuidador. Es el “adulto” responsable que detecta peligros donde la pequeña solo advierte diversión.

De alguna manera el pobre Oso es el que siempre acaba pagando los platos rotos de Masha. Las situaciones son cómicas y la moraleja de cada capítulo educativa. El escenario de la serie suele ser la cabaña construida en el árbol donde vive Oso. Justo la que Simba ha reproducido en este precioso juego de construcción.

Masha y el Oso

La Casita de Oso se presenta en un formato de bloques de construcción. Tiene un total de 163 piezas y múltiples pegatinas para decorar con mayor realismo el playset. Las piezas compatibles con el resto de bloques de la marca aumentan las posibilidades de juego.

163 piezas, incluídas las figuras de Masha y Oso

También incluye las figuras de Masha y Oso. Los personajes son articulados y los peques pueden sentar o poner de pie. También pueden coger los objetos del kit con las manos para que los peques puedan desarrollar a la perfección el juego simbólico una vez construido el set.

Masha y Oso

Masha y Oso

Dado que es un juego de construcción recomendado para niños a partir del año y medio y hasta los cinco (aunque hay que tener en cuenta si han superado o no la etapa de exploración con la boca y supervisar el juego de los más pequeños), sus piezas son de un tamaño mayor al habitual.

Masha y Oso

Debido a la franja de edad a la que se dirige, sus instrucciones son gráficas y sencillas de seguir. Incluyen el paso a paso con ilustraciones tridimensionales y pequeños esquemas que indican cómo encajar cada pieza. Todo esto favorece la autonomía de los peques, ya que los más mayores no necesitarán la ayuda de un adulto para construir su juguete. 🙂

163 piezas, incluídas las figuras de Masha y Oso

Una vez montada es un escenario muy atractivo para los peques. Alcanza los 60 cm. de altura por lo que la casita es realmente muy llamativa.

Masha y Oso

Masha y Oso

Tanto el exterior como el interior son una réplica de la cabaña de Oso que los peques conocen de la televisión, por lo que están familiarizados con ella y pueden representar algunas de las escenas de su serie favorita. 🙂

Masha y Oso

Masha y Oso

Masha y Oso

Masha y Oso

Masha y Oso

Las piezas son de plástico resistente y de buena calidad, la manejabilidad es perfecta para las pequeñas manitas y encajan entre sí a la perfección.

Masha y Oso

Masha y Oso

La casita también puede ser usada con otros muñecos y de por sí incluye muchos accesorios de menaje del hogar para que los peques se diviertan preparando té, sentando a los personajes a la mesa a comer o programando el despertador de Oso. 😉

Masha y Oso

Masha y Oso

Masha y Oso

Nos gusta porque

A nosotros con los juegos de construcción nos sucede lo mismo que con los puzzles y juegos de mesa: ¡nunca tenemos demasiados! Mis dos chicos son súper fans de este formato: el padre incluso tiene su propio santuario en casa dedicado a las construcciones. El peque ha heredado esta pasión de él, sin duda. 🙂

Masha y Oso

Este tipo de juguete presenta una doble ventaja: la de poder construirlos y después poder jugar con ellos cuando se termina la creación. Además, tienen muchísimos beneficios para los peques:

  • Gustan a niños de todas las edades y suponen un hobby saludable para ellos y una excelente alternativa a, por ejemplo, ver la televisión.
  • Desarrollan las habilidades motrices.
  • Enseñan reglas físicas: conceptos como espacio, tridimensionalidad, simetría, proporción, resistencia, solidez, equilibrio, etc.
  • Fomentan la capacidad lógica y el razonamiento.
  • Ayudan a los peques a identificar el mundo que les rodea, al construir objetos a su imagen y semejanza.
  • La construcción libre, en cambio, les vuelve más creativos y desarrolla su imaginación.
  • La clasificación y ordenación de piezas les ayuda a ser más ordenados.
  • Si se juegan en grupo, favorecen el trabajo en equipo
  • Todo ello sin olvidar que los juguetes de construcción favorecen el desarrollo intelectual, emocional y cognitivo de los más pequeños.
  • Les enseñan las formas y los colores.
  • Potencia la concentración.
  • Desarrolla la paciencia.
  • Convertirse en creadores de sus propios juguetes, aumenta la autoestima de los peques.
  • Fomenta el juego simbólico. Una vez construidas, los niños pueden jugar con sus creaciones y recrear situaciones que ven en la vida real, aprendiendo de ellas mientras las imitan.

Masha y Oso

El que el juego represente un escenario reconocible por el niño e incluya a sus personajes favoritos, como es el caso, ofrece una ventaja extra ya que los niños se sienten incentivados a montar el juguete, jugar con los muñecos y representar roles y escenas que han observado en la serie. 🙂

Masha y Oso

A quién se lo recomendamos

Aunque el fabricante señale la edad mínima recomendada en torno a los 18 meses, algunas de las piezas sueltas que incluye el kit nos parecen demasiado pequeñas para la mayoría de niños de esta edad.

Masha y Oso

Cada niño es un mundo y vosotros conocéis a vuestros hijos mejor que nadie. El nuestro nunca se ha llevado absolutamente nada a la boca y comenzó a manipular sus primeros bloques de construcción de tamaño “pequeño” a los 12 meses.

Sin embargo, si vuestros peques son de los que exploran el mundo con la boca, es mejor que reservéis este juguete para más adelante. Los 3 años nos parecen, en general, la edad perfecta para que los peques manipulen las piezas de forma segura.

A partir de esta edad, es un juego perfecto para cualquier niño o niña al que le guste construir y/o sea fan de los personajes de Masha y el Oso. 🙂

Masha y Oso

Dónde encontrarlo

Podéis encontrar este playset de construcción en la tienda online de juguetes Nabumbu. Además, encargando los juguetes de Papá Noel y/o de Reyes en ella estaréis contribuyendo a que ningún niño se quede sin juguetes estas navidades. 🙂

Nabumbu donará 1 juguete por cada 3 que vendan a diversas ONG’s que se encargarán de hacérselos llegar a niños en situación desfavorecida.

¿Os animáis a protagonizar una navidad solidaria? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.