descalzos

Los bebés y los niños, mejor descalzos (en invierno también, ¡no se resfrían!)

Aunque durante décadas se ha aconsejado a los padres que calzaran con botitas rígidas y hasta al tobillo a sus hijos, los especialistas desmienten que esto sea lo mejor para ellos y afirman tajantemente: cuanto más tiempo descalzos, mejor.

Andar descalzo: una sana costumbre que aún le choca a mucha gente

Una de las peleas que me traigo a diario con mi familia es a consecuencia de que mi hijo anda descalzo en casa. Esto suele ser algo que llama mucho la atención a todo el que viene a vernos. En verano, mi hijo y yo caminamos descalzos por casa. En invierno, nos ponemos calcetines. Y tan contentos.

La reacción más habitual a esta costumbre nuestra se centra, sobre todo, en el peque. Y es la siguiente: “¡niño, ponte las zapatillas, no andes descalzo!”. Pero en plan “¡hay un elefante en tu salón” o algo así… ¡Sorprende y extraña muchísimo!

Y todavía causa más extrañeza cuando aclaro que el niño no tiene zapatillas de andar por casa y que así, descalzo, es justo como su santa madre (osea, la menda lerenda) quiere que camine cuando está en casa.

Os voy a explicar los motivos/beneficios por los que en casa caminamos descalzos…

Beneficios de andar descalzo 

Antes de nada quiero puntualizar que yo de pequeña tuve los pies planos. Así que creedme: sé de lo que estoy hablando.

1. Andar descalzo es bueno para la formación del pie

Todos los peques tienen los pies planos hasta, aproximadamente los 3 años. Hasta entonces toda esa grasita que hace que sus pies se vean tan apetecibles que den ganas de morderlos (ñam, ñam) impide que se forme debidamente y se aprecie el arco plantar.

descalzos

Mucha gente se piensa que tener los pies planos es cosa de genética o de nacimiento. Y sí, hay casos en los que sí. Sin embargo, en ocasiones sucede que se debe a un mal desarrollo debido, por ejemplo, al uso de zapatos inadecuados.

Los zapatos deben dejar los tobillos de los niños al aire para permitir su libertad de movimiento y han de ser justo de su talla, ni más pequeños ni más grandes… ¡Entre otras muchas cosas! En un post anterior ya os expliqué cómo se deben elegir los zapatos de los niños. Hay muchas cosas que no tenemos en cuenta a la hora de comprar zapatos a los peques y que, sin embargo, influyen directamente en el desarrollo de sus piececitos.

Bueno, pues además de calzarles adecuadamente (que tampoco hace falta que nos gastemos una pasta, basta con saber elegir los modelos y materiales más adecuados), resulta que andar descalzo contribuye a la formación de la planta del pie y previene los pies planos.

No es que lo diga yo o me lo parezca a mí. Es lo que afirman los especialistas. Los pediatras y traumatólogos recomiendan que para formar el arco del pie, el niño debe caminar descalzo, sobre las puntas de los dedos y con el talón (¡pero todo a la vez, no, tranquilos!). Estos 3 ejercicios fomentan que su pie se desarrolle saludablemente.

descalzos

Así que esta sana costumbre que tanto choca todavía a mucha gente, fortalece los músculos del pie y los tonifica. También favorece que el peque pueda desarrollar su pisada libremente, aprenda a andar antes y mejor, y sus pies crezcan sanitos y fuertes.

Científicamente está comprobado: los bebés y los niños, mejor descalzos. Pero además, esta práctica tiene otros muchos y sorprendentes beneficios…

2. Favorece el desarrollo de sus sentidos

Al andar descalzo, el niño experimenta muchas más sensaciones, sobre todo si le permitimos hacerlo en la hierba, la playa, la piscina o simplemente sobre una alfombra.

Uno de los sentidos de los que más se valen los niños desde su nacimiento y a lo largo de toda la primera infancia, es el tacto. Tocando las cosas que hay a su alrededor el niño obtiene muchísima información del mundo en el que vive y de los objetos que hay en él.

descalzos

Mucha gente, cuando se sienten rebatidos por mis argumentos, esgrime la siguiente razón para expresar su punto de vista al respecto (que, claramente, es que soy una madre irresponsable e incivilizada por dejar al niño andar descalzo): “¿Y si se corta o se clava algo?”

A mí me hace mucha gracia esto, porque la verdad, yo nunca me he lastimado andando descalza por casa… No tenemos la costumbre de romper platos constantemente ni nos vamos dejando clavos por ahí sueltos ni nada de eso…

Además, me resulta curioso el hecho de que a nadie le preocupe lo más mínimo que un bebé que está aprendiendo a gatear se lastime las manos al apoyarlas sobre el suelo… ¡Y eso que son partes del cuerpo mucho más sensibles que los pies!

Si quieres que tu bebé se beneficie de todas las ventajas de caminar descalzo, pero te preocupa que se lastime, presta especial atención al mantenimiento del suelo de tu hogar y obsérvalo bien antes de ponerle a caminar por él. ¡Y ya está! 😀

3. Favorece su desarrollo conginito

Muchos estudios señalan que los niños que andan descalzos se desarrollan más intelectualmente, porque descubren el mundo con más sentidos que los que si los calzan.

En concreto, la investigación Podología preventiva: bebés descalzos, igual a niños más inteligentes impulsada por la Universidad Complutense de Madrid concluyó en su informe final que “el movimiento físico y el estímulo sensorial del bebé a través de los pies descalzos es factor de aceleración de maduración, del desarrollo propioceptivo y del desarrollo intelectual del niño”

Según este estudio, los bebés descalzos aceleran la maduración de las habilidades motoras, además de la coordinación visual y manual.

descalzos

De hecho, a lo largo de esta investigación se critica la venta y publicidad de calzado para “preandantes”, así como la excesiva recomendación pediátrica de calzar a los bebés. Algo que, por fortuna, ya está cambiando.

¿Qué dice la ciencia?

Pues que calzar a los niños es un acto solo necesario para abrigar los pies. Tal cual. La podóloga Isabel Gentil García, enfatiza y advierte en el informe del anteriormente citado estudio científico que, al tapar el pie del niño, se le priva de toda información táctil y de la percepción de posición y movimiento del cuerpo en relación con el espacio.

descalzos

A través de un enfoque interdisciplinar, la experta enfatiza la importancia de dejar a los bebés descalzos para conocer las diferentes superficies y texturas. Y añade que, por otra parte, los niños que usan calzado desde temprana edad pueden sufrir malformaciones en uno o en ambos de sus pies.

Y, por último, recomienda a los padres que prefieran calzar a sus hijos que, por el bien de los niños, solo se mantenga protegido el pie con algún calcetín antideslizante ya que este se amolda al pie y no el pie al calcetín.

Los niños no se resfrían por andar descalzos en invierno

“¡Cómo que no!” Pues como que no. “¿Y por qué no?” Pues porque los resfriados no entran por los pies. Así de fácil.

Los resfriados se producen por virus. (Esto tampoco lo digo yo – pobre de mí-, lo dice la ciencia). Y creo que todos (¡bieeeen!) vamos a estar (esta vez sí) de acuerdo en este punto: los virus no entran por los pies.

Los virus catarrales se transmiten a través de las gotitas de saliva que soltamos al hablar, toser o estornudar. También a través de las manos (y por eso es tan importante que los peques las tengan limpitas y se las lavemos antes de comer, después de jugar, etc.)

Y además, los virus están presentes y se pueden transmitir en cualquier estación del año. No  son precisamente más abundantes en nuestra casa (sobre todo, si la mantenemos limpia), ni en invierno.

descalzos

Si bien es cierto que hay más catarros y constipados en invierno debido al frío, el frío no es la consecuencia directa de los mismos (no, no lo es, de hecho el frío es un “esterilizante” natural muy efectivo). La consecuencia directa del resfriado hemos quedado en que son los virus.

Lo que ocurre con el aire frío (y por eso los catarros también han aumentado en verano desde la llegada del aire acondicionado a nuestras vidas), es que se produce una vasoconstricción de los capilares de la mucosa de la nariz y la garganta, volviéndonos más vulnerables a que los virus penetren por ahí y causen el resfriado.

Así que ya sabéis: si queréis que vuestros peques no se resfríen andando descalzos por casa… ¡pues mejor les ponéis un calcetín en la nariz! ;P

Niños más sanos, más listos y más felices

Si los peques se sienten más cómodos y felices andando descalzos, si además pueden explorar el mundo que les rodea con mucha más libertad de movimiento, y si además van a desarrollarse mucho mejor a nivel físico y más adecuadamente a nivel cognitivo y emocional… Entonces, ¿por qué no dejarlos andar descalzos? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *