Sin gluten

Guest Posting – Mi hijo es celíaco: 5 trucos y consejos para comenzar la vida sin gluten

¿Sabéis desde hace poco que vuestro peque es celíaco y andáis un poco perdidos? Hoy Elena, la autora del blog Mamirami comparte con nosotros su experiencia y nos ofrece una serie de trucos y recomendaciones la mar de útiles para comenzar la vida sin gluten.

Mi hijo es celíaco

Si a tu hijo acaban de diagnosticarle celiaquía, lo más probable es que tengas muchas dudas. Lo sé porque mi hija es celíaca y, desde que la diagnosticaron, no hemos parado de buscar información. Al principio parece una auténtica odisea: cómo cocinar, cómo evitar la (hasta ahora desconocida) contaminación cruzada, qué hacer si nos toca comer fuera de casa, cómo conseguir llenar la cesta de la compra sin dejarnos un dineral… Total, lo que os decía, mil dudas.

Hoy vamos a hablar de 5 trucos y consejos que son útiles cuando a nuestros peques les acaban de diagnosticar celiaquía. Espero que os sirvan de ayuda y que os animéis a compartir vuestra propia  experiencia

5 trucos y consejos sobre cómo comenzar la vida sin gluten

1. Etiquetas

Al principio te hartas de leer etiquetas. Buscas el logo
“sin gluten” o te aburres leyendo los componentes uno por uno, pero este es un paso indispensable. Con el tiempo, vamos conociendo los productos, las marcas, los supermercados que tienen los mejores precios…

Como seguro que ya sabréis, el rey de los productos sin gluten es Mercadona, porque prácticamente todos sus artículos están etiquetados, o bien con el
“sin gluten”, o bien con la advertencia de alérgenos. Pero no sólo eso, sino que no tienes que buscar la línea específica sin gluten para productos tan comunes como el tomate frito o el cola cao, sino que casi todos sus productos están libres de ellos (a excepción, lógicamente, de productos como galletas, panes, etcétera).

Otros supermercados como Carrefour, no etiquetan como libres de gluten ninguno de sus productos porque no pueden garantizar que estén libres de trazas. Sí es cierto que tienen una línea específica, pero como imaginaréis, los precios son más elevados.

Sin gluten

Un consejo: releed las etiquetas con cierta frecuencia. En ciertas ocasiones, las empresas cambian los componentes o la forma de fabricar un producto y con ello, su composición.

2. Nunca dar por hecho que un producto no lleva gluten sin comprobarlo

Productos que no imaginarías a priori que puedan contener gluten como la pasta de dientes, el cola cao o el jamón york, en muchas ocasiones lo llevan. Volvemos al punto 1, revisar siempre las etiquetas.

Esto incluye también sticks labiales, colutorios o medicamentos. Si compramos la carne en el mercado local, también hay que tener especial cuidado porque si bien un filete de pollo fresco (sin marinados ni adobos) no contiene gluten, hay que tener en cuenta que no debe cortarse con el mismo cuchillo con el que se han partido filetes empanados, ni en la misma tabla…

Otro consejo es revisar siempre los paquetes de legumbres. Es más habitual de lo que creemos que se cuelen granos de trigo en su envasado.

3. Llevar siempre comida encima

Al principio de comenzar la dieta sin gluten de mi hija, me ocurría que en la calle le entraba hambre. No siempre es fácil encontrar un establecimiento con productos
“gluten free”. Por ello siempre llevo un par de tuppers pequeñitos con productos aptos como cereales, galletas, tortitas de arroz… Ya sabéis, los “por si acaso”.

De igual forma, si vamos a comer fuera, lo ideal es llevarnos nuestra propia comida. Especialmente, si no sabemos si el local donde vamos a comer tendrá o no alternativas sin gluten, o si puede garantizar la ausencia de trazas.

4. No compartir vasos ni botellas

Algo en lo que yo no había pensado hasta que una mamá me lo comentó, es que no se debe compartir vasos ni botellas con celíacos. La razón, es muy sencilla, si nosotros estamos comiendo, por ejemplo, un trozo de pan y bebiendo un zumo, es muy fácil que caigan al vaso pequeñas migas que aunque no podamos apreciarlas, están ahí y pueden dañar a nuestro hijo si él también bebe de ese vaso.

De igual manera, no se debe compartir una ensalada (a no ser que todo lo que se esté consumiendo en la mesa sea sin gluten, pan incluido). No se puede utilizar una misma tostadora para pan con y sin gluten, ni el mismo cuchillo para untar, por ejemplo, la mantequilla.

Son puntos que, una vez que los sabes te parecen obvios, pero que a priori no se te ocurren.

5. Nutrirse de información

Leer mucho, la información es poder: foros, webs, blogs… Hay muchísima información en la red que resulta de gran ayuda. Eso sí, consultar espacios que contengan contenido de calidad y no alimenten mitos ni informaciones erróneas. Si se tienen dudas sobre una información y se desea contrastarla, siempre se puede acudir a una asociación.

Os paso a continuación las webs, blogs y foros que nosotros más visitamos y que nos resultan de gran ayuda:

  • Celíaco a los 30: Aunque está más enfocado a la celiaquía en la edad adulta, contiene muchísima información, por ejemplo: cómo viajar cuando eres celíaco, establecimientos sin gluten, recetas…
  • Singlutenismo: Si tienes mil dudas, este Blog tiene mil respuestas y además, talleres online muy interesantes.
  • En Facebook, los grupos 500.000 recetas y productos sin gluten. Una comunidad enorme de gente aportando información, preguntando dudas, hablando de nuevos productos… ¡absolutamente recomendable!
  • Celicidad: Una web con muchísima información donde además, también hay guías estupendas como La celiaquía en el cole que a mí, personalmente, me vino genial para llevarla a la guardería de mi hija.

Es probable que al principio toda esta información resulte abrumadora y que parezca imposible adaptar tantos trucos al día a día, pero os aseguro que poco a poco se hace de forma automática. Cuestión de hábitos, un poco de paciencia y mucha mentalidad positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *