cama kura de ikea

Ideas para ganar espacio en el cuarto de los peques con la cama Kura de Ikea

Hoy en día, la falta de espacio es un problema en los hogares con niños. Las habitaciones pequeñas obligan a agudizar el ingenio. Los espacios multifuncionales con estructuras tipo loft resuelven muchos quebraderos de cabeza. Al aprovechar el la altura de las habitaciones, es posible hacer un doble aprovechamiento del espacio gracias a ellos. Uno de los más económicos y versátiles es la Cama Kura de Ikea.

Ideas – Cama Kura de Ikea

La cama Kura de Ikea es una evolución de la idea de la cama Montessori, diseñada para la máxima accesibilidad de los peques. Una cama reversible estilo litera que permite situar el área de sueño a ras de suelo o en su estructura aérea.

Su diseño se ha puesto de moda por ser altamente personalizable y permitir ganar espacio para el juego y el almacenaje con una división inteligente del espacio.

Es una cama de altura media cuyo cubículo puede revertirse a nuestro antojo para crear diferentes áreas habitables dentro del mismo espacio.

Otro de los motivos de su éxito es su económico precio (149€) y la cantidad de complementos que la serie Kura tiene para personalizarla. Sus doseles permiten, por ejemplo, convertirla en una agradable casita infantil.

Sin embargo, es un mueble tan sencillo de customizar que en pocos pasos y con pocos materiales podemos convertirla en prácticamente lo que nosotros queramos. Es uno de los muebles de Ikea más hackeados y en la red podemos encontrar un sinfín de tutoriales para personalizarla, como este tutorial diy para hacer una cama Montessori.

Un espacio para dormir y jugar

Esta polifacética estructura permite disponer de una cama aérea y un agradable rincón para descansar, relajarse, estudiar o leer justo debajo.

A mí, personalmente, me encantan los rinconcitos en plan relax, cubiertos con colchonetas en verano o gruesas alfombras y mantas en invierno.

De esta forma, arriba tenemos una cama litera y abajo un habitáculo íntimo y acogedor súper accesible para los más peques de la casa.

Poniendo 2 doseles juntos en su parte superior es fácil crear un agradable ambiente de “tienda de campaña”. ¡A los peques les chifla esta idea!

Y no es atractiva solo para niños… Este espacio da tanto juego que hasta los adolescentes pueden aprovecharlo. ¿Qué tal si creamos un confortable sofá con futones en su parte inferior?


Y es adaptable a cualquier estilo… ¡Fijaos qué bonita habitación boho!

Un gran espacio extra de almacenaje

Si tienes problemas de almacenaje, Kura es una solución perfecta. Podemos aprovechar todo el espacio inferior para colocar estantes, muebles, cómodas o estanterías donde guardar los juguetes y la ropa de los peques al alcance de sus manos. ¡O incluso rellenar todo su espacio inferior con practicas soluciones de almacenaje!

Una habitación infantil compartida

Kura es una buena solución incluso cuando 2 hermanitos comparten habitación. La litera superior, para el mayor y la cama inferior para el más pequeño. Podemos apoyar el colchón directamente sobre el suelo ¡al más puro estilo Montessori!

De nuevo, como podéis ver, las opciones para customizar su estructura son olimitadas. Pintar la madera, tapizar los paneles, aplicarles pintura de tiza en spray…

¡O crear un precioso espacio boheme!

A mí está opción me encanta, sinceramente, pero si no es muy de vuestro agrado apoyar la cama inferior directamente sobre el suelo, podéis tomar nota de estas ideas para elevarla sobre una sencilla plataforma de madera o directamente sobre unos prácticos cajones.

Podéis decorar su estructura superior con doseles para que el espacio aéreo también sea un lugar íntimo y acogedor.

Algunas personas son tan imaginativas y habilidosas que cuando terminan de customizar la cama Kura de Ikea… ¡Apenas se la reconoce! Me encanta esta versión con mural de escalada para los niños.

Si tenéis espacio de sobra en el cuarto infantil, podéis jugar con la alineación de las camas para transformar su diseño en una litera tipo tren que deje parte de su espacio inferior libre para colocar estanterías, librerías, un rincón de lectura, una mesilla de noche o una cómoda.

Incluso podéis adecuar el espacio para convertirlo en un lugar seguro con barras de seguridad para un bebé ¡o instalar en él una cuna!

Incluso si la habitación es compartida por más de 2 peques… ¡Me encanta la combinación de varias estructuras Kura!

Una cama Montessori

Si vuestro peque no va a compartir cuarto y tampoco tenéis problemas de espacio o almacenaje, podéis utilizar Kura como una cama individual. Apoyándola directamente sobre el suelo, tenemos una magnífica cama Montessori.

Si no os convence la idea, o vuestro peque ya es mayorcito y prefiere descansar a mayor altura, no hay problema. Basta con utilizar su estructura al completo para elevar su amplia cama individual de 90 x 200 cms. Su diseño al más puro estilo nórdico la convierte en un mueble perfecto para cualquier personalidad.

Como, aún así, es una cama bajita, resulta igualmente indicada para los más pequeños de la casa ¡que podrán subirse y bajarse de ella con comodidad tantas veces como quieran!

Y a los más chiquitines, que están en pleno tránsito de la cuna (o la cama de papá y mamá) a su propia camita, podemos protegerles aún más colocando una barandilla lateral de seguridad.

Para familias que practican colecho

Si dormís con vuestros peques, compartís el cuarto con ellos o tenéis un mini apartamento familiar que os sirve para escaparos y desconectar de vez en cuando pero no tenéis mucho espacio en él, esta cama es perfecta para que la familia al completo comparta espacio.

Incluso si sois muchos, podéis agrupar varias estructuras Kura y crear espacios más íntimos creando divisiones con cortinas y doseles.

Otras ideas diy para personalizar tu cama Kura

Basta darse una vuelta por Pinterest o Instagram para encontrar cientos de originales proyectos que transforman la cama infantil más popular de Ikea en prácticamente cualquier cosa que podáis imaginar… ¡Hasta en un camión de bomberos!

Mis ideas favoritas son las que permiten a los peques disfrutar de su propia casita o cabaña de madera para dormir o jugar y leer en ella…

¡O un castillo para dejar volar la imaginación y vivir 1000 aventuras!

Sea como sea vuestra idea de un cuarto infantil, esta versátil cama infantil-juvenil se adapta a múltiples posibilidades!

One thought on “Ideas para ganar espacio en el cuarto de los peques con la cama Kura de Ikea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *