Wubble Bubble

Wubble Bubble: una burbuja irrompible para practicar juegos de motricidad

Wubble Bubble es una burbuja que los peques pueden estrujar todo lo que quieran sin que se rompa ni estalle. Así desarrollan su motricidad al tiempo que se divierten jugando con ella tanto dentro como fuera de casa. Sin riesgo de que se lastimen ¡ni rompan nada!

Wubble Bubble

Mitad pelota, mitad burbuja. Con una textura blandita y un tacto liso y suave, Wubble Bubble es tan ligera que basta un toque de la mano para que se eleve en el aire. Y precisamente para eso está diseñada: para que los peques se lo pasen bomba apretándolas, estrujándolas y pasándoselas con las manos.

Wubble Bubble

Wubble Bubble es de Glop Games, una marca de Cife, y ha sido diseñada para que niños a partir de los 6 años de edad puedan jugar con ella tanto dentro como fuera de casa. Está fabricada en un plástico flexible que se puede estirar, estrujar, apretar y golpear ¡que no se rompe!

Wubble Bubble

La hay en 2 tamaños y varios colores. Nuestras burbujas Wubble Bubble son de la tienda online de juguetes Nabumbu en la que ahora mismo podéis encontrar muchos descuentos y también podéis acumular puntos de descuento para vuestras próximas compras.

Ahora paso a detallaros cada modelo y sus características y al final del post os hablo de la importancia de hacer actividades que desarrollen la motricidad global de los niños y os doy ideas para realizar juegos de motricidad con ellas. 🙂

Súper Wubble Bubble

La Super Wubble Bubble es el modelo gigante. ¡Alcanza hasta 90 cms. de diámetro! Y es súper resistente. Es una burbuja gigante e irrompible que los peques pueden usar como si fuera una pelota.

Incluye un hinchador, que funciona con pilas, para poder hincharla en un par de minutos.

Wubble Bubble

Wubble Bubble

Wubble Bubble

También trae instrucciones y un kit de reparación (por si las moscas, que es resistente ¡pero no indestructible!), que incluye 2 parches (pero los parches para bicicletas creemos que también podrían funcionar muy bien en caso de pinchazo o ruta).

Wubble Bubble

La Wubble Bubble se puede tirar, botar, lanzar, rodar, hacerla rebotar e incluso sentarse sobre ella. Las posibilidades de juego psicomotor que ofrece son infinitas.

Además los nuevos modelos están fabricados con Xpandium, que es un material mucho más fuerte y resistente a roturas, estrujable y flexible.

Wubble Bubble

Se desinfla introduciendo de nuevo la boquilla y dejando que expulse todo el aire.

Wubble Bubble

Mini Wubble Bubble

El pack de la Burbuja Mini Wubble Bubble incluye una burbuja mini Wubble Bubble que alcanza unos 30,5 cms., una boquilla para inflar a soplo e instrucciones. La Mini Wubble Bubble es una burbuja pequeña, la versión mini de su hermana mayor, pero con sus mismas características que ella. ¡Es perfecta para jugar dentro de casa!

Os he puesto las fichas de las Wubble Bubbles en los mismos colores en los que las tenemos nosotros pero en Nabumbu podéis elegir entre todos los modelos disponibles: roja, azul, verde, extra resistentes, pequeñas o grandes.

Ventajas de las burbujas Wubble Bubble

A nosotros nos gusta mucho recomendar materiales que acompañan la psicomotricidad de los peques porque creemos firmemente que los niños están más tranquilos y más felices cuando pueden moverse libremente y disfrutar de materiales que favorecen el movimiento, muy beneficioso para su desarrollo.

Wubble Bubble

Las burbujas Wubble Bubble favorecen la coordinación de movimientos mientras los peques se divierten jugando con ellas. Con su superficie lisa y suave, la pelota proporciona una textura agradable.

Wubble Bubble

Encontramos estas burbujas-pelotas muy adecuadas para los más peques de la casa por todos los beneficios que les ofrecen: desarrollan el sentido del tacto y de la vista, la coordinación ojo-mano y la motricidad tanto gruesa como fina. Además, los juegos de lanzamiento y recepción mejoran la coordinación y los reflejos de los peques.

Con el modelo gigante, los niños pueden además deslizarse por encima de la bola, balancearse acostados sobre la pelota o también sentarse sobre ella. ¡El balanceo de la bola es relajante y su tacto estimulante!

Wubble Bubble

Nuestra experiencia de uso

A mi hijo, como a cualquier niño o niña de su edad, le encantan las formas esféricas. Bolas duras o blandas, grandes o pequeñas y de cualquier material, pelotas, canicas, balones de todo tipo e incluso globos. ¡Se vuelve loco con cualquier cosa que tenga forma redonda!

Así que no era de extrañar que le encantasen las 2 burbujas: la grande y la pequeña. La que más le sorprendió al principio fue la gigante porque, por motivos obvios, es mucho más llamativa ¡y nunca había visto antes nada igual!

Wubble Bubble

Nosotros utilizamos el modelo gigante para jugar en el exterior. Es perfecta para que los niños se diviertan con ella en un jardín, patio, parque e incluso para llevarla a la playa si no hace mucho viento. Con la Súper Wubble Bubble Diego interactúa de forma diferente: debido a su tamaño y textura, se lanza contra ella, se sienta, se tumba en ella e involucra en el juego todo su cuerpo.

Wubble Bubble

La pequeña, en cambio, la usamos para jugar en casa (aunque también la sacamos al jardín de vez en cuando). Esta el peque la utiliza como un globo aunque puede usarse como un balón normal y corriente.

Wubble Bubble

Sin embargo, las pelotas clásicas de piel, tela, plástico o goma no ofrecen la misma versatilidad que la Mini Wubble Bubble, que es mucho más segura para evitar accidentes en los juegos de interior de los peques. ¡Fijaos como la pellizca el peque sin que se rompa o cómo se sienta sobre ella!

Wubble Bubble

Wubble Bubble

Es liviana como una burbuja pero puede ser usada exactamente igual que una pelota. ¡La combinación perfecta para que los juegos del peque no acaben en desastre dentro de casa! Este modelo además no precisa hinchador (viene con un palito hueco para soplar e hincharla).

Wubble Bubble

Wubble Bubble

Se deshincha introduciendo de nuevo el palito hasta que expulsa todo el aire. Desinflada no abulta nada, por lo que la burbuja puede ser trasladada con facilidad e hinchada a soplo en cualquier parte.

Wubble Bubble

Wubble Bubble

Y lo mejor es que ambas son súper resistentes, en el siguiente vídeo podéis ver ejemplos de su uso ¡y como las pisa un elefante sin romperlas!

Nos gusta porque…

Las burbujas Wubble Bubble nos gustan mucho por varios motivos:

  • Ambas se hinchan y deshinchan con facilidad para poder ser guardadas y/o transportadas y jugar con ellas en cualquier parte. ¡Y se agradece mucho que la mayor de ellas incluya su propia bomba de aire!
  • Son un juguete versátil que les hace practicar deporte mientras juegan y puede ser utilizado tanto en el interior como en el exterior, multiplicando las opciones de juego de los niños.
  • Ofrecen un plus de seguridad: con ellas, los peques ya pueden juegan balón en lugares donde antes no podían (como en casa) sin riesgo de que se lastimen o rompan algo.
  • Son mucho más resistentes que una burbuja, no se pinchan ni se rompen con facilidad (aunque evidentemente, no son eternas), pero también son mucho más blandas que una pelota, por lo que ofrece una experiencia de manipulación fantástica para los peques que la pueden lanzar y estrujar con toda la fuerza que quieran.
  • Se pueden limpiar con agua y jabón o con un paño o toallita húmeda ¡y quedan como nuevas!
  • Los niños pueden jugar en grupo o en solitario con ellas.
  • Les ayudan a mejorar la motricidad global y su psicomotricidad.

Wubble Bubble

¿Qué es la psicomotricidad y por qué es importante para los peques?

La psicomotricidad es la relación que se establece entre el pensamiento y el movimiento voluntario del cuerpo. Es decir: la capacidad de efectuar los movimientos físicos que queremos realizar con precisión, en un tiempo adecuado y tras la orden o estímulo correcto.

Ambas son de vital importancia en el desarrollo de los niños. Determina su capacidad para dominar y ejercer control sobre su propio cuerpo y los movimientos de éste. Existen muchos ejercicios que podemos realizar con un niño para ayudarle a desarrollar su coordinación y/o motricidad.

Coordinación y psicomotricidad: importancia y beneficios

Los niños comienzan a desarrollar la motricidad desde que nacen. A los 2 años aproximadamente comienzan a explorar sus propios límites de forma consciente. También a practicar la coordinación y psicomotricidad como nunca lo habían hecho antes.

Los ejercicios de motricidad tienen muchísimos efectos positivos para los peques:

  • Los que trabajan la motricidad gruesa, son un excelente ejercicio físico para estar en forma.
  • Tienen un efecto terapéutico: sirven para canalizar las emociones de los niños y para relajarles.
  • Permite que el niño tome conciencia de su cuerpo, de su fuerza, habilidades y capacidades, y le ayuda a que los regule progresivamente.
  •  Estimulan la coordinación de su cuerpo, el equilibrio y la postura corporal.
  • Le ofrecen perspectiva espacial: sitúan al niño en tiempo y espacio en relación a su entorno.
  • También promueven las relaciones espaciales como cerca-lejos; arriba-abajo; dentro-afuera.
  • Facilitan la integración social con el resto de los compañeros cuando se practican en grupo.
  • Elevan su autoestima ya que le demuestran que él sólo puede controlar y coordinar su cuerpo.

Wubble Bubble

La cara del peque lo dice todo: ¡es feliz jugando con ellas! 🙂

La importancia de los ejercicios y del juego: motricidad y juegos con pelotas

El juego es para los niños una actividad entretenida con la que estimula diferentes capacidades sin percatarse, aburrirse o cansarse. Existen muchos juegos y actividades que podemos fomentar, tanto en el exterior como en el hogar, para potenciar el desarrollo de la coordinación y la psicomotricidad. Son sencillos y divertidos.

A continuación, os explico 6 Juegos de coordinación y psicomotricidad para niños que pueden ser practicados con las Wubble Bubbles:

  • Botar la pelota. Esta actividad tan simple les ayuda a mejorar la coordinación óculo-manual, la concentración y la atención. Podemos practicarlo con ambas. Eso sí: es más sencillo con la burbuja pequeña.
  • Lanzamiento y recepción. Se puede practicar en grupo o en solitario con cualquiera de los 2 modelos, el mini o el gigante, y consiste en lanzar las burbujas-pelotas al aire o a un compañero y atraparlas.
  • Pase de pelota. Es el clásico juego de soltar la pelota con las manos en dirección al compañero que tengamos en frente o al lado. Se practica en grupo y también es válido para ambos modelos de burbuja.
  • Pases de pie. Es mejor practicarlos con la burbuja mini (aunque podemos experimentar también con la grande).
  • Dar toques con el pie sin que la pelota caiga al suelo. Se juega en solitario y, por su tamaño, es mejor que el niño practique con la pequeña aunque también puede experimentar con la grande.
  • Hacer un corro y pasarse la pelota de mano en mano. El peque juega en grupo, de pie o sentado en el suelo. Los participantes se pasan la pelota de uno a otro, entregándola en las manos y girando la cintura.

Wubble Bubble

Ideas de utilización para trabajar la motricidad con Súper Wubble Bubble

Las pelotas de gran tamaño tienen sus propios beneficios. Por ejemplo: trabajan como ninguna otra el aspecto físico del cuerpo, la movilidad y la coordinación. Además, tienen positivos efectos terapéuticos en los niños, ya que resultan muy relajantes.

Wubble Bubble

3 Actividades sencillas y específicas para realizar con pelotas de gran tamaño. Se las podemos enseñar al peque para que juegue con su burbuja gigante:

  • Estimular el sentido vestibular. El peque se tumba sobre ella boca abajo y la hace rodar hacia delante y hacia atrás con un movimiento suave de ir y venir.
  • Muscular la espalda. Para fortalecer la espalda el niño puede rodar la burbuja gigante contra la pared de arriba a abajo sujetándola con su espalda ¡como cuando un oso se rasca la espalda contra el tronco de un árbol!
  • Desarrollar la coordinación de movimientos. En este caso la burbuja se coloca entre la barriga del niño y la pared. Y así debe hacerla rodar horizontalmente lo largo del muro de izquierda a derecha sin que caiga.

Creo que no hay nada más divertido para un niño que jugar con grandes balones… Y si con ellos podemos trabajar al mismo tiempo la motricidad, ¡qué más se puede pedir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *