¿Se debe dar agua a los lactantes?

Por qué no hace falta dar agua a los lactantes aunque haga calor

Si se puede o no dar agua a los lactantes, es una de las dudas más habituales de las mamás que dan el pecho: ¿Debe beber agua mi bebé en verano si le estoy dando el pecho? ¿A partir de qué edad debo ofrecerle líquidos? ¿Cuántas veces al día? ¿Cuándo puedo darles zumo?

¿Debemos dar agua a los lactantes?

Los expertos en pediatría aseguran que, tanto los lactantes los bebés que tomen leche artificial en biberón, no es recomendable que tomen agua ni en verano a pesar del calor ya que la leche contiene suficiente agua para mantenerlos bien hidratados y si les diéramos agua, llenaríamos su organismo de líquido y provocaríamos que disminuyera su apetito a la hora de su toma de leche.

En los meses de mayor calor del año y para evitar la deshidratación, lo más indicado es ofrecerles más tomas y con mayor frecuencia, aunque sean algo más breves. Los bebés de o a 6 meses son los que sufren más problemas de hidratación, por lo que en lugar de ofrecerles líquidos que pueden interferir en el establecimiento de la lactancia, debemos evitar pasear con ellos por la calle en las horas centrales del día, exponerles directamente a los rayos solares y abrigarles demasiado.

Aunque relativamente reciente, este punto de vista es apoyado de manera unánime por todos los pediatras, así como por las matronas y los expertos en lactancia materna. Diego nació a finales de un mes de abril en plena ola de calor y a pesar de que sólo tomaba pecho, siempre fue un bebé sano e hidratado. ¡A pesar de los temores de mi suegra! 🙂

Cuándo podemos empezar a ofrecerles agua y otros líquidos

A partir del momento en que se cambia la alimentación del niño y se introducen los primeros purés o sólidos, podemos empezar a ofrecerles agua en biberón, con una tacita de entrenamiento o incluso con una cucharita pequeña entre tomas.

¿Se debe dar agua a los lactantes?

Si la necesita la tomará, pero si no tiene sed y el bebé la rechaza, no hace falta que insistamos. La mayoría de los bebés comienza a sentir el gusto y la necesidad del agua a los 6-8 meses, aproximadamente. Y a partir de los 12 meses muchos comienzan a pedirla: “aba”.

Respecto a la introducción de otros líquidos que no sean agua, podemos empezar a ofrecerles zumos cuando introducimos en su alimentación las primeras papilla de frutas.

One thought on “Por qué no hace falta dar agua a los lactantes aunque haga calor

Deja un comentario