Una historia sobre bullying

Una historia sobre bullying

Confieso que una vez acosé, confieso que una vez fui acosado es una historia sobre bullying. Un libro infantil dirigido a mayores de 12 años que pretende concienciar a preadolescentes, padres y maestros de uno de los problemas más graves y preocupantes de nuestra sociedad sociedad: el bullying o acoso escolar, que sufren los adolescentes en edad escolar.

Confieso que una vez acosé, confieso que una vez fui acosado. Una historia sobre bullying

Con aplicaciones didácticas al final del relato, este libro juvenil de la EditoriaL GEU trata de manera brillante con una sensibilidad y una profundidad psicológica maravillosas un tema tan duro y delicado como el acoso escolar.

Una historia sobre bullying

Nos ha parecido increíble la manera en que dirige su mensaje al público preadolescente y adolescente. Y cómo trata de desvelar, apelando a la participación de la sociedad en su conjunto, qué se esconde realmente tras una situación de bullying. Las realistas ilustraciones de Jesús García Vidal, que retrata a la víctima en colores y al acosador en una gama de grises, consiguen suscitar en el lector los sentimientos que ambos personajes provocan.

Una historia sobre bullying

El triángulo del bullying: acosador – víctima – testigo mudo

Una historia con dos versiones confrontadas. Dos caras de una misma moneda: víctima y verdugo, acosador y acosado. La escritora Mati Morata nos presenta dos impactantes testimonios para que aprendamos tanto del acosador, como de la víctima, para que nos identifiquemos con ambos y lleguemos a desentrañar sus causas para encontrar su cura. Y sólo entonces juzguemos, con conocimiento de causa, el papel que cada uno de nosotros (padres, profesores, compañeros de clase) juega en este malsano asunto.

Una historia sobre bullying

Porque, como ante cualquier maltrato, la neutralidad nos convierte en cómplices del abuso. Los testigos mudos se convierten a su vez en consentidores del acoso. Sin embargo, hay una puerta abierta a la esperanza: la empatía. Sólo poniéndonos en la piel de cada una de las partes, conseguiremos tomar conciencia del problema.

“Y todo comenzó como una broma.”

Así comienza su versión de la historia Víctor, un adolescente de 14 años que confiesa que una vez acosó. Víctor se presenta a sí mismo como el hermano mediano de una familia numerosa, cuyos padres no disponen de muchos recursos ni tiempo libre para dedicar a su familia. Es un adolescente normal, que no sobresale en nada y trata de sobrevivir en las calles de su barrio.

Una historia sobre bullying

Aprende desde muy joven a solucionar sus problemas con violencia, mientras trata desesperadamente de destacar en algo. Ansía secretamente la atención y la consideración de sus padres, de sus amigos, de sus profesores. Pero una sociedad ciega y un sistema docente que sólo premia a sus alumnos más destacados le dan constantemente la espalda.

Una historia sobre bullying

Entonces, un día, se le ocurre gastar una broma a un compañero de clase. Así descubre, por casualidad, que puede ganarse el respeto y la admiración de sus compañeros siendo cruel. De esta forma, casi como si a cada instante de su transformación todo su entorno le empujara a ello, un chico normal y corriente se convierte en el verdugo que en realidad nunca estuvo destinado a ser.

Una historia sobre bullying

“Quise entonces morirme.”

En la versión confrontada de Pepe, el compañero de clase que sufre el acoso de Víctor. También él es un adolescente normal. Las hormonas le están jugando una mala pasada y sufre acné. Su apariencia física se convertirá en el blanco de las burlas de Víctor y el resto de sus compañeros de clase.

Una historia sobre bullying

La situación irá cada vez un poco más allá: bromas, insultos, agresiones físicas…

Una historia sobre bullying

Hasta que Pepe ya no puede más y se intenta suicidar. Esta acción será el detonante del cambio para ambos protagonistas y conseguirá dar un giro de tuerca a una historia predestinada a la catástrofe.

Una historia sobre bullying

Una historia sobre bullying

Una historia sobre bullying

Pepe deja de sentirse humillado porque comprende que él no tiene culpa de nada de lo que le está sucediendo. Recupera su autoestima y es capaz de hablar de lo que le está sucediendo. Y entonces confiesa: es acosado.

Una historia sobre bullying

Por su parte, Víctor siente el látigo de la culpabilidad y el cargo de conciencia. Y el cambio se opera en él pronunciando en voz alta: “Soy acosador y confieso”.

Una historia sobre bullying

La historia sobre el bullying de Mati Morata tiene un final feliz y ambos protagonistas consiguen cambiar el rumbo de los acontecimientos a tiempo (no olvidemos que está dirigida a un público juvenil), sin embargo la semilla de la reflexión queda plantada en la mente del lector.

Una historia sobre bullying

Sólo cuando el acosador toma conciencia de las repercusiones de sus actos y corrige su actitud, el ilustrador devuelve el color a su figura.

Los testigos mudos

Los testigos mudos aparecen representados a lo largo de toda la obra. Están presentes en ella, ya desde su portada. Sus figuras son siempre una sombra con la boca sellada. Podrías ser tú, o yo, cualquiera de nosotros. Algunos alientan la crueldad, otros sólo permanecen impasibles ante ella. Todos presencian el proceso, pero nadie dice nada.

Una historia sobre bullying

La autora concede tanta importancia a estas figuras como a la del propio acosador, despertando en nuestro interior la necesidad de denunciar siempre este tipo de hechos. De hecho, según los expertos, los adultos solemos tomarnos estas situaciones como un juego de niños o una etapa pasajera, lo cual contribuye a que el problema persista de forma latente.

Aplicaciones didácticas y talleres

El libro dispone de un apartado final en el que podemos poner en práctica, en casa o en las aulas, diversas actividades relacionadas con el acoso escolar para trabajar con los preadolescentes.

Una historia sobre bullying

Ficha del libro

El acoso escolar en cifras: bullying en España, Europa y el mundo

Los datos lo demuestran: el acoso escolar no para de aumentar en España. La Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) en 2016 registró 2.016 1.207 casos de acoso escolar reales, lo que supone un aumento del 87,7% en el último año y un 240% desde 2015.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 300 mil jóvenes se suicidan por esta causa en el mundo. mientras que la organización británica contra este problema, Beat Bullying, estima que alrededor de 24 millones de jóvenes europeos sufren el problema del matonaje.

Además, la edad de las víctimas cada vez es menor. La edad media del acosado actualmente es de 10,9 años y han aumentado los casos de acoso en edades tempranas, ya que las agresiones a niños de menos de 7 años suponen más del 14% del total. Por su parte, la media de edad de los acosadores es de 11 años. También crece el número de chicas acosadoras y los escenarios del acoso de amplían.

Las redes sociales y las nuevas tecnologías permiten que el fenómeno crezca y salga de las aulas y de las escuelas, extendiéndose por las redes sociales y los chats de teléfonos móviles. La filtración de fotos o vídeos privados con contenido agresivo o humillante sustituyen o acompañan a las burlas, insultos y agresiones. La mayoría de los casos siguen sin ser denunciados.

Por su parte, Save The Children afirma que “la escuela debería ser siempre un espacio en el que sentirse seguro” y que “es una responsabilidad conjunta de la comunidad educativa, los padres y los compañeros evitar que el acoso escolar siga existiendo”.

Teléfono contra el acoso escolar: 900 018 018

El teléfono gratuito 900 018 018 del Ministerio de Educación, atiende a víctimas y testigos de bullying las 24 horas del día los 365 días del año. Está destinado a alumnos, familias, personal de los equipos docentes y a todos aquellos que sufran o conozcan algún caso de acoso escolar.

Las llamadas a este servicio son atendidas por psicólogos, trabajadores sociales, sociólogos y juristas. Son gratuitas, anónimas y no dejan rastro, ya que no aparecen en la factura del teléfono.

También hay una atención específica para alumnos con discapacidad auditiva o del habla, ya que el sistema dispone de un servicio de mensajería de texto a través de Internet, así como de la atención de un agente en lenguaje de signos por video-chat o vídeo-llamada.

One thought on “Una historia sobre bullying

Deja un comentario