portear

Portear a un bebé recién nacido ¿es posible? Guía completa para resolver todas tus dudas sobre el porteo desde el nacimiento

¿Puedo portear a mi bebé recién nacido? Ésta es una de las preguntas más frecuentes que suelen hacerse las mamis y papis que se plantean portear por primera vez. El pequeño tamaño y la fragilidad de los recién nacidos crean muchas dudas, temores e inseguridades en los papás que quieren portear desde el nacimiento y que buscan el mejor portabebés para ello.

Cómo me convertí en un “mamá canguro”

Cuando Diego nació, me parecía antinatural separarme de él ni un sólo minuto. Pero claro, la vida real se impone, y cuando llegamos a casa me encontré absolutamente desbordada. Yo era una mamá primeriza, con un bebé de alta demanda entre mis brazos, un negocio propio que atender y una casa que llevar… ¿Cómo iba a conseguir llevarlo todo hacia delante?

Además, me sentía la peor madre del mundo cuando me veía obligada a separarme de él para cocinar, limpiar, trabajar o ir a hacer alguna gestión. Mi hijo no quería quedarse ni un minuto sólo en su capazo, ni dormir en la cuna, ni pasear en su cochecito… Y no exagero: ¡no le podíamos ni sacar una foto sin llorar si no estaba en brazos!

Ante este panorama, el porteo se impuso en nuestras vidas como única solución posible. Y nos las salvó, literalmente. Nuestra primera mochila fue una equivocación total. Ni era ergonómica (era de las llamadas “colgonas”), ni servía desde el nacimiento por más que se anunciara para tal uso. Cuando nos informamos más sobre el tema, y adquirimos una mochila portabebés ergonómica, nuestra situación cambio de la noche a la mañana.

Adiós a los llantos y a los agobios, a los paseos de pesadilla y a los bocadillos fríos. Nuestro bebé estaba siempre tranquilo, dormía más que nunca, a nosotros dejaron de dolernos los brazos y la espalda, mis cervicales volvieron a su lugar y ¡pude recuperar un ritmo de vida normal!

Me convertí en una feliz mamá canguro de la noche a la mañana. Y el feliz papá porteaba a su bebé tanto o más que yo. A nosotros no nos costó nada acostumbrarnos al porteo, la verdad. Diego tiene ahora 2 años y, aunque ya prefiere corretear libremente y a sus anchas de aquí para allá, todavía la seguimos usando de vez en cuando. Junto con la cunita de colecho, ésta ha sido la mejor inversión que hemos hecho en un artículo de puericultura.

Puedes portear a tu bebé desde el nacimiento hasta los 3 años.

Así que si os encontráis en la misma situación que nosotros o, simplemente, estáis valorando portear desde el nacimiento, espero que os resulte útil nuestra experiencia.

Y ojalá nuestras recomendaciones os ahorren equivocaciones como la nuestra a la hora de escoger el mejor sistema para portear a un recién nacido.

Porteo desde el nacimiento

Puedes portear a tu bebé desde el nacimiento y hasta aproximadamente los 3 años. El porteo desde el nacimiento tiene múltiples beneficios tanto para los bebés, como para sus papás. Eligiendo, eso sí, un sistema adecuado que se adapte a su edad y a la especial fisionomía de los recién nacidos.

Beneficios que aporta portear a un bebé recién nacido

Son muchos los beneficios y las ventajas que aporta portear al bebé desde el nacimiento. Los principales a tener en cuenta son:

  • Menor trauma por el cambio de vida útero-exterior. Nuestro bebé pasa de estar en un entorno oscuro, cálido, tranquilo, conocido y en total contacto con mamá, a un mundo exterior totalmente desconocido, amplio, luminoso, ruidoso y despegado de su madre. Mantener el contacto piel con piel favorece un tránsito más suave del bebé hacia su nueva vida. ¡Y también ayuda a la mamá a que se adapte a su bebé fuera de su barriga!
  • Contacto piel con piel. El contacto directo del bebé con la piel de su madre le ayuda a relajarse, a sentirse seguro y feliz, a sincronizar su respiración con la de su mamá, a escuchar sus latidos, a olerla, a estabilizar su ritmo cardíaco y  a regular su temperatura corporal. ¡Y también es beneficioso estar en contacto con papá!
  • Favorece el establecimiento de la lactancia materna. El contacto piel con piel estimula las hormonas que desencadenan la secreción de leche materna y estimula su producción. También la cercanía del peque al pecho de su mami favorece su demanda y facilita las tomas.
  • Mayor atención a sus necesidades. Teniendo a nuestro bebé tan cerca, podemos detectar con antelación su demanda y la cercanía hace que el acceso al pecho sea directo, respondiendo inmediatamente a sus necesidades.
  • Estimula la digestión. El movimiento del cuerpo de la madre ejerce un efecto de balanceo y masaje que ayuda al bebé a hacer la digestión. También favorece la expulsión de gases y previene el cólico del lactante. Además, la postura erguida es recomendable en caso de reflujo ya que ayuda a evitar las regurgitaciones.
  • Favorece el descanso del bebé (¡y de sus papis!). El contacto directo con el cuerpo de sus padres aporta seguridad y confianza al bebé, lo que sumado al latido de nuestro corazón y al balanceo de nuestro cuerpo, hace que concilien mejor y más rápido el sueño. Y por tanto, nosotros también descansaremos mejor. 😉
  • Seguridad y tranquilidad para los papás. Tener al bebé siempre cerca ayuda a los papis a detectar sus necesidades y atenderlas a tiempo, evitando situaciones indeseadas y estresantes de llanto, nervios o desbordamiento.
  • Es posible realizar otras tareas. En bebés de alta demanda (como nuestro caso), portear ayuda a que se puedan atender pequeñas tareas sin desatender en ningún momento a nuestro bebé. Nunca debemos cocinar porteando a nuestro bebé, está claro, pero llevarle con nosotros sin tener que cogerle en brazos nos deja las manos libres para atender el teléfono, doblar y guardar la ropa, etc.
  • Atender a más de un hijo. Si además se tienen hijos mayores, el porteo resulta súper práctico ya que nos permite atender al bebé sin desatender a su hermanito. De esta forma evitamos que se sientan destronados por la llegada del nuevo miembro de la familia y tampoco nosotros nos sentimos mal por no poder dedicarnos al que hasta ahora era nuestro único hijo. 🙂

porteo

Por último, pero no menos importante: el porteo ayuda a establecer y reforzar lazos con papá y mamá. El porteo fortalece el vínculo de unión no sólo madre e hijo, sino también de los pequeños con sus papis. Hasta el momento del nacimiento el papá es un auténtico desconocido, por lo que el porteo les ayuda a ambos a conocerse y a establecer una relación de apego.

El porteo ayuda a establecer y reforzar una relación de apego.

Eso sí, para poder beneficiarnos de todos estos beneficios a la hora de portear, debemos tener en cuenta un aspecto fundamental: a la hora de elegir, debemos escoger el portabebés adecuado para nuestro bebé. Más concretamente, debemos centrarnos en el porteo ergonómico de bebés con portabebés adecuados desde el nacimiento.

¿Qué portabebés es el mejor para portear a un bebé recién nacido?

Hay diversos mecanismos para portear un recién nacido: una mochila portabebés, un fular elástico, un fular tejido, una bandolera, un Mei Tai, etc. Por su versatilidad y por lo prácticas que son, las mochilas potabebés suelen ser las más demandadas. 🙂 Es de vital importancia para portear, desde el nacimiento o más adelante, que se trate de una mochila ergonómica para que respete la anatomía y la postura fisiológica natural del bebé.

El portabebés sólo es adecuado si se adapta perfectamente al bebé como una segunda piel.

Esto es especialmente importante en recién nacidos ya que su tamaño y su postura fetal deben ser respetados sin forzarse. En especial durante los primeros meses, los bebés deben descansar sobre las nalgas, con las piernas separadas y levantadas, en posición de “ranita”. Su espalda debe estar curvada y no recta, y la cabeza debe descansar sobre tu pecho. El portabebés sólo es adecuado si se adapta perfectamente al bebé como una segunda piel.

porteo

No todas las mochilas portabebés permitan portear desde el nacimiento cumpliendo todos estos requisitos. Para ello, debemos restringir nuestra búsqueda a las marcas con modelos de mochilas ergonómicas evolutivas.

Mochilas ergonómicas portabebés evolutivas

Emeibaby Baby. Es una mochila evolutiva por talla, y uno de los modelos más populares y que más se venden. Hay una talla Toddler para peques que ya son capaces de sentarse solitos, pero en realidad el modelo Baby porque cubre todas etapas desde el nacimiento. Es un portabebés híbrido entre una mochila y un fular tejido, que permite un ajuste completo del panel para adecuarse a la talla del peque desde recién nacido. Además, tiene muchísimos estampados para elegir. 🙂

porteo

Fidella Babysize. Otra mochila evolutiva por talla. En este caso la talla Babysize permite porteo desde recién nacido hasta más o menos los 15 kg. y también es evolutiva ya que dispone de panel ajutable. Como en el caso de Emeibaby, también exite otra talla mayor, pero la Babysize es la que puede usarse desde el nacimiento. Está hecha de tela de fular, por lo que es súper ligera. Y ofrece varios estampados frescos y actuales para escoger.

portear

Buzzidil Versatile Babysize. También es una mochila evolutiva por talla, igual que las marcas anteriores. Este modelo es el que sirve para recién nacidos. Esta marca dispone, no de una, sino de dos tallas más: Standard y XL. Sus diseños son una maravilla y están indicados para el porteo ergonómico de bebés desde el nacimiento hasta los 18-24 meses aproximadamente.

porteo

Ergobaby Adapt. Es un modelo reciente de Ergo que cuenta con un panel ajustable para poder usar desde recién nacidos. En este caso, estamos hablando de una mochila evolutiva en la que un sólo modelo cubre todas las etapas, sin tallas extra. Tiene un diseño renovado que le permite crecer a la vez que tu bebé gracias a su panel adaptable, permitiendo el porteo desde recién nacido hasta los 20kg.

porteo

¿Dónde puedo encontrar una mochila portabebés ergonómica y evolutiva?

No todas las tiendas de artículos de bebés o puericultura disponen de artículos tan específicos. Para ello, mejor acudir a tiendas especializadas y con experiencia en porteo. En estos puntos de venta, además de asesoramiento profesional, dispondremos de una gran gama de mochilas de primeras marcas. En Apego.es son especialistas en distintas disciplinas y encontraréis todos los modelos descritos anteriormente.

Apego es una tienda online de productos de crianza con apego, la forma más natural para criar a tu bebé de manera respetuosa. Cuentan con una amplia gama de portabebés y artículos de colecho para estar siempre juntos. 🙂

Detrás de Apego hay todo un equipo multidisciplinar de personas entre los que se encuentran madres, padres, especialistas en crianza natural, y también en páginas Web, informática y diseño que se han unido para crear un proyecto desde el que fomentar una forma de crianza cuyos pilares son el amor y el respeto hacia el bebé y hacia sus necesidades tanto físicas como psicológicas. Productos de calidad que buscan la seguridad, la protección, el consuelo y la felicidad, así como el desarrollo psicomotriz y de la autoestima del bebé. Una rincón de la blogosfera donde la palabra “apego” tiene una connotación positiva. 🙂

portear

Además, asesoran a sus clientes en su elección y ofrecen un trato cercano, comprensivo y sincero. Este mismo post que estáis leyendo ha sido elaborado no sólo a partir de nuestra propia experiencia, sino también con su inestimable ayuda y sus conocimientos sobre el porteo, así como gracias a sus indicaciones sobre las mejores marcas y modelos de mochilas para portear desde el nacimiento.

Así que si tenéis alguna duda, podéis consultarles sin compromiso por e-mail: info@apego.es o llamándoles por teléfono: +34 649 462 625. ¡Son majísimos y estarán encantados de ayudaros!

Y si ya tengo una mochila portabebés que he heredado ¿puedo usarla con mi recién nacido?

Las mochilas evolutivas son las mejores y más indicadas para portear desde el primer minuto de vida, pero de entre todas las mochilas portabebés “normales” (no evolutivas), las que mejor podrían suplir a una mochila evolutiva podrían ser las Manduca.

Aunque no están especialmente indicadas para el porteo desde el nacimiento (no son como los modelos de los que os he hablado anteriormente), muchas veces hay papis que las heredan y no saben que si se ajusta bien o se usa un adaptador/reductor, también se pueden usar desde el primer día de vida del niño.

portear

Las siguientes marcas de mochilas portabebés también permiten el porteo desde el nacimiento, aunque no tienen panel ajustable (o no tanto como las anteriores) ni disponen de tallas. Digamos que ofrecen formas diferentes de ajuste para adaptarse a recién nacidos o bien accesorios que se acomodan a su talla y fisionomía. 

Mochilas Manduca. Es una de las mochilas portabebés más famosas. Mucha gente desconoce que puede utilizarse también con recién nacidos si se hacen los ajustes pertinentes. Su capacidad de adaptación a la talla de un bebé tan chiquitito no es tan perfecta como en el caso de una mochila evolutiva o de tallas, pero también se puede. Hay mucha gente que la tiene heredada y cree que no puede usarla hasta que el bebé sea grandote, pero sí se puede si se ajusta bien. Aquí os dejo un vídeo sobre cómo se ajusta a recién nacido. 

Mochilas JPMBB. Estas mochilas también cuentan con la posibilidad de añadir unos cojines adaptadores con los que poder portear con recién nacidos.

portear 

Mochilas Boba. Son mochilas más bien para nenes ya grandotes, aunque la marca incluye un cojín reductor con el que se supone se puede portear a un bebé chiquitito. 

portear

Mochilas ErgobabyCojín. Ergobaby es también una marca de porteo muy popular, así que no es raro que haya papis que hereden una de sus mochilas. El fabricante vende el cojín adaptador por separado y aunque en Apego.es no lo tienen en la web, si os interesa esta opción os lo podrían conseguir. No obstante, resulta aparatoso y genera demasiado calor, lo que en algunas épocas del año puede llegar a ser insufrible tanto para la mamá como para el bebé. 

portearCómo portear a un bebé recién nacido

Si vais a usar un portabebés ergonómico por primera vez, esta serie de recomendaciones pueden resultaros de gran utilidad:

  • Carga a tu bebé siempre contra tu vientre, frente a ti. Llevarlo “mirando el mundo” le permitirá observarlo todo, pero esta posición no es adecuada desde el nacimiento ya que no respeta la curvatura de la espalda de los recién nacido.
  • Período de adaptación. Para acostumbrarte a tu mochila portabebés y ajustarla a la perfección tanto a tu bebé como a tus propias medidas, lo mejor es comenzar practicando dentro de casa porteando durante unos minutos al tiempo que nos balanceamos levemente o dando pequeños paseos dentro de casa. En la calle, podemos portear al principio en períodos cortos de tiempo.
  • Largos paseos. Si utilizas un portabebé ergonómico adecuado, deberías poder cargar a tu bebé muchas horas sin ninguna molestia ni dolor. Si sientes dolor de espalda, seguramente el portabebé está mal ajustado.
  • Talleres de porteo. Prácticamente en todas las localidad se organizan talleres de porteo donde un instructor especializado os dará toda la información necesaria para llevar correctamente a vuestro bebé. En estos talleres se enseñan distintos sistemas de porteo.
  • Calma, confianza y seguridad. Si sois papás primerizos el porteo será una más de las tantas experiencias nuevas que estéis viviendo en un período de tiempo muy corto. Los bebés captan con suma facilidad vuestro estado anímico, así que es imprescindible que cuando le cojáis en brazos o vayáis a portear por primera vez, estéis relajados y tranquilos. Yo además, os recomiendo que a ser posible la primera vez evitéis gente alrededor que opine o critique o lo que estéis haciendo, pues eso no hará más que poneros nerviosos. Un entorno relajado y una predisposición positiva son fundamentales en esto, como en todo lo demás concerniente a la maternidad. A medida que ganéis experiencia también iréis ganando en seguridad, pero de entrada portear con miedo e inseguridad no es lo más recomendable. Un portabebés ergonómico homologado y correctamente ajustado no debe aflojarse y el bebé no se va a caer ni se va a hacer daño. Convencerse de esto es vital para sentirse seguro a la hora de portear. También conviene asegurarse de que, cuando el bebé va a ser porteado por primera vez, sus necesidades básicas están cubiertas. Conviene evitar todo aquello que pueda irritarle antes de ponerle en el portabebés. Es decir: no debe tener el pañal sucio, ni sentir hambre, ni sueño.
  • Protegerse del calor y el frío. Si vais a portear en una zona o época del año calurosa, debéis protegeros del calor evitando las horas centrales del día. Para evitar que el bebé sude al contacto piel con piel, lo mejor es usar prendas de algodón. Como este material es transpirable, os mantendrá a ambos (tanto al bebé como al porteador) frescos y cómodos.  También es conveniente buscar zonas en sombra para pasear y proteger siempre la cabecita de nuestro bebé del sol directo. Muchas mochilas portabebés incluyen en sus diseños una especie de capucha de tela fina que sirve para tal fin. Si no es el caso, podéis ponerle una gorrita de algodón fina. Durante el invierno, y si vais a portear habitualmente, lo más cómodo y adecuado para ambos es usar un abrigo de porteo. Son prendas cálidas, amplias y cómodas que se amortizan con rapidez, ya que en su mayoría disponen de una pieza central desmontable para convertirse en un abrigo normal que podemos seguir usando cuando abandonemos el porteo. También suelen permitir el porteo en varias posiciones y hay muchos modelos unisex que podéis usar tanto el papá como la mamá.

portear

Para nosotros el porteo fue una experiencia maravillosa. Si tenéis dudas acerca de si os sentiréis cómodos o no porteando, o sobre si seréis capaces de hacerlo, yo siempre digo que el porteo es muy similar a la lactancia materna en el sentido de que, sabiendo todos los beneficios que tiene para el bebé, es cuestión de estar convencidos de querer hacerlo. A no ser que se tenga un problema de salud que lo impida, todo el mundo puede portear al igual que todas las madres pueden dar el pecho. 🙂

Todo el mundo puede portear a su bebé.

No os desaniméis si no os manejáis de inmediato. En nuestro caso, y en cuanto dimos con la mochila adecuada, la adaptación fue instantánea. Pero en el caso de que necesitéis unos días de práctica para que vosotros y vuestro bebé os acostumbréis y os sintáis plenamente cómodos ¡no pasa nada! Cada bebé, cada mamá, cada familia es un mundo y cada cual tiene su propio ritmo de adaptación.

One thought on “Portear a un bebé recién nacido ¿es posible? Guía completa para resolver todas tus dudas sobre el porteo desde el nacimiento

  1. La verdad que yo cuando el peque nació no era mucho de portear. De hecho, yo sigo prefiriendo el carrito. Luego por la necesidad de que íbamos hacer una escapada al campo decidimos comprar una, por supuesto ergonomica. El peque tenía cerca del año y pesaba bastante, acabe con bastante mal de espalda (padezco problemas de espalda) así que casi siempre lo llevaba papá. Era una sensación muy bonita y el iba a gustito en muchas ocasiones, pero no era para mí, terminaba muy cansada ya que siempre ha pesado bastante. Si tengo un segundo lo volveré a intentar desde el nacimiento porque considero que de bebés bebés tiene que ser súper hermoso, aunque seguiré siendo fan del carrito. Un post muy completito, que tendré presente. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *