Muñecas Masha y el Oso

Por qué los niños también deben jugar con muñecas

Las muñecas son juguetes afectivos que fomentan la ternura y el instinto de protección de los más pequeños. Sean niñas o niños. De hecho, numerosos estudios psicológicos demuestran que los niños que han podido jugar libremente con muñecas se convierten en adultos más cariñosos y atentos con sus hijos. Lo importante no es que sea un niño o una niña el que juegue con muñecas, sino el tipo de muñecas que elegimos para nuestros hijos. Os contamos los beneficios del juego con muñecas en la infancia.

Hay gente a la que todavía le extraña que a nuestro peque le encante jugar con muñecas y que a nosotros nos encante que a él le encante. Para que nuestros hijos formen una sociedad mejor el día de mañana es fundamental que la educación que reciban sea igualitaria. Y la educación durante la primera infancia va unida al juego.

Por qué juegan los niños con muñecas y todos sus beneficios

Los niños y las niñas juegan con muñecas porque les ayudan a entender el mundo que les rodea y a practicar los roles que pueden ocupar en él. Los muñecos y muñecas son juguetes simbólicos y al jugar con ellos los niños imitan a los adultos, mejoran sus habilidades y aprenden a ponerse en el lugar de los demás.

Hacer de papás y mamás les permite anticiparse al rol que seguramente ejercerán dentro de unos años. Y también es el modo más divertido de comprender el presente y prepararse para el futuro.

Muñecas Masha y el Oso

Las muñecas también son juguetes afectivos con los que a los niños y niñas les resulta más fácil expresarse incluso aunque aún no hablen o sean especialmente tímidos. Si el pequeño está contento, abrazará a su muñeca; si está nervioso, la agitará o la tirará de los pelos, etc. Mirad como Diego da besitos a su muñeca. 🙂

Muñecas Masha y el Oso

Con los muñecos, los niños y las niñas asimilan sus vivencias, se conocen mejor y fortalecen su autoestima. El psicoanalista B. Bettelheim, estudioso y experto en el comportamiento de los niños autistas, afirmaba que si dejamos que los niños jueguen a su aire, aprenden a solucionar sus problemas.

También les ayudan a asimilar y acatar las normas. Si a tu peque le cuesta ir a la cama, podemos simular que ya ha llegado la hora de dormir para su muñeca y que es necesario que la acueste ya para que pueda descansar y así esté bien cuidada.

Los roles de género en el juego

A pesar de todos sus beneficios, a muchos padres les preocupa que su hijo varón juegue con muñecas. Lo cierto es que no hay motivo para preocuparse. Primero, porque los roles de género han cambiado mucho y eso se refleja necesariamente en el juego de los niños como tantas otras cosas que observan en su entorno.

Muñecas Masha y el Oso

En segundo lugar, hasta los 5 ó 6 años no tiene lugar la identificación sexual que lleva a los niños y niñas a diferenciarse en sus juegos. Así que hasta esa edad es completamente normal que ambos se interesen por todo tipo de juguetes.

Jugar con muñecas es buenísimo para el desarrollo de las niñas y de los niños. A Diego le encanta jugar con muñecos y muñecas.

Cómo elegir el muñeco más adecuado para ellos

El primer factor a tener en cuenta es la propia edad del niño. Para los bebés es mejor escoger peluches o muñecas blanditas sin partes pequeñas que puedan descoserse o desprenderse y que el peque pueda tragarse.

Al crecer, ellos mismos irán decantándose por muñecas y muñecos más versátiles y complejos que les aporten más opciones de juego.

Otro factor importante a la hora de elegir la muñeca más adecuada para nuestro peque es tener en cuenta la personalidad del niño.

El niño con mucha imaginación que juega a interpretar roles y vivir aventuras, requiere una muñeca de juego que asuma el papel de compañera de viaje. En este caso, cuya estética y accesorios puedan coincidir con los hobbies o pasatiempos favoritos del niño. ¡Hay tantas para escoger!

Muñecas Masha y el Oso

El niño que tiene un carácter más práctico y juega a menudo a imitar a los adultos, necesita una muñeca recién nacida o bebé más adecuadas para abrazar y cuidar, permitiendo al niño hacer de papá.

Y por último, también debemos asegurarnos de los valores y beneficios que va a transmitir la muñeca a nuestro hijo. En este sentido, la muñeca ha de ser:

  • Sencilla, para que les ayude a desarrollar la imaginación.
  • No muy grande, para que pueda cogerla y abrazarla bien.
  • Lavable, para evitar que acumule microbios.
  • Agradable, para que el pequeño quiera tenerla como amiga o «adoptarla» como hijita.
  • Que no fomente la violencia, el sexismo ni otros valores inadecuados.

Deja un comentario

Responsable »Tania Losada Muñoz
Finalidad » Gestionar los comentarios
Legitimación » Tu consentimiento
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1 dentro de la UE. Ver política de privacidad de 1and1 (https://www.1and1.es/terms-gtc/terms-privacy/?).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.