El bus que no miente, una campaña transfóbica dirigida a los niños

Un autobús con mensajes de rechazo hacia los niños transgénero pasea con total libertad por las calles de Madrid y pronto lo hará también por todas las principales ciudades españolas.

La transfóbica campaña publicitaria titulada “El bus que no miente” pretende concienciar a los niños de que son aquello con lo que nacieron entre las piernas. Su responsable, HazteOir.org, asegura que el género viene determinado por los órganos sexuales con los que se nace, y no con cómo sientes que eres. Un mensaje transfóbico y discriminatorio que vulnera claramente los derechos de las personas transgénero y niega su dignidad, pero que sin embargo su circulación, lejos de prohibirse, se está consintiendo.

campaña transfóbica

“Que no te engañen”

Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo.

Éste es el mensaje que aparece en el autobús naranja, junto a unos enlaces para que quien quiera descargue el libro “¿Sabes lo que quieren enseñar a tu hijo en el colegio?”, con una url bastante definitoria: Ellibroprohibido.com. Una obra de contenido racista, homófobo y tránsfobo que, desde luego, ningún padre quiere que sus hijos lean.

A pesar de que 200 personas se manifestaron en Madrid en contra la campaña transfóbica de Hazte Oír, el autobús sigue circulando.

Es una contracampaña

El mes pasado la Asociación de Familias de Menores Transexuales, Chrysallis Euskal Herri, llevó a cabo una campaña para concienciar a la sociedad sobre la realidad de los menores transgénero. “Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo”. “La mayoría sufre cada día porque la sociedad desconoce esta realidad”, decía el mensaje, que también animaba a desterrar los tabúes que lastran la felicidad de los niños transgénero.

campaña transfóbica

Pues bien, como respuesta, el “autobús-que-no-miente” recorrerá las ciudades de España con esta contracampaña: “Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo.”

Nuestros valores son su futuro

Quiero enseñarle a mi hijo que las personas podemos ser muy diferentes las unas de otras. Y que eso está bien, que nos enriquece. Y no significa que unas sean mejor que otras.

Quiero enseñarle que él puede ser lo que quiera. Que ni yo, ni nadie, puede condicionarle ni elegir por él. Que él es una persona única y libre. Que todos los aspectos de su vida y su persona, como su sexualidad, le pertenecen tan sólo a él.

Quiero enseñarle que los individuos, por encima de todo (color de piel, cultura, nacionalidad, origen, condición sexual, creencias y demás), son personas. Que debe respetar a todas ellas por igual, y exigir ese mismo respeto para sí mismo.

Quiero enseñarle los valores de la solidaridad y la empatía. Quiero enseñarle a simpatizar con las minorías que sufren discriminación de cualquier tipo y a ponerse en el lugar de los demás antes de juzgarles.

Quiero enseñarle a entender el porqué de las cosas, y a juzgar duramente a cualquier sección de la sociedad que se dedique a negar la existencia y los derechos de cualquier otro grupo.

Quiero enseñarle que lo contrario a todo lo anterior es fanatismo.

Como padres, tenemos la gigantesca responsabilidad de permitir y alentar una mentalidad abierta en nuestros hijos. Sólo así conseguiremos que la sociedad evolucione y sea cada vez más conciliadora, democrática, liberal e integradora. Tenemos la obligación de enseñarles cuáles son sus derechos y también a respetar los de los demás.

Desde el otro lado

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro. Este increíble videoclip de HollySiz alerta sobre las consecuencias devastadoras que el miedo a tener un hijo diferente puede tener en los niños pequeños y sobre el peligro de no aceptar a nuestros hijos tal y como son.

Para reflexionar.

2 thoughts on “El bus que no miente, una campaña transfóbica dirigida a los niños

  1. Lo único bueno de todo esto es que al final están consiguiendo darle visibilidad a las personas transgénero, a q los adultos veamos reportajes y nos informemos sobre ello y, no dudo, de que incluso muchos niños hayan hecho “preguntas incómodas” a sus padres al ver la polémica. Como tú, tengo claro que quiero educar a mi hija en el respeto y la empatía hacia la diversidad. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *