Los beneficios de los cómics para los niños

Los beneficios de los cómics para los niños

Injustamente tratado y a menudo relegado a un segundo plano como elemento educativo, en realidad los cómics infantiles son estupendas herramientas culturales para introducir a los niños pequeños en el hábito de la lectura.

Cuando yo era pequeña y me veían leyendo un cómic o un tebeo, a menudo los adultos me solían decir: “¿Por qué no lees mejor un libro?”. Pues los cómics infantiles fueron los culpables de que me convirtiera desde muy pequeña en una gran devoradora de libros. No en vano, tienen múltiples beneficios para los más pequeños.

Los beneficios de los cómics para los niños

Beneficios de los cómics en los niños

La lectura de cómic es la más natural en los niños pequeños, que comienzan su lectura con imaginarios o álbums ilustrados. Es decir: viendo solamente imágenes. De igual forma, empiezan a dibujar y a expresarse mediante dibujos mucho antes de escribir. Para ellos es muy importante comenzar leyendo imágenes antes que letras, palabras o frases.

Las imágenes son fácilmente comprensibles y éstas les ayudan a interpretar los textos. El cómic les ofrece historias cortitas con argumentos simples y multitud de imágenes de colores vivos. Además, texto e imagen se enmarcan en viñetas secuenciales que les facilitan muchísimo seguir un argumento. Y el lenguaje del cómic utiliza símbolos que hacen visual el lenguaje. Por ejemplo: el dibujo de una bombilla, para representar una idea.

Como recurso educativo, el cómic tiene además varias ventajas:

  • Favorece el aprendizaje al perfeccionar la comprensión lectora y enriquecer el vocabulario.
  • Desarrolla la expresión oral y escrita del niño, así como su capacidad de memorización.
  • Facilita la concentración de los niños.
  • Facilita enormemente el aprendizaje de idiomas.
  • Ayuda a interpretar los medios audiovisuales.
  • Desarrollan la imaginación.
  • Agudizan el ingenio.
  • Es económico y fácil de adquirir y manipular.

A partir de qué edad

Hay cómics para peques a partir de los 3 años de edad. Jugando con tebeos, álbums ilustrados, cómics y revistas, es más posible que un niño llegue a ser lector. Por ello, es positivo que el niño manipule libros adecuados para su edad y los tenga al alcance de su mano desde que nace.

En los peques de entre 6 a 8 años, los cómics desarrollan el aprendizaje de secuencias de imágenes, potencian su comprensión del principio causa-efecto y favorecen su socialización.

En los niños de 8 a 10 años favorece el desarrollo de la expresión oral y escrita, así como la capacidad de secuenciación argumental.

A partir de los 10 y 12 años, despierta en los preadolescentes el deseo de crear. Y lo que es aún más importante, desarrolla una de las herramientas más poderosas a nivel intelectual: la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *