Los niños no pegan a las niñas

Los niños no pegan a las niñas

Los datos demuestran que, sorprendentemente, la violencia contra las mujeres aumenta cada día. La última víctima de la violencia de género en nuestro país estaba embarazada de 7 meses y perdió a su bebé debido a la paliza propinada por su pareja. Sin embargo, la violencia machista no es natural en la infanciaFan page grabó el experimento social “En el mundo de los chicos” para demostrar que el instinto innato de los niños les impide golpear a una chica. ¿Queréis ver qué pasa si pones un niño frente a un niña y le pides que la abofetee? Éstas son las reacciones de los niños a la cuestión de la violencia contra las mujeres.

¡Dale una bofetada!

A cinco chicos de distintas edades se les presenta una chica de edad similar a la de ellos. A todos ellos se les pide que le hagan una caricia y después, le den una bofetada. La reacción de los chicos ante esta última orden fue unánime: después de unos minutos iniciales de sorpresa, rechazo e incluso temor, los cinco chicos se negaron en rotundo a agredir a la chica que tenían a su lado.

“En el mundo de los chicos las mujeres no son golpeadas.” Alessandro, 6 años.

Cuando se les preguntó “¿por qué no?” sus respuesta incluyeron frases como: “porque es malo”, “porque estoy en contra de la violencia” o “las chicas no se deben golpear ni con una flor”. Alessandro, de 6 años de edad, respondió: “En el mundo de los chicos las mujeres no son golpeadas”.

No la golpeo “porque soy un hombre”

Es la firme respuesta que uno de un chico da a su interlocutor. Para este chico de 11 años, un hombre de verdad no es violento, no agrede, no asesina. El instinto natural de los niños es acariciar a las chicas, no pegarlas.

La violencia machista es adquirida. Se estima que un tercio de los niños maltratados acaba siendo maltratador y que un 45% de los niños que son testigos de violencia familiar tiene problemas serios de conducta.

Cómo se transmite la violencia de género

Puesto que el maltratador no va a dejar de maltratar, parece que la solución pasa porque las mujeres-madres maltratadas denuncien su situación. Los hijos no son una buena excusa para impedir la denuncia, separación o divorcio.

Según Concha López Soler, jefa de la unidad hospitalaria de Psicología Pediátrica de la Arrixaca, es significativo el número de adolescentes que canalizan la agresividad contra su madre maltratada, aunque parezca un contrasentido: “A ella le tienen menos miedo, es a la que tienen más cerca. Los chicos buscan un ideal de familia unida y lo que encuentran es una madre con miedo y con dificultades para sacar a su familia adelante. Es una situación muy frustrante. En ese contexto, el adolescente varón acepta mal la autoridad de la madre, es como si se identificara con el padre maltratador.”

Denunciar es la única forma de detener la espiral de violencia machista

La Fundación ANAR tiene dos teléfonos de atención anónimos, confidenciales y gratuitos atendidos las 24 horas, los 365 días del año, por un equipo de psicólogos respaldados por abogados y trabajadores sociales. En el primero atienden a los menores. En el segundo responden a los adultos que quieran hacer una consulta en relación a un menor de edad.

  • Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes: 900 20 20 10
  • Teléfono ANAR del Adulto y la Familia: 600 50 51 52

Las mujeres maltratadas también pueden poner fin a su situación familiar llamando al 016, el teléfono confidencial para maltratadas que no deja huella. No aparece en la factura de teléfono ni en la lista de llamadas realizadas (aunque cuidado, porque se han detectado algunos casos en los que estas llamadas sí han quedado grabadas en el registro y el marcador de los teléfonos móviles y fijos).

Este servicio no sólo está destinado a las víctimas, sino a toda la sociedad. Detrás de él hay profesionales especializados en violencia de género que pueden atender en castellano, inglés, francés, catalán, gallego y vasco. Además, está preparado para ayudar a personas con discapacidad auditiva (en el 900.116.016).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *