azúcar oculto

El azúcar oculto en los alimentos infantiles: ¿sabemos lo que comen realmente nuestros hijos?

sinAzucar.org es un proyecto artístico que mete el dedo en la llaga de las multinacionales del sector de la alimentación al mostrar mediante fotografías la cantidad de azúcar libre que tienen muchos de los alimentos que consumimos habitualmente.

Eres lo que comes

Desde que Diego nació intentamos comer siempre sano en general (y sobre todo en casa), para darle buen ejemplo. Consideramos que la alimentación es una parte importante de su educación ya que revierte directamente sobre su salud. Afortunadamente, nuestro hijo come de todo.

Evitamos, en la medida de lo posible, darle dulces y alimentos procesados. Por ejemplo: desayuna pan tostado con aceite de oliva en lugar de pan de molde con mantequilla, bollos o galletas. Pero claro, al fin y al cabo somos seres socialmente adaptados y nuestro enano también come chocolatinas y nuggets de pollo de vez en cuando.

No somos unos obsesos. No nos importa comer de vez en cuando estas cosas. Racionadas con sentido común (un día especial, un fin de semana…), no pasa nada. Pero el problema está en cuándo no sabes realmente lo que contienen muchos productos…

azúcar oculto

El azúcar oculto en los alimentos

sinAzucar.org selecciona productos industriales procesados, observan la cantidad de azúcares por cada 100g de producto que se detallan en el etiquetado, calculan cuantos azúcares hay en una unidad de consumo y calculan a cuántos terrones de 4 gramos equivalen en peso esos azúcares. Después, fotografían el producto junto a los terrones. Finalmente, editan la fotografía siguiendo las mismas técnicas publicitarias que usa la industria.

azúcar oculto

Los resultados ponen la piel de gallina…

Azúcar oculto en los productos infantiles

Sabemos que la comida basura y los dulces se llevan la palma, pero la composición de los productos es aún más alarmante cuando podemos observar tan gráficamente la proporción de azúcar que hay en los supuestos productos “sanos” especialmente destinados a los bebés y niños pequeños.

Bebidas y refrescos orientados a los niños

Y si creemos que un refresco o una bebida “sana” es más ligera estamos pero que muy equivocados…

Detrás de este proyecto de concienciación social se encuentra Antonio R. Estrada, más conocido como ARE. Un fotógrafo madrileño entusiasta de la alimentación saludable y aficionado al CrossFit, que está titulado en Nutrición Deportiva por el ICNS.

Recomendaciones de la OMS sobre el consumo de azúcar

La Organización Mundial de la Salud recomienda reducir el consumo de azúcar libre (el “azúcar común” o “azúcar de mesa” es aquel que no está naturalmente incluido en la naturaleza de los alimentos frescos (las recomendaciones de la OMS no se aplican al consumo de los azúcares intrínsecos presentes en las frutas y las verduras enteras frescas).

Cantidad máxima de azúcar recomendada por la OMS

El exceso de azúcar siempre es negativo para nuestra salud, tanto si somos bebés como si somos ancianos. Según la OMS, tanto adultos como niños deberían reducir el consumo de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total.

Consecuencias del exceso de azúcar en bebés

Si un bebé o un niño pequeño consume demasiado azúcar, su consumo calórico total será superior al que gasta durante el día, lo que provocará que éste se almacene en forma de grasa y así el bebé aumentará de peso en exceso. Así que la primera consecuencia es la obesidad infantil. Pero no es la única, ni tampoco la peor.

Obesidad infantil, hiperplasia o diabetes son algunas de las consecuencias del consumo de azúcar en los niños.

Los primeros años de nuestro bebé determinan el número de adipocitos que poseerá a lo largo de su vida. Si nuestro bebé engorda en exceso, se producirá una hiperplasia de los adipocitos. Es decir: se generarán más células con la capacidad de almacenar más grasa y nunca más podrán reducirsea lo largo de toda su vida.

Además, el exceso de azúcar en la alimentación provoca que el páncreas tenga que producir más insulina para absorber el azúcar en sangre y esto puede producir una hipoglicemia e incluso, una diabetes posterior.

El crecimiento del niño también puede verse afectado, ya que el exceso de azúcar provoca una mala oxigenación celular y una mala coagulación.

Por estos motivos, los nutricionistas recomiendan no añadir azúcar ni sal a los alimentos infantiles puesto que es mucho más saludable para el bebé que se acostumbre al sabor natural de los mismos.

Está en manos de nosotros, sus padres, el generarles buenos hábitos o en crearles una adicción al azúcar desde pequeños.

Deja un comentario