Así han evolucionado las princesas Disney desde 1937

Definitivamente, las Princesas Disney se han puesto las pilas para adaptarse a las chicas de nuestro tiempo. Vaiana, la nueva heroína Disney, no se parece en nada a las princesas que protagonizaban sus películas durante los últimos 50 años. ¡Por fin llega el rol definitivo que estábamos esperando para los iconos femeninos de Disney!

A las Princesas Disney ya no les hace falta enamorarse de nadie para conquistar nuestros corazones en la gran pantalla. Ahora protagonizan historias en las que sólo se buscan a sí mismas y las historias románticas brillan por su ausencia en los nuevos argumentos de sus películas.

Una mujer activa y segura de sí misma

Valiente, segura de sí misma, inteligente e independiente. Así es la última heroína de Disney. Vaiana (Moana en España) es todo un modelo a seguir para una nueva generación de mujeres que ya no entendería por qué la princesa se queda en casa esperando a ser salvada mientras lava los platos soñando con su príncipe azul.

Las Princesas Disney han cambiado. Lentamente, sí: lo han hecho a lo largo de los últimos 50 años, a medida que el rol de la mujer en nuestra sociedad también ha evolucionado. Hasta el día de hoy. Vaiana no es la única que encarna nuestro nuevo rol. Anteriormente, otras princesas como la intrépida y nada convencional Merida, fueron abriendo camino.

En Blancanieves y los Siete Enanitos (1937), la princesa sólo consigue escapar de su terrible destino con ayuda de los personajes masculinos. Y su única manera de pasar el tiempo mientras espera ser rescatada es hacer las labores del hogar. Algo que también se le da estupendamente a Cenicienta (1947), destinada a limpiar para su madrastra y sus dos hermanastras y cuya única vía de escape es un Príncipe Azul. En La Bella Durmiente (1959), nos encontramos con una heroína que no es dueña de su vida, a quien todo el mundo quiere proteger y que necesita la ayuda constante de los demás y un beso de amor verdadero para volver a la vida. Como resultado, fue protagonista ausente de su propia película, durante la que se pasa dormida la mayor parte de la trama.

Todas ellas eran princesas complacientes y delicadas, vulnerables y en apuros, que precisan la existencia de príncipes valientes, magia y hadas madrinas.

Un acto de rebelión: la lucha contra lo establecido

El primer gran cambio en las Princesas Disney llegó de la mano de Mulan (1998). Una heroína que se embarca en el ejército haciéndose pasar por hombre para salvar la vida de su padre y el destino de su mundo. Sin embargo, a pesar de tener alternativas más apetecibles y acordes a su carácter, al final termina por escoger lo que se espera de una mujer y regresa a su aldea para prometerse a su enamorado.

Vaiana es el ejemplo definitivo de en qué se ha convertido la mujer del siglo XXI. Una heroína que confía en su valía personal y en sus propios méritos, que se embarca en una misión para salvar a los suyos sin dudar ni un segundo y que se esfuerza para conseguir sus objetivos personales.

2 thoughts on “Así han evolucionado las princesas Disney desde 1937

  1. Oye a mí me encanta la Bella y la Bestia y otras típicas, tanto me gustan que en mi despedida me disfrazaron de princesa y me fui de luna de miel a Disney (entre otros sitios) jeje. Pero me requetechifla que creen princesas de todo tipo con los que todas nos identifiquemos de niñas. En el cole tengo de todo tipo, las que adoran a las tradicionales y sueñan con su principe, las que les gustan más las nuevas y buscan aventuras y las que no les gustan las princesas y prefieren cars. Ole por todas y que elijan lo que prefieran sin que nada las condicione.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *