7 Consejos para pasar la Nochevieja con niños fuera de casa

¿Vais a pasar la noche de fin de año fuera de casa con los peques por primera vez? ¡Nos parece una idea fantástica! Os damos 7 recomendaciones para pasar la Nochevieja con niños fuera de casa y entréis en el año nuevo con buen pie.

La Nochevieja con niños fuera de casa

Restaurantes, hoteles, balnearios, estaciones de esquí, casas rurales, espectáculos, en casa de los abuelos o en el pueblo. Da igual donde tengáis planeado pasar la noche de fin de año, atentos a estos 7 consejos para pasar la Nochevieja con niños fuera de casa.

1.- Escoge el plan más adecuado para tus hijos

Ten en cuenta su edad, sus hábitos y sus gustos personales. La Nochevieja no es un buen momento para improvisar o ponerles a prueba. Por más actividades que haya en el establecimiento diseñadas para ellos, nadie disfrutará mucho en un hotel balneario si a tu peque le da miedo el agua. ¡Seguro que ya lo has tenido en cuenta a la hora de escoger el mejor destino para toda la familia!

Cuando lleguéis a él, estudia la lista de opciones que hay para los niños para que pueda disfrutar de las cosas que más le gustan. A la hora de cenar, no le obligues a probar cosas nuevas si no se siente receptivo. La Nochevieja es una sola noche al año y estáis fuera de casa. No es el mejor momento para tratar de conseguir que haga cosas que generalmente se niega a hacer. Si quieres evitar los berrinches, no le regañes porque no quiere comerse las verduras. De vuelta en casa, ¡seguro que consigues que lo haga!

2.- Ellos son parte del plan, haz que les resulte entretenido para que no se aburran

La sobremesa de los peques no es, ni mucho menos, tan larga como la nuestra. Ellos se cansan y aburren antes y hay que buscar formas para entretenerles o mantenerles sentados a la mesa con nosotros. Una buena idea puede ser compartir la Nochevieja con otras familias con niños. De esta forma, podrán jugar entre ellos y apenas tendréis que entretenerles vosotros.

Pero si no es vuestro caso, o hay mucha diferencia de edad entre los peques, siempre podéis recurrir a otras alternativas: manteles de papel individuales para dibujar, cuadernos de colorear, cuentos, tablets interactivas, pizarras o tabletas de dibujo e incluso juegos de mesa de viaje son algunas de las actividades que os pueden salvar de tener que levantaros de la mesa y salir corriendo detrás de ellos.

3.- Ten en cuenta sus hábitos y haz que se sienta cómodo

Los niños necesitan sus rutinas, los hábitos de vida a los que están acostumbrados les dan seguridad.

Respeta sus horas de sueño, aseo y comida. Los niños necesitan sus rutinas, los hábitos de vida a los que están acostumbrados les dan seguridad. Por eso, es una buena idea que esa misma tarde busques un hueco para que podáis ir juntos a un parque infantil, que vea su serie de dibujos favorita, meriende lo que más le gusta, descanse bien y deis juntos ese paseo a primera hora de la tarde que tanto os gusta. Que la rutina general del día a día del peque se vea afectada lo menos posible hará que su actitud sea más positiva de cara a la noche. Y haced cosas divertidas durante el día. Si os vais a un sitio con nieve, ¡se lo pasará genial!

Nochevieja con niños fuera

4.- Sus fetiches, siempre a mano

No te olvides de meter en la maleta un par de sus juguetes y cuentos favoritos. En un ambiente desconocido o poco habitual harán que se sienta con mucha más confianza y no acabe en tu regazo o detrás de tus piernas toda la noche.

5.- Una larga siesta

Si quieres que tu peque dure más tiempo despierto, tendrás que procurar que duerma una larga siesta. Puedes probar a mantenerle entretenido durante toda la mañana, para que no sienta la tentación de echar una cabezadita antes de comer y después llegue a la noche cansado.

Echaos la siesta juntos. Es un hecho comprobado que los niños pequeños descansan más y mejor cuando duermen en compañía de sus padres.

6.- Un viaje entretenido

En los viajes en carretera con bebés, es imprescindible parar cada hora y cuarto para evitar la asfixia postural.

Lo ideal es que escojáis un destino y un medio de transporte que os permita desplazaros de forma rápida para que los peques no se aburran ni se agobien. Los trayectos de más de una hora y media con niños pequeños a bordo pueden convertirse en una odisea interminable plagada de pequeñas paradas intermedias.

Si vuestro destino exige que estéis muchas horas en carretera, tendréis que parar cada hora y cuarto para atender las necesidades del niño. Si éste es muy pequeño, sacarle de la silla del coche en cada parada es imprescindible para evitar la asfixia postural. ¡Tanto a la ida como a la vuelta!

7.- De vuelta a casa

Tras unos días festivos y de vacaciones, la familia al completo necesita readaptarse progresivamente a la vuelta a la rutina. Habrá que preparar la vuelta al cole o a la guarde de los más peques, hacer una limpieza general o poner orden en la casa, llenar la nevera y seguro que hay decenas de lavadoras por poner… Tomároslo con calma. Dividíos el trabajo y daros unos días de tiempo para ir volviendo poco a poco a la normalidad. Los peques son como esponjas. Si os estresáis, ellos se contagiarán de vuestra tensión y será todo mucho peor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *