9 cosas que pueden aprender los niños en el campo en invierno

Las mañanas soleadas de invierno son fantásticas para ir de excursión con los peques al campo. En esta época del año, el campo sufre tantos cambios que resulta especialmente atractivo para los más pequeños de la casa. ¡Te enseñamos 9 cosas que pueden aprender los niños en el campo en invierno!

Una mañana de sábado, la tarde perdida de un domingo o un día entero festivo… ¡Seguro que encontráis ocasión para acercaros con los peques a descubrir todo un mundo mágico en el campo! Te proponemos 9 divertidas actividades para que los niños disfruten y aprendan al mismo tiempo al aire libre:

1.- Aprender a tirar una piedra al agua para que rebote varias veces. ¡No es tan fácil como parece! Hace falta coordinación y puntería. ¡Pero aunque no siempre se consiga, es un juego muy curioso y divertido para los más peques! Es una actividad sensorial (escuchar el sonido del chapoteo de la piedra en el agua, observar las ondas que genera, etc.). Además, pondrán a prueba el método de ensayo-error y descubrirán que el entrenamiento y la constancia tiene su recompensa. ¡Sólo hace falta técnica y práctica para que acaben dominando la técnica!

2.- Descubrir que a algunos árboles se les caen las hojas y a otros no. El campo es el escenario perfecto para explicarles la diferencia entre los árboles de hoja perenne y los de hoja caduca. Para los más pequeños es algo de lo más curioso. Los que no son tan chiquitines pueden clasificar las distintas especies de árboles por sus hojas, catalogarlas y tratar de descubrir los nombres de cada uno de sus árboles después en casa.

3.- Conocer qué sirve de alimento a los animales silvestres. Bayas, semillas o raíces. Muchas de las cosas que no son comestibles para nosotros, son aprovechadas por los animales. Enseñadles qué animales se alimentan de ellas y la importancia de conservarlas para ellos y ser respetuosos con el medio ambiente.

4.- Saber qué son los hongos y dónde crecen. Muchas empresas de turismo activo organizan excursiones micológicas. Esta actividad es apta para gente de todas las edades, también para niños pequeños. Siempre es bueno que aprenda que algunos pueden ser venenosos y animarle a probar los que son comestibles. Así conseguiremos incluir nuevos alimentos en su dieta y animarle a descubrir nuevos sabores.

5.- Conocer qué es la berrea. En zonas de gran población cérvida se organizan excursiones en quads o todoterrenos para escuchar el impresionante sonido de los machos llamando a las hembras. También es posible avistar a estos maravillosos animales con prismáticos o desde cierta altura y conocer más sobre la vida de los ciervos y de otros animales del entorno. Una experiencia tan divertida como educativo, y para toda la familia.

6.- Descubrir que las castañas crecen en el árbol envueltas en un erizo. Muchos peques se sorprenden cuando ven el estado natural de muchos de sus alimentos favoritos. Nunca está de más enseñarles de dónde provienen, cómo crecen, cuál es su aspecto natural y cómo llrgan hasta nosotros,

7.- Conocer la labor de las hojas secas. El ciclo de la naturaleza es más fácil de entender sobre el terreno. Explicadles que todo tiene su labor en la naturaleza y hacer que lo vean con sus propios ojos puede ser otro de los objetivos de vuestra excursión familiar campestre.

8.- Descubrir los animales que viven bajo el manto de hojas secas. Un poco de exploración y de mancharse las manos siempre viene bien. Algunos se pueden ver a simple vista y para encontrar a otros, hará falta una lupa. ¡Retadles a que se atrevan a buscarlos!

9.- Hacer construcciones con piedras y palitos. Una casita para pájaros o un fuerte del oeste… Si lleváis con vosotros un rollo de cuerda fina de cáñamo unir las distintas piezas de vuestra construcción natural, ¡será pan comido!

niños en el campo en invierno

Las excursiones al campo hacen que los niños entren en contacto con la naturaleza y fomenta el amor y el respeto en ellos por las especies animales y vegetales que nos rodean. Hazle escuchar el sonido de los pájaros o probar el agua que fluye libre en un río. ¡Se lo pasarán pipa y aprenderán muchísimas cosas! Animaos a organizar este invierno una o varias salidas al campo con los peques. ¡Y disfrutad con sus descubrimientos y su aprendizaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *