la memoria en los niños

Por qué los bebés no tienen recuerdos: cómo funciona la memoria en los niños

Si nos ponemos a recordar, seguro que descubrimos que atesoramos recuerdos de nuestra infancia de cuando teníamos 10, 7 e incluso 5 años. Probablemente recordaremos la primera bici que nos trajeron los Reyes Magos o aquel cumpleaños tan divertido que celebramos en casa. Sin embargo, es muy difícil que tengamos memoria de escenas vividas a los 2 ó 3 años. Y es que, por lo general, nuestra memoria a largo plazo no funciona antes de los 3 años.

la memoria en los niños

Cómo funciona la memoria en los niños

Esta falta de recuerdos desde el nacimiento hasta los 3 años de vida se denomina amnesia infantil. Algunas teorías defienden que es una cuestión biológica. Hasta esa edad, el cerebro no se habría desarrollado lo suficiente como para que los recuerdos a largo plazo pudieran ser almacenados. Según esta teoría, los niños no tendrían capacidad de recordar bien las cosas y aprenderían por repetición, con la ayuda de los hábitos y las rutinas.

El rápido nacimiento de muchas neuronas nuevas en un cerebro bloquea el acceso a los viejos recuerdos hasta los 3 años.

Otras teorías, como la neurogénesis,  aseguran que los niños sí son capaces de recordar y almacenar sus recuerdos, incluso cuando son muy pequeñitos, pero que los pierden más rápido que los adultos. Esto es debido a que el cerebro de los niños está en constante crecimiento. De hecho, dobla su tamaño desde el nacimiento hasta los 3 años. El rápido nacimiento de muchas neuronas nuevas en un cerebro bloquea el acceso a los viejos recuerdos hasta los 3 años. A partir de ese momento el crecimiento es más lento y, por lo tanto, se vuelven capaces de empezar a almacenar recuerdos para siempre.

la memoria en los niños

Entonces, ¿por qué somos incapaces de recordar de lo que nos sucedió antes de los 3 años? Mientras la psicología sí que atribuye la capacidad de almacenar recuerdos a los niños y asegura que la amnesia infantil se debe a que los recuerdos de nuestra infancia quedan reprimidos, la hipótesis neurológica atribuye esta amnesia a la producción masiva de nuevas neuronas en los primeros años de vida.

la memoria en los niños

Según esta teoría, la actividad del hipocampo (cuya principal función es la consolidación de la memoria y el aprendizaje) es especialmente intensa hasta los 5 años, impidiendo a los recuerdos fijarse y almacenarse de forma estable.

Durante los primeros 3 años de vida, nuestras neuronas establecen conexiones entre ellas a una velocidad irrepetible.

Que los niños pequeños no sean capaces de almacenar sus recuerdos es una paradoja, ya que precisamente durante los 3 primeros años de vida el ser humano tiene una capacidad de aprendizaje y desarrollo infinitamente mayor a la que tendrá el resto de su vida. Durante los primeros 3 años de vida, nuestras neuronas establecen conexiones entre ellas a una velocidad irrepetible y el cerebro alcanza su máximo desarrollo.

la memoria en los niños

¡Pues resulta que es toda una incógnita! Aunque son diversas las teorías e hipótesis que desde la neurología, la ciencia médica y la psicología tratan de encontrar una respuesta. Lo que sí está demostrado, es que las vivencias de un niño durante los primeros años de su infancia marcarán tanto su desarrollo como la formación de su personalidad, y le dejarán una huella de por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *