resfriados

La estabilidad emocional, un factor clave contra los resfriados en bebés

Ni los calcetines de lana ni la vitamina C. ¡Nada mantiene más altas nuestras defensas que la felicidad! Según los especialistas, los niños se resfrían entre 6 y 12 veces al año durante los primeros 4 ó 5 años de vida. Pero los que se sienten queridos, reducen las estadísticas. Los expertos lo aseguran: los niños felices sufren menos resfriados, están más sanos y se reponen antes de las enfermedades.

resfriados

Llega el frío y con él, los primeros resfriados. Un mal común a todos los peques que nos trae de cabeza a las mamis hasta prácticamente la primavera. Seguro que ya conoces todos los remedios tradicionales que se suelen recomendar para evitar el resfriado común: zumo de naranja, lavarse las manos, hidratarse mucho, evitar los besos en la cara, no abrigar a los niños en exceso, hacer más actividades al aire libre, evitar los ambientes secos, etc. ¿Pero sabías que un niño feliz es menos propenso a resfriarse?

Niños felices, menos resfriados

Así es. Si tu peque está contento, su sistema inmunológico también lo está. El estrés asociado al malestar psicológico disminuye las defensas y nos dejan más expuestos a los resfriados y otras enfermedades. Según el pediatra y director del Hospital del Niño de La Paz, Joseph Enau, la estabilidad emocional en la familia, en la escuela y con los amigos es un factor importante para evitar los resfriados. Por este motivo, si un niño se siente amado y protegido, tiende a resfriarse menos y superar los resfriados en mucho menos tiempo.

resfriados

El entorno del niño es importante. Y los padres jugamos un papel fundamental. Los peques son como esponjas. Y los adultos afectados por el estrés transmitimos nuestro estado de ánimo a los chiquitines de la casa. Todo lo cual puede afectar su estado inmunológico. El malestar psicológico provoca la disminución de las defensas. Éstas no reaccionan adecuadamente ante las enfermedades.

Esto no significa que debamos olvidarnos de las medidas preventivas clásicas. Pero sí que debemos prestar más atención al factor emocional. El malestar psíquico provoca una bajada de defensas que exponen más a los niños a las enfermedades. El malestar físico disminuye su bienestar psicológico. Para no crear un círculo difícil de romper, lo mejor es no caer en él.

Por este motivo lo mejor es combinar las medidas preventivas para los resfriados, con actividades divertidas. Así reduciremos el estrés en los peques y mantendremos alto su estado anímico. ¡Con independencia de cuál sea el nuestro!

resfriados

actividades que hacen felices y relajan a los peques.

1. Jugar con plastilina. La plastilina tiene múltiples beneficios para los niños. Les entretiene, les relaja y potencia su desarrollo en múltiples facetas.

2. Musicoterapia. A los peques les encanta escuchar música y bailar. Ambas actividades son geniales para su desarrollo y bienestar. Para relajarse, nada mejor que escuchar música relajante.

3. Jugar con agua y arena. Los juegos sensoriales son increíblemente beneficiosos para los más peques de la casa. El agua y la arena son dos elementos naturales a los que podemos sacar mucho partido. Disfrutar de un buen baño caliente mientras juegan con sus muñequitos de goma o hacen pompas de jabón, y salir a jugar con el arenero al parque, es una estupenda terapia para nuestros hijos.

4. Salir a jugar al parque más a menudo. Los ambientes cerrados son deprimentes y propician el contagio de gérmenes. El ejercicio al aire libre es tan sano para su cuerpo como para su mente. Y el contacto con otros niños es un factor clave para su estabilidad emocional.

5. Risoterapia. ¡La risa cura todos los males! Y nada mejor que una buena batalla de cosquillas con papá y mamá para sentirse querido y arropado.

6. Contacto físico y emocional. Las caricias son relajantes y nos hacen sentir queridos y cuidados. No desaproveches la ocasión de decirle a tu peque cuánto le quieres mientras le abrazas debajo de la mantita en el sofá.

7. Pasar más tiempo en familia. Aunque a veces resulte complicado, levantarnos 15 minutos antes para poder desayunar todos juntos, merendar en el parque una vez a la semana, ir a hacer la compra todos juntos o compartir con nuestro peque su serie animada favorita, puede hacer milagros en nuestra vida familiar.

resfriados

Evitar las carreras a primera hora de la mañana, no discutir delante de los niños, tirarnos al suelo para jugar con ellos de vez en cuando y leerles cuentos antes de acostarnos son otros factores que podemos tener en cuenta para mantener un correcto equilibrio emocional que nos haga ser una familia sana psicológica y físicamente.

Un comentario en “La estabilidad emocional, un factor clave contra los resfriados en bebés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *