Baby Led Weaning (BLW): mucho más que comer sólidos

El método BLW (Baby Led Weaning) o alimentación autorregulada por el bebé, consiste en alimentar al bebé combinando sólidos con la lactancia a partir de los 6 meses. Es un método de alimentación complementaria característica de la crianza con apego, muy extendido en Estados Unidos y que está teniendo una muy buena acogida en Europa. Consiste en que desde que se deje que el bebé coma él solo alimentos en estado sólido desde el mismo comienzo de la introducción de alimentos.

Qué es la BLW o alimentación autorregulada

Según el BLW, dejar que el niño experimente con la textura, forma, olor y sabor de los alimentos permite que el pequeño establezca una relación con la comida mucho más adecuada. Se deja al bebé a elegir respetando sus decisiones y permitiendo al pequeño comer a su ritmo.

Los padres, simplemente suministran la comida al bebé dejándole espacio y tiempo para que él mismo decida qué quiere comer, cuánto y en qué orden. Así se respeta y aprovecha el instinto y la tendencia natural de los niños a probar la misma comida ingieren los adultos, fomentando un buen hábito de consumo y una dieta equilibrada.

baby led weaning

La BLW es un método de alimentación que se ha puesto de moda, sí. Pero también está respaldado por múltiples estudios como éste de Reino Unido. Al respetar los ritmos de hambre y saciedad del bebé, también se evita que coma más de lo que necesita y se previene la obesidad infantil. Y al ofrecerle alimentos sanos y variados, se enseña al peque a comer equilibradamente.

¿Por qué es bueno el método BLW?

  • Fomenta una buena relación del bebé con la comida. Dejando al bebé “jugar” con los alimentos le estamos ayudando a asociar sensaciones positivas a la comida.
  • Desarrolla los sentidos y la capacidad manual al conocer nuevas texturas, olores y sabores y manipular la comida, se desarrollan mucho más rápido la psicomotricidad fina y sus sentidos.
  • Se educa en la autosuficiencia. Al regularse solo, el bebé aprende a tener el control, a tomar decisiones y a no depender de sus padres para alimentarse.
  • Desarrollo de la propia personalidad. Al poder elegir por sí mismo, el niño pronto manifiesta sus propios gustos personales ya que distingue antes sus alimentos favoritos.
  • Mejora la comunicación y la comprensión entre padres e hijos. Ya que de esta manera, los padres aprenden a estar pendientes de las decisiones de su hijo, sin imponerle las propias.
  • Mejora la dieta de la familia. Si se permite al bebé comer la misma comida que los mayores o incluso directamente del plato de los padres, la familia al completo adapta su dieta a comidas sanas y nutritivas, buenas tanto para el bebé como para ellos mismos.
  • Se evita que los niños acepten sólo la dieta triturada. Un mal frecuente en muchos niños pequeños es, que al comenzar su alimentación con purés, después les cuesta muchísimo admitir y gestionar sólidos.

baby led weaning

Evidentemente, todas estas ventajas por norma general también se terminan adquiriendo antes o después por parte de los niños que inician su dieta con purés, solo que la BLW permite (por así decirlo) adoptarlas de forma adecuada y natural desde el principio.

Inconvenientes del BLW

Como cualquier otro método, tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Al fin y al cabo, deben ser los padres los que decidan si compensa o no, como cualquier otro. Aunque en este caso, los inconvenientes suelen ser más para los padres que para el bebé, estos son los principales:

  • No apto para maniáticos de la limpieza. Al permitir que sea el bebé quien manipule la comida desde que es muy pequeño, manchará mucho con bastante probabilidad. Para evitar molestias, es mejor que este método se ponga en práctica en sitios de la casa fáciles de limpiar (mejor que se ensucien los azulejos de la cocina que la pared pintada del salón), con babero grande (y mejor con mangas) y muchas servilletas de papel y toallitas húmedas a mano. Al principio, el bebé jugará con la comida. A cambio de todo el lío, ¡la experiencia es de lo más divertida! Y siempre podéis poner un hule en el suelo bajo su trona para evitaros tener que limpiar el suelo.
  • Temor de los padres al atragantamiento. Ofrecer al bebé alimentos sin triturar, en trozos grandes, dejando que los coma él solo y aprenda a masticarlos aún sin dientes causa a muchos padres un gran temor a que el bebé se atragante. En realidad, resulta muy improbable que esto suceda, sobre todo con la obligatoria supervisión de los padres. De cualquier forma, se puede suavizar el método dejándolo todo en trocitos mínimos antes que sufrir innecesariamente. Eso sí, nunca manifiestes tensión ni ansiedad mientras tu bebé come. Ellos captan muy fácilmente los sentimientos de los padres y no es conveniente que relacione algo negativo con la comida.
  • No es apta para todos los niños. Aunque sus defensores más férreos de cualquier teoría indiquen que es la mejor forma y la más natural de proceder, muchas veces la experiencia como madres nos indica otra cosa. Cada niño es un mundo y aunque puedan tener más o menos las mismas necesidades y características comunes en función de su etapa de desarrollo, hay niños que se atragantan con tan solo unas miguitas de pan y otros que son capaces de gestionar muy bien grandes trozos de comida ellos solos.

baby led weaning

¿Y qué hago si se atraganta?

Voy a empezar por destacar que atragantarse no es lo mismo que ahogarse. Cuando empiezan a comer sólidos es natural que los bebés se atraganten de vez en cuando, igual que cuando empiezan a caminar se caen. Los bebés, como el resto de personas, tienen mecanismos de defensa innatos que actúan cuando esto sucede. Normalmente tosen o les dan arcadas y así expulsan la comida que no pueden ingerir.

El proceso natural evolutivo y la práctica diaria les permiten ir mejorando sus habilidades en todas las áreas de desarrollo. No obstante, ningún ser humano está nunca a salvo de la posibilidad de atragantarse por lo que resulta muy útil conocer qué hacer en estos casos, tanto si nuestro bebé comienza su alimentación con purés o con alimentos en estado sólido.

Si se trata de un bebé menor de 12 meses, este vídeo explica la mejor técnica a seguir para prestar los primeros auxilios:

Si el niño es mayor de un año, la técnica en cambio es la siguiente:

Cómo iniciar el BLW  con el bebé

Lo ideal es comenzar con este método antes del primer año, cuando el bebé está en plena fase de descubrimiento del mundo que le rodea y comienza su alimentación complementaria. Eso sí: es importante que el peque ya se sostenga por sí mismo sentado correctamente, con la espalda recta y el cuello alto.

Como la psicomotricidad tarda en desarrollarse, podemos ayudarle cuando tenga dificultades para coger algún alimento. En este caso, la manera correcta de hacerlo es ofrecérselo sin obligarle a que lo tome si no quiere.

En este vídeo, el pediatra Carlos González explica cómo se ha de iniciar la alimentación complementaria:

Al principio, el bebé cogerá porciones grandes de alimento (más grandes que su mano) y las roerá los bordes. Más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza para coger pedacitos más pequeños. El siguiente paso sería el tenedor, más sencillo de utilizar para ellos que la cuchara.

Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, se debe poner a su alcance comidas variadas, sanas y adecuadas a su edad. Desde los 6 meses son adecuados los cereales, la fruta, la verdura y la carne y el pescado cocidos.

Con el paso de los meses, se introducirán poco a poco nuevos alimentos y formas de cocinar, así como el uso de cubiertos, hasta que finalmente el peque acaba comiendo lo mismo que los demás. Esto suele suceder alrededor del primer año.

baby led weaning

Por supuesto, los alimentos deben seguir siendo siempre saludables para que el bebé se acostumbre a comer de forma sana y equilibrada, limitando en lo posible el azúcar y las grasas saturadas.

¿Y cómo se introducen los grupos de alimentos?

La alimentación autoguiada no concede importancia a la clásica tabla de introducción de alimentos por grupos y en períodos ordenados de tiempo. Tradicionalmente, los pediatras aconsejaban a los padres ir introduciendo primero los cereales o la fruta, después las verduras, después el pollo, etc. para evitar y prevenir la aparición de alergias en los bebés.

Sin embargo, desde hace más una década abundan los estudios que demuestran que este proceder no afecta a la aparición de las alergias y que, de hecho, para prevenirlas es mejor introducir los alimentos de forma variada cuanto antes en la dieta del bebé. Mejor de uno en uno cuando son nuevos, para poder observar su reacción en las primeras 12 ó 24 horas.

¿Y mi bebé estará bien alimentado?

Por supuesto. Tanto si escogéis los triturados como los alimentos sólidos, en esta etapa de su vida la leche materna (o, en su defecto, de fórmula) continúa siendo su principal fuente de nutrientes y deberá seguir consumiéndola a demanda.

Todo lo demás, es alimentación complementaria. Depende de los padres el optar por un método u otro para administrársela. Los pediatras aseguran que de una forma u otra, el peso de los bebés no suele variar de forma importante en función del método que se aplique para introducir los sólidos en su dieta.

Nuestra experiencia con la BWL

En el caso de mi hijo, comenzó a comer pan con aceite en los desayunos a los 6 meses, porque veía que era lo que desayunaba su padre. Desde entonces, no hemos perdido nunca la ocasión de darle a probar un nuevo alimento sólido cuando él mismo nos señalaba su interés por él. Siempre que fuera sano y adecuado para él, claro.

He de decir que, aunque avalada por muchísimos pediatras y expertos en desarrollo infantil, nosotros no hemos practicado la BLW de forma “pura” sino combinándola con la alimentación triturada. Sencillamente porque era lo que parecía que a nuestro peque le iba mejor. La verdura, por ejemplo, le gustaba mucho en los purés, pero no había forma de que le agradara asándola, cociéndola o cocinándola a la plancha.

Cada niño es un mundo y a mí personalmente no me gusta ni generalizar ni llegar a los extremos.

2 thoughts on “Baby Led Weaning (BLW): mucho más que comer sólidos

  1. Hola!
    Como inconveniente, yo también añadiría el factor “Presión social”, porque no siempre en el entorno es un método de introducción a la AC conocido 🙂 Es fundamental – y ahí Carlos González lo explica muy bien – no perder de vista que el alimento principal hasta el año es la leche (una toma aporta más calorías y nutrientes que un plato de verduras) para tener confianza en la capacidad del bebé de tomar decisiones acerca de “cuánto sólido debe comer”. Un abrazo! Eli
    http://www.blwideasyrecetas.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *