Ellas todas Madres

Ellas, todas Madres. El post que no puedes dejar de leer

Como ya sabéis, Una Mamá Novata tiene una sección dedicada a Qué leer en la que procuro recopilar todo lo que, como madre novata, he encontrado interesante o conmovedor. Hoy es el día perfecto para compartir un post que leí hace poco y que me emocionó muchísimo. Su autora es la redactora de Ser Madres, un blog precioso sobre las experiencias personales de esta mamá inconformista que pone su corazón en cada letra y consigue hacer palpitar el de sus lectores.

Ser madre te hace sentir plena en muchos aspectos, pero también es verdad que a menudo también te hace sentir insegura y criticada. Algo que cuesta mucho sobrellevar si eres primeriza y que te hace dudar mucho de tu propia capacidad como madre. Sin embargo, no hay una sola forma de hacer bien las cosas y no existe la “madre experta”. Porque cada hijo es único y diferente, cada madre es distinta a otra, cada familia es un mundo aparte con sus propias necesidades y estilos de vida diferentes. Suegras, madres, abuelas, amigas, hermanas… ¡y hasta vecinas! En ninguna otra faceta de nuestra vida como mujeres ninguna de ellas se atrevería a cuestionar nuestras decisiones, pero es un fenómeno curioso el que se da cuando te conviertes en madre… ¡De repente te ves rodeada de “expertas” que no paran de ofrecerte “consejos” contrarios a todo lo que decides hacer por el bien de tu hijo. Desde las “yihadistas” de ésta u otra postura referente a la crianza natural hasta las más extremistas defensoras del biberón que ven con terror como te colocas al bebé con un “turbante” atado al cuerpo. ¡O todo lo contrario! Usas el cochecito y te instan constantemente a llevar a tu bebé pegado al cuerpo porque absolutamente todo es criticable si no lo haces como lo hicieron o lo están haciendo ellas.

Y tanto más molesto resulta el comprobar que los padres no tienen este tipo de prejuicios insanos, ni son constantemente bombardeados con críticas destructivas e inservibles. ¿Por qué nos machacamos tanto las mujeres?

El siguienre post va de todo esto. Está escrito poniendo en cada pulsión de tecla todas las fibras de su corazón de madre y mujer, y es una gran lección de tolerancia y respeto. Os recomiendo que os paséis por su blog para leerlo al completo en su sitio original, yo aquí sólo voy a compartir el principio para respetar la autoría y el mérito de su creadora, pero podéis leer el resto del texto y sus conclusiones personales de su propia mano.

Laura termina su jornada laboral y se dirige a buscar a Jorge a la guardería, su hijo de 9 meses. Ha sido un día duro y aún queda mucho por hacer.

En ese mismo instante Claudia está en su casa con Miguel, su hijo de 10 meses. Ella decidió dejar de trabajar para cuidar de él. Hay muchos días que le faltan manos para llegar a todo y pocos momentos encuentra para ella misma.

María está en el sofá de casa dando el pecho a Ana, su hija de tres semanas. La lactancia materna está resultando más dura de lo que pensaba. La niña demanda mucho y tiene grietas en los pezones. Se siente agotada.

En la otra punta de la ciudad Susana prepara el biberón para Tomás, su bebé de 5 meses. Ha estado limpiando con dedicación los biberones y recogiendo las cosas en los escasos quince minutos que su hijo ha dormido.

Jessica va a casa de los abuelos a buscar a Martín, su hijo de 2 años. Cuando el niño la ve, sonríe de alegría y le pide la teta a su mamá.

Ésta noche Lucía se ha tenido que levantar varias veces porque Alba, su hija de 7 meses, se ha despertado muchas veces y le ha tenido que poner el chupete y acariciarla. Alba duerme en una bonita cuna que su mamá escogió con mucha ilusión durante el embarazo.

Luisa también está cansada. Ésta noche el pequeño Juan se ha movido mucho debido a un resfriado que lleva arrastrando hace tres días. Ellos practican colecho desde que nació su príncipe.

Patricia prepara con dedicación la comida para Valeria, su niña de 8 meses. A la pequeña le encantan los purés que le prepara su mamá y se pone impaciente sólo con ver el plato.

Mientras tanto, en otra ciudad, Sonia prepara la comida para Alberto, su hijo de 10 meses. Después de informarse y aprender acerca de este método, practican BLW (Baby Lead Weaning) desde que empezaron con la alimentación complementaria.

Laura, Belén, María, Susana, Jessica, Lucía, Luisa, Patricia y Sonia. Todas ellas madres.

Madres que quieren a sus hijos como el mayor tesoro de sus vidas. Madres que cuidan de ellos cuando enferman y que día tras día les alimentan, juegan con ellos, les abrazan y llenan el cuerpo de besos y caricias. Madres que se derriten al ver una sonrisa de sus pequeños y que se funden ante el primer “mamá”. Mujeres que se esfuerzan en ser las mejores madres para sus hijos.

Sin embargo, todas ellas se sentirán juzgadas. Juzgadas por escoger dar el pecho o no darlo, juzgadas por llevarles a la guardería o por no llevarles, juzgadas por hacer colecho o no hacerlo, juzgadas por escoger hacer BLW o no…

Pincha aquí para seguir leyendo en el blog de la autora.

También os recomiendo que os leáis este otro post: Y tú, ¿de quién eres? ¿Teta o biberón?, de la misma autora, que comienza así:

Hay días en que parece que haberte convertido en madre es sinónimo de sentarte en un juzgado ante un tribunal popular y empezar a ser condenada por cualquier cosa que hagas.

Ese tribunal estará lleno de pediatras sin carrera universitaria, de matronas sin título, de madres y padres perfectos, (…)

Sigue leyendo

¡Os animo a que felicitéis a la autora por ser tan valiente como para tocar este tema tabú y haberlo tratado con tanta sensibilidad! Yo, desde aquí, me quito el sombrero.

2 comentarios en “Ellas, todas Madres. El post que no puedes dejar de leer

  1. BlogSerMadres dijo:

    Muchísimas gracias por tus palabras guapa y por dedicar un post a esa entrada 🙂 De verdad. Para mi es una de las entradas más especiales que he escrito, quería expresar mucho sin decir demasiado. Veo que lo conseguí. Gracias de nuevo, por todo 😉 Un abrazo y Feliz Día de la Madre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *