Primeros pasos: los zapatos más adecuados

Primeros pasos: los zapatos más adecuados

El peque ya tiene 11 meses y comienza a dar sus primeros pasos, así que está dejando atrás la época de los calcetines antideslizantes para gatear y acabamos de pasar por la experiencia de elegir sus primeros zapatos de suela.

Y como los pies soportan el peso de todo el cuerpo, es muy importante cuidar los pies de los niños durante el primer año de vida para prevenir problemas posteriores. Para ello, sabíamos que era imprescindible elegir un calzado y número adecuado al tamaño de su pie, pero andábamos un poco perdidos en cuanto a las características que debíamos buscar en los zapatos de bebés para acertar.

Primeros pasos: los zapatos más adecuados

Cuando empiezan a dar sus primeros pasos, el calzado ideal para los niños es el que les proporciona equilibrio y estabilidad reuniendo a la vez sujeción y flexibilidad.

Nunca debemos heredar zapatos (cada niño tiene su propia pisada) ni comprar zapatos para niños sin habérselos probado. Si son los primeros zapatos que le compráis, es importante no adquirirlos sin habérselos probado, aunque sepáis el número, ya que cada fabricante utiliza sus propias hormas y el tallaje puede diferir de unos a otros. Además, si compráis online, a no ser que hayáis examinado el modelo antes, os será imposible saber si existen costuras ocultas que puedan lastimar los pies de vuestro bebé.

Si podéis hacer que el peque pruebe los zapatos caminando un poco con ellos por el establecimiento antes de hacer la elección y compra, mucho mejor. Observad los movimientos y las posturas que el niño adopta cuando camina y seguid haciéndolo a lo largo del tiempo también. En caso de duda u observar algún problema, consultar con el pediatra. En caso de que el peque presente alguna patología en el pie o la marcha (dolor en el talón, pies planos, mala posición de los dedos, caminar de puntillas, etc.) también podéis acudir a podólogos (que también los hay infantiles).

A a hora de escoger zapato para los primeros pasos de un niño, hay que fijarse en varias características:

Primeros pasos: los zapatos más adecuados

  • La horma debe ser recta (si la miramos desde abajo, es difícil distinguir qué zapato es el derecho y cuál el izquierdo). De lo contrario, puede deformar los dedos del niño.
  • La puntera ha de ser redonda y cerrada. Para dejar espacio suficiente a los dedos para moverse con libertad.
  • El broche debe estar sobre el empeine. Para conseguir que el pie esté bien sujeto pero tenga también movilidad. Nosotros, personalmente, preferimos los cierres de velcro, aunque también los encontraréis de hebilla y cordones. Estos últimos yo, personalmente, no os los recomiendo, porque los niños tienden a tirar de ellos constantemente jugando y resulta un poco fastidioso…
  • Forro sin costuras. Para evitar rozaduras.
  • Sujeción en el talón con un contrafuerte adecuado. No demasiado rígido y justo por encima del talón, pero no más arriba, para que el niño pueda flexionar el tobillo.
  • Suela antideslizante y flexible. Con pequeños dibujos en relieve para prevenir resbalones y de cuero o de goma, pero flexible. Su altura debe oscilar entre los 3 y 5mm. Nunca más.
  • Material ligero y flexible. Para facilitar que el peque pueda despegar los pies del suelo en cada pisada.
  • La piel es el mejor material porque es flexible y permite la transpiración.
  • El empeine debe ser la parte más flexible del zapato.
  • Un zapato, un niño. Éste es nuestro primer y único bebé, pero una de las cosas que nos dijo la pediatra es que cada niño pisa de manera diferente, así que es conveniente que el zapato sea utilizado sólo por un niño. 

En cuanto a cómo acertar con la talla:

  • Probándole el zapato con calcetines puestos y a última hora del día (cuando todos tenemos los pies más hinchados), debe quedar un dedo de espacio entre la punta de los dedos del pie del niño y la puntera del zapato. Podéis comprobarlo apretando la puntera del zapato mientras se lo probáis al niño o introduciendo sin esfuerzo el dedo índice en el talón. Los niños suelen comenzar a usar sus primeros zapatos con suela cuando calzan un número 19 ó 20 y, si la talla es adecuada, los zapatos le durarán unos 2 meses. 
  • Nunca se debe comprar un zapato de un número mayor para que le valga durante más tiempo porque modifica la pisada del niño y además, el peque puede adquirir malos hábitos o posturas inadecuadas al caminar si el zapato se le sale, se desliza o le pesa.
  • Tampoco se debe de escoger un número menor, pensando que así el pie queda más recogido. El zapato debe proteger el pie del bebé, pero no aprisionarlo ni deformarlo.

primeros-pasos-zapatos-02-una-mama-novata

Y con todas estas indicaciones pediátricas en mente (bueno, ¡más bien apuntadas en una chuleta porque eran muchas!), nos pusimos manos a la obra. Miramos y le probamos al peque muchas marcas diferentes, pero al final las que más nos gustaron fueron estas tres:

Biomecanics. Una marca avalada por el Instituto de Biomecánica de Valencia, un sello de calidad difícil de pasar por alto. Es un calzado que se ha ideado teniendo en cuenta que los niños no suelen dejar de gatear de la noche a la mañana aunque comiencen a dar sus primeros pasos y, teniendo esto en mente, han creado un zapato adecuado y compatible con ambas necesidades.

zapatos-biomecanics-para-bebes-00-una-mama-novatazapatos-biomecanics-para-bebes-01-una-mama-novata

Es un zapato muy cómodo, su suela es de las más flexibles del mercado, los diseños son modernos e informales y el precio ronda los 50€.

El modelo que le compramos a mi hijo para usar a diario es, en concreto, el azul marino que aparece en estas imágenes. La calidad es un pasada: si se rozan, les pasas un paño húmedo o una toallita… ¡Y la piel queda como nueva! Son de la colección de primavera. El diseño es una mezcla entre zapato deportivo y sandalia con puntera cubierta. Con calcetines son perfectas para esta época del año, y sin ellos los puede usar también durante los meses más cálidos (¡si es que le siguen estando bien).

El calzado de Decathlon para bebés también tiene muy buena fama, son de una ligereza sorprendente, extra flexibles y muy baratos. Así que a ellos hemos recurrido para comprarle sus zapatillas de deporte para bebés. Hay varios modelos, pero el precio es de 10€, ¡super económicas!

No le hemos comprado ningún zapato más de momento, pero también nos han gustado mucho los modelos de Suela flexible Flex-zone de Chicco con plantilla fisiológica. El precio y la calidad son comparables a los de Biomecanics (50€). Los diseños también son muy similares, aunque algo más deportivos.zapatos-chicco-primeros-pasos-00-una-mama-novataY bueno, por último, no debemos olvidar que a pesar de que ya use zapatos, es importante que el peque pueda caminar descalzo en casa, sobre la arena o el césped, ya que andar descalzo fortalece y ayuda a formar la planta y los músculos de los pies. ¡Además de que es una gozada disfrutar de las diferentes texturas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *