Almohadas para embarazadas

Almohadas para embarazadas

Las almohadas para embarazadas solucionan una de las molestias típicas del embarazo, sobre todo durante los últimos meses, es lo mal que se duerme. No encuentras postura, te duelen los riñones, tienes ardor de estómago, reflujo, las lumbares te dan pinchazos, la tripa pesa y no puedes ponerte de costado a no ser que uses 80 cojines… Yo lo pasé fatal hasta que Miguel me regaló este modelo de la marca Sanggol que compró en Amazon. Es una almohada XXL en forma de U pensada para todas las etapas del embarazo y la maternidad. Incluye almohada de cabeza y tiene todo el contorno del cuerpo silueteado para prestar soporte de cuerpo entero y proteger de posibles golpes o rodillazos en la barriga durmiendo. Como podéis ver en la imagen, es desenfundable y lavable.

Es especialmente cómoda usándola de lado, con uno de sus laterales entre las piernas, como veis en esta segunda imagen. El inconveniente que tiene es que debido a su tamaño (97cm x 152cm), o tenéis una cama Big King como nosotros o vuestra pareja se va a tener que ir a dormir al sofá ;Palmohadas-embarazadas-00-una-mama-novata

Es carilla: cuesta más de 60€, pero a mí me salvó la vida. Especialmente, durante los últimos meses de embarazo, en los que la usaba elevando la parte de la cabeza con una almohada normal por detrás y así evitaba los ardores y el reflujo 🙂

También puede usarse como cojín de lactancia, así se amortigua más el precio del artículo, pero yo no os la recomiendo con este fin porque en esta modalidad resulta algo aparatosa debido a sus dimensiones.

Almohadas para embarazadas

Otro modelo bastante conocido es Volver ‘N Belly de Leachco, una firma especializada en almohadas para embarazadas. Es bastante más económica, pero tenéis que consultar los puntos de venta en su página web porque creo que es más difícil de encontrar en España.

¿Merece realmente la pena hacer este gasto? Pues depende de lo mal que lo estés pasando. Yo ya no descansaba ni de día ni de noche. Con este artículo se acabó el problema. Me seguí levantando cada dos por tres a hacer pipi y tenía que tomar pastillas para los ardores, pero al menos el tiempo que estaba en la cama, estaba relajada y dormía mejor. Es mucho más cómodo dormir en este “nido” que rodearte de almohadas y cojines sueltos que se mueven y se descolocan cada vez que te mueves lo más mínimo. Probablemente, debido a su precio, yo no me la hubiera comprado pero la verdad es que agradecí muchísimo que me la regalaran.

4 comentarios en “Almohadas para embarazadas

  1. Madre y Blogger dijo:

    Me parece una idea magnífica, yo tenía una almohada de lactancia normal pero me la apunto para regalársela a cada embarazada que sepa que duerme mal! Aunque luego no la amortices con la lactancia… El sueño reparador no tiene precio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *