pocoyo

Pocoyó Cucutrás y Pocoyó Dulces Sueños

No sé si os pasará lo mismo pero mi peque es súper fan de Pocoyó. ¡Es verlo y le entra una alegría tremenda! Cuanto antes de Navidades nos pasamos por una juguetería con él, en seguida reconoció al personaje en las estanterías y se le iban las manitas detrás todo el rato. Así en Reyes, de entre toda la gama de juguetes que tiene este personaje infantil (figuras de baño, peluches, juguetes electrónico-educativos, puzzles, libros de baño y de lectura, peluches, muñecos con actividades, etc.) decidimos pedirle el Pocoyó Cucutrás y el Pocoyó Dulces Sueños, ambos de Bandai.

Pocoyó Cucutrás es para niños de +12m. Tiene 6 modos de juego diferentes: habla, canta, cuenta, juega a las caritas, al escondite y al cucú tras.

Pocoyó Cucutrás

La figura está sentada, el muñeco es bilingüe (español e inglés) y es blandito, como un peluche y lo que hace básicamente este muñeco es mover sus manitas para cubrirse y descubrirse los ojos. Con él, además de jugar, los niños pueden aprender las emociones (estoy triste, estoy contento, etc.) y los números en español e inglés. Por lo demás, resulta un poco sosillo y estático. En este video podéis ver mucho mejor cómo funciona:

La verdad es que a Diego, que tenía 8 meses recién cumplidos cuando abrió el regalo, pasado el momento inicial de escuchar y ver a su personaje favorito, no le entretiene mucho todavía y se lo hemos reservado para más adelante. Es un poco grande para que pueda manipularlo con facilidad y a esta edad, los juguetes más pequeños, que se mueven, se pueden morder, tienen luz y mayor gama de sonidos, le llaman muchísimo más la atención.

Su precio suele ser de 41,95€ pero en algunos establecimientos lo hemos visto por encima de los 50€, así que si pensáis comprarlo, comparad sitios de compra antes de pasar por caja.

El Pocoyó Dulces Sueños, en cambio, es perfecto para este momento. Es un juguete de cuna para bebés de a partir de 0 meses. El concepto es igual al del Gusiluz de toda la vida: es muy blandito y suave para ser apretujado y cuando aprietas su tripita, su cara se ilumina. Pero incluye un par de mejoras: no tienes que mantenerle apretado para que brille, con presionar una vez la luz aguanta unos minutos encendida y, además, es un juguete musical.Pocoyó Dulces Sueños

Es monísimo y tiene un buen tamaño para niños de más de 6 meses pero lo veo un poco grande para bebés más pequeñitos que además de no ser capaces de ponerlo en funcionamiento, podrían chocar con el plástico duro de la carita y hacerse daño.

Cuesta 25,90€ pero en Amazon tienen una muy buena oferta por 17,59€ vigente en el momento de redactar este post (como bajan y suben mucho los precios, os aconsejo estar pendientes).

Ambos muñecos cumplen funciones distintas: el primero, es para aprender a jugar al escondite, al cucutrás y conceptos básicos como los primeros números o las emociones más sencillas. El segundo, es un muñeco para la hora del sueño. Sin embargo, a mí personalmente me gusta mucho más el Pocoyó Dulces Sueños: la estética es muy dulce y entrañable, es menos voluminoso y más manejable, se puede estrujar sin romper (los brazos del Pocoyó Cucutrás son articulados y algo delicados) y el parecido con el personaje animado está más conseguido.

2 comentarios en “Pocoyó Cucutrás y Pocoyó Dulces Sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *