del colecho a la cuna

La transición del colecho a la cuna

Todos los papás que compartimos cama con nuestros bebés, bien sea por comodidad (facilita la lactancia), mera supervivencia (el colecho facilita el sueño familiar) o por gusto (para reforzar lazos) nos planteamos antes o después esta pregunta: “¿hasta cuándo?”. Y es que la transición del colecho a la cuna puede resultar un proceso largo.

La verdad es que no existe un momento exacto para que nuestros hijos empiecen a dormir solos. Cada niño es un caso particular y la transición del colecho a la cuna debe hacerse con paciencia, serenidad y pasito a pasito para no provocar tensiones, temores, ansiedad ni rechazo en el bebé.

La transición del colecho a la cuna

Como el colecho está muy unido a la lactancia, el ritmo de esta última puede determinar el momento clave para comenzar la transición. Si tu bebé ya no necesita tantas tomas nocturnas y es capaz de dormir 8 horas seguidas del tirón, es un buen momento para iniciar el traslado del niño de la cama familiar a una individual.

Hay que tener en cuenta que a todos los niños les gusta dormir con sus padres. Así se sienten protegidos y relajados durante las horas de sueño, las de mayor vulnerabilidad del ser humano. Por este motivo, la transición del colecho a la cuna no ha de ser nunca brusca y se debe seguir un proceso natural. Por ejemplo, las primeras semanas puedes acostarte con tu bebé en su nueva cama, leerle un cuento, ver una película infantil juntos o acariciarle y esperar hasta que se quede dormido para que el proceso no sea tan drástico.

Sea cual sea la medida que adoptes, lo importante en este proceso es que se lleve a cabo con toda la naturalidad posible, que no te dejes llevar por las dudas y mantengas la calma. ¡Y no desesperes! Al final, todos los niños acaban por adaptarse y aceptan dormir solos como una parte más del proceso natural de madurez del ser humano.

del colecho a la cuna

 

2 comentarios en “La transición del colecho a la cuna

  1. Yo tampoco sabía... dijo:

    Mi Bombón durmió con nosotros hasta unas 3 semanas antes q naciera el peque y fue ella misma quien lo decidió, siempre había tenido su cama para cuando quisiera y fue en ese momento con 3 años y medio. Algunas veces se escapa a nuestra cama y siempre es bienvenida jejeje creo q due peor para mí q para ella cuando “se marchó” pero ya lo llevamos bien jejeje Feliz día! Muack!

    • Una Mamá Novata dijo:

      Te entiendo! La verdad es que a mí también me cuesta mucho separarme de mi niño! jejeje Que el colecho genera niños dependientes es un mito muy extendido y totalmente incierto. El tuyo es otro buen ejemplo de ello 🙂 Un saludo y gracias por pasarte y comentar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *