papillas de pescado

La introducción del pescado en la dieta del bebé

El pescado es un alimento importante en la dieta de los bebés, es fácil de digerir y es fuente de proteínas, minerales, vitaminas y de Omega 3. El pescado blanco (merluza, pescadilla, lenguado, gallo, bacalao, lubina, rape) se puede introducir en la dieta del bebé a partir de los 8 meses, aunque muchos pediatras aún prefieren esperar hasta los 10 meses para introducirlo. En cambio, esperaremos hasta el año y medio para empezar a darle el pescado azul (sardina, boquerón, atún, pez espada, etc.)

Puede ser fresco o congelado, pero puesto que el pescado congelado tiene el mismo valor nutritivo que el fresco yo elijo siempre esta opción para prepararle los purés a mi bebé y así evito el riesgo de contagio o alergia debido al parásito del Anisakis. Después, lo descongelo en nevera 24 horas antes.

Al principio, empezaremos por darle pequeñas cantidades de pescado blanco sin espinas ni piel, hervido y triturado. Por ejemplo, unos 30/40gr. de pescado mezclado con puré de verduras, hortalizas o un puñadito de arroz. A los 9-10 meses ya podemos dejarle la papilla menos triturada, con trocitos pequeños, para que el bebé experimente con las texturas y practique la masticación. Muchos bebés prefieren tomar el pescado desmenuzado antes que el triturado, pero nosotros no tuvimos ningún problema con el peque y aceptó su sabor sin problemas desde el principio, tanto desmenuzado con en puré.

pescado-bebes-00-una-mama-novata

Es mejor hervirlo con 5 minutos en poca cantidad de agua para que contenga mayor número de nutrientes (y sin sal hasta el año de edad). Pero al contrario que hacemos con otros alimentos, en el caso del pescado, el agua de la cocción no se usa para la preparación del potito, ya que el pescado desprende sustancias como el potasio y otras sales minerales que es preferible no dar en grandes dosis para no sobrecargar los riñones del bebé. Una vez listo para tomar, yo siempre añado una cucharadita de aceite de oliva en crudo.

Como cualquier otro alimento, a la hora de introducirlo, es importante que se haga en las comidas del mediodía (no por la noche) para ver cómo lo tolera el bebé. Si todo va bien y no se aprecian reacciones adversas como la aparición de manchitas o granitos, diarrea o vómitos, se puede pasar a dárselo en las cenas. Yo se lo di durante 3 días seguidos en la comida y cuando vi que iba perfecto, se lo pasé a cenas alternas. En el caso de producirse alguna reacción alérgica, se debe interrumpir su administración y acudir al pediatra. En muchos casos, los bebés que no admiten determinados alimentos al principio, pueden terminar tomándolos sin problemas tiempo después.

Aunque encontraréis muchas tablas en internet que recomiendan introducir el pescado en la dieta del bebé 5 veces por semana, yo prefiero seguir la recomendación de 3 ó 4 veces por semana en el caso del pescado blanco y una sóla vez a la semana en el caso del azul, que se introduce más adelante. Nosotros le vamos alternando las cenas de verdura con las de pescado y mantenemos la carne, legumbres, etc. en las comidas. Así nos resulta más fácil controlar los grupos de alimentos que toma el peque a lo largo de la semana sin necesidad de hacer tablas y me aseguro de que su dieta sea lo más rica y variada posible.

Un comentario en “La introducción del pescado en la dieta del bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *