lactancia materna en público

Nuevas reacciones adversas contra la lactancia materna en público vuelven a poner los derechos de las madres y de los bebés en el punto de mira

Una madre sentada en el metro de Londres amamanta a su bebé cuando sube un hombre, la ve y le pide que deje de hacerlo o se vaya a otro vagón porque se siente ofendido e incómodo. Comienza una discusión en la que otro pasajero interviene en defensa de la mamá lactante y termina sentándose a su lado y defendiéndola. La lactancia materna en público vuelve a estar en el punto de vista del debate social.

Esta escena es parte de un experimento de Trollstation, un conocido canal británico de youtube famoso por grabar vídeos provocadores filmados en secreto. Como experimento sociológico, parece mentira que todavía hoy en día en una ciudad como Londres una madre lactante se vea obligada a dar explicaciones e intentar que la persona que la está increpando comprenda que lo que está haciendo es algo completamente normal y natural y que dar el pecho en público no es un acto de exhibicionismo. 

Sé que muchas mamás lactantes han pasado por experiencias similares. La verdad es que yo siempre he dado el pecho a mi hijo donde y cuándo el peque lo ha demandado sin ningún tipo de problema. Incluso en establecimientos que tenían salas de lactancia próximas a donde me he sentado con el bebé a amamantarlo, sin que absolutamente nadie nos haya mirado mal, insultado ni echado de ningún lugar. ¡Hasta he asistido a bodas en las que las que una mamá ha dado el pecho sin problemas en el interior de una Iglesia con la mayor naturalidad! ¿Pero qué es lo que les molesta tanto? La visión de un pecho femenino no puede ser, ya que hay carteles publicitarios y escotes que muestran mucho más de lo que un bebé deja ver del pecho de su mamá mientras se amamanta. Tiene que ser, a la fuerza, una cuestión socio-cultural, que podría erradicarse fácilmente educando a la población en la asimilación y aceptación de la maternidad y las necesidades de la infancia. La verdad es que me parece lamentable que en pleno siglo XXI se considere dar el pecho algo impúdico y aún haya madres que se vean obligadas a defender los derechos de sus bebés o que sean avergonzadas en público por amamantar a sus hijos a demanda y libremente. Que a estas alturas estemos tan siquiera debatiendo sobre esto, me parece de lo más absurdo y retrógrado. ¿Acaso se esconderían las personas que atacan a esas madres en un aseo o bajo un trapo para comer?

Pues parece ser que muchas sí que estarían dispuestas. Entre ellas, la presentadora, escritora y actriz Wendy Williams, que estaría dispuesta a dar el pecho en el interior de un coche antes que en la calle. De verdad, el hecho de que haya propias mujeres que vean indecoroso el acto del amamantamiento me parece aún más lamentable. Como lamentable me parece la escena que protagonizó Williams en su propio show, donde afirmó estar en contra de la lactancia materna en público ya que considera los pechos femeninos principalmente órganos sexuales que deben ser escondidos. La actriz Alyssa Milano, una de las mayores defensoras de la lactancia materna, rebatió a la célebre presentadora echando por tierra sus absurdas explicaciones. Lo más curioso, es que durante la entrevista, Williams lucía un sexy vestido rojo con una pronunciada abertura lateral más cercana a su aparato reproductor de lo que jamás estaría un bebé lactante.

Vía | Huff Post y Bebés y Más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *