Las primeras papillas de verduras

Las primeras verduras

Aunque se suele hablar de las primeras verduras como una de las primeras papillas que se introducen en la dieta del bebé, es más exacto hablar de papillas de hortalizas. 

babe with vegetables

A partir de los 6 meses, las hortalizas forman parte de la dieta del bebé, como complemento de la leche, que tiene que seguir estando presente. Se suelen introducir después de la fruta y los cereales sin gluten aunque muchos pediatras dan a elegir a los padres el orden de introducción de estos 3 grupos de alimentos.

introduccion-verduras-04-una-mama-novata

Las verduras aportan al bebé fibra, vitaminas, minerales y oligoelementos. Son alimentos muy saludables porque son antioxidantes, protegen de enfermedades crónicas y ayudan a mantener la salud de tejidos como piel y mucosas del cuerpo. Por todo ello las verduras se encuentran en el segundo nivel fundamental de la pirámide de los alimentos.

three jars of vegetables puree as baby food

Al principio se introducen en forma de papilla a la hora de la comida (entre las 12.00 y las 14.00h) y aunque puede haber discrepancias según los distintos expertos, éstas suelen ser las verduras de inicio que se recomiendan como más adecuadas:

  • A los 6 meses: tubérculos (patata y batata o boniato), semillas verdes de legumbres (guisantes, judías verdes, habas), calabacín, puerro, calabaza, apio, zanahoria, cebolla.
  • A los 6-7 meses: tomate, coliflor, brócoli.
  • A los 12 meses: espinacas, col, remolacha, nabo, espárrago, acelga, lechuga.

A la hora de preparar las papillas de verduras, lo mejor es que al principio no mezclemos más de 2 ó 3 verduras y/u hortalizas para poder observar mejor las posibles reacciones del bebé. Se puede ir cambiando el tipo de verdura cada 2 ó 3 días.

Lo mejor es preparar los purés con una mezcla similar a la que utilizaríamos para consumir nosotros mismos y así ir familiarizando al peque con los sabores. Por ejemplo: puré de patata y zanahoria, de calabaza y guisantes o de judías verdes con patata y cebolla.

Más tarde, se recomienda preparar las verduras acompañadas de otros alimentos como legumbres, arroz, y/o carne o pescado, siempre en forma de puré. A partir de los 8-9 meses ya se pueden ir dejando algunos trocitos más grandes para que empiecen a masticar y probar nuevas texturas diferenciando las distintas verduras.introduccion-verduras-08-una-mama-novata

Antes de hervirlas, las hortalizas se han de lavar y pelar cuidadosamente. Después se hierven con agua (no demasiada para conservar bien sus propiedades) y durante el menor tiempo posible para que los alimentos no pierdan nutrientes. No se añade nada de sal a las verduras hasta los 12 meses. Pero sí se recomienda añadir un poco de aceite de oliva en frío a la papilla lista para tomar. Si sale espeso, se puede aclarar con un chorrito de la leche que se le da al peque o con un poco más del agua de cocción si se ha reservado algo de ella. Y si queda demasiado líquido, puede espesarse con un cacito de los cereales que toma a diario.

introduccion-verduras-05-una-mama-novata

Las papillas elaboradas con hortalizas se pueden guardar en la nevera tapadas herméticamente durante 24 horas o congelarse para consumir más adelante, descongelándolas en el frigorífico 24 horas antes. A la hora de calentárselas para dárselas al bebé, pero sólo un poco porque el recalentamiento aumenta el nivel de nitritos en las verduras. Los recipientes de plástico indicados para congelación o los tarritos de cristal con cierre hermético de rosca son perfectos para su congelación aunque en los de cristal, se debe procurar dejar un dedo de aire antes de cerrarlos, para evitar que estallen (podéis reutilizar los frascos de los potitos si le dais alguno ocasionalmente).

jars of various baby food and spoons isolated on white

Enlaces relacionados:

Enlaces relacionados:

7 comentarios en “Las primeras verduras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *