¿Manta de juegos o alfombra de foam¿

¿Manta de juegos o alfombra de foam?

Nuestro bebé ha cumplido ya los 4 meses y comienza a darse el solito la vuelta y a incorporarse sobre sus bracitos. Aún no intenta gatear, pero ha empezado a explorar sus habilidades e intenta reptar boca abajo (¡aunque el pobre aún no consigue moverse del sitio!). Nos pareció que ya era el momento de buscar un tapete de actividades para apoyar sobre el suelo que le ayudara e incentivara a desarrollar la actividad motora típica de esta etapa de crecimiento. Y la duda era: ¿elegimos una manta de juegos o una alfombra de foam?

Hasta ahora, nuestro peque había usado en pocas ocasiones el típico gimnasio de actividades para bebés, compuesto por una mantita que suele incorporar distintas texturas, espejitos y sonidos y una o más barras de las que cuelgan distintos juguetitos con música, sonido y/o luces.

manta-juegos-o-alfombra-foam-08-una-mama-novata

Gimnasio infantil con una barra de actividades.

¡Podemos contar con los dedos de una mano las veces que el peque ha usado este juguete! Los muñequitos no le entretienen más de 10 minutos y al final siempre se cansaba pronto de estar boca arriba y pedía ser incorporado. Hay modelos que incluyen un pequeño cojín que permite que el niño se sostenga boca abajo y le ayuda a levantar la cabecita y a fortalecer cuello y brazos, pero al final todos los gimnasios infantiles tienen un espacio de movimiento más limitado que las alfombras de juego porque su objetivo no es que el niño se desplace por ellas, sino que explore con manos y pies los juguetitos colgantes y las texturas escondidas en la manta y ensaye movimientos de coordinación.

¿Manta de juegos o alfombra de foam¿

Gimnasio infantil con barra doble de actividades y cojín de apoyo.

Conozco otras mamás a las que les ha ido muy bien utilizar el gimnasio para bebés con sus niños (y como lo que a un bebé no le gusta una semana, a la siguiente puede que le vuelva loco), siempre pensamos que quizás lo utilizaría más “un poquito más adelante”… ¡Pero el nuestro pasó directamente a girarse sobre sí mismo para intentar reptar sin dar mayor muestra de interés por esta actividad!

Llegado este punto, nos planteamos comprarle una superficie de juego sobre el suelo que le permitiera reptar por ella al principio y comenzar a gatear más adelantey nos encontramos con dos opciones: la manta de juegos o la alfombra de foam (Goma Eva).

¿Manta de juegos o alfombra de foam¿

Manta de actividades con distintas texturas, espejitos y sonidos.

¿Manta de juegos o alfombra de foam¿

Alfombra-puzzle de foam con distintas piezas y formas para encajar entre sí.

Las mantas de actividades son similares a las que incluyen los gimnasios para bebés aunque de un tamaño mayor para permitir que los peques se desplacen por ellas (suelen ser de metro y medio o dos metros) y de forma cuadrada o rectagonal. Mantienen las distintas texturas para explorar (por ejemplo: algodón liso y rugoso, terciopelo, raso, etc.) y juguetitos escondidos tipo espejitos con solapa que el peque tiene que levantar para descubrir debajo, anillas, sonajeros, etc. Son muy bonitas, alegres y coloridas para despertar la curiosidad del bebé y se colocan directamente sobre el suelo. Sin embargo, no nos convencieron del todo debido a que cuando el niño comienza a intentar desplazarse sobre ella, la tela como es natural se desplaza y el peque la arrastra tras de sí.

manta-juegos-o-alfombra-foam-05-una-mama-novata

Las mantas de juego son suaves y mullidas.

Las alfombras de foam o puzzles gigantes de Goma Eva, en cambio, sí que nos parecieron una buena alternativa, ya que presentan mayor apoyo para el gateo y sirven como amplia superficie de juegos. Recogen menos polvo y suciedad que las alfombras textiles y presentan la gran ventaja de poderse adaptar a distintos espacios y al crecimiento del niño, ya que como se componen de piezas encajadas entre sí, pueden llegar a ser tan grandes como uno quiera o tan pequeñas como el espacio disponible y se puede jugar con su forma. Para ello, basta con añadir o quitar piezas. Son muy similares a un tatami y súper fáciles de limpiar.

manta-juegos-o-alfombra-foam-03-una-mama-novata

La mayoría incluyen abecedarios y/o números para que el peque aprenda jugando con ellas.

Su superficie es también muy colorida y aunque es lisa, presenta cierta rugosidad en su cara exterior para evitar resbalones. En el interior de cada pieza suele haber letras, números o figuras también encajables para que los niños jueguen con ellas, aunque hay que tener mucho cuidado al escoger un tapete de foam con dibujos que no contengan piezas demasiado pequeñas para que el bebé pueda tragárselas.

manta-juegos-o-alfombra-foam-01-una-mama-novataLas piezas son muy ligeras y fácilmente manejables aunque, eso sí, ocupan mayor espacio recogidas que una manta de actividades por tratarse de piezas semi-rígidas. Pero siempre pueden quedarse extendidas en el suelo de la habitación infantil a modo de alfombra o superficie de juegos.manta-juegos-o-alfombra-foam-06-una-mama-novataOtra ventaja adicional, que nos ayudó mucho a decidirnos, es que son evolutivas: los niños de mayor edad también pueden entretenerse jugando con ellas ya que al tratarse de puzzles gigantes, ¡pueden jugar a las construcciones con ellas!

manta-juegos-o-alfombra-foam-02-una-mama-novata

Antes de comprarla, quisimos informarnos bien sobre estos productos (ya que están fabricados con goma y los bebés chupan estas alfombras y restriegan manos y pies contra ellas) y leímos que  la OCU desaconsejaba su uso en un estudio del 2009 por contener tóxicos (sustancias químicas poco recomendables) en cantidades elevadas. Entre ellos, formamida, un producto industrial que se usa para eliminar el olor a goma y que resulta altamente cancerígeno.

Escribo esto no para alarmar, sino porque soy consciente de que muchos papis vais a toparos con esta advertencia si buscáis información sobre las alfombras de foam por Internet. Sin embargo, no hay motivo para preocuparse, ya que la utilización de formamida está prohibida en la Unión Europea desde 2013 y, respecto al resto de componentes tóxicos de su composición, la UE ha estado vigilando que todo producto introducido en el mercado antes de 2011 haya desaparecido antes de julio de 2013, momento en que entró en vigor la nueva directiva sobre la seguridad en los juguetes.

Para evitar disgustos, lo mejor es adquirirlas en un establecimiento o juguetería especializados, asegurarse de que el producto especifica que está hecho con productos no tóxicos para niños y comprobar que el etiquetado incluye el sello CE de conformidad para asegurarnos de que el juguete ha demostrado el cumplimiento de todos los requisitos especificados.

manta-juegos-o-alfombra-foam-07-una-mama-novata

¡Suscríbete a nuestro blog para no perderte ninguna novedad! Encontrarás el botón de suscripción en la parte de arriba columna lateral derecha de la web.

4 comentarios en “¿Manta de juegos o alfombra de foam?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *