partos inducidos

Verdadero o Falso: los partos inducidos tardan y duelen más

Falso. Cada parto es único y son muchos y diferentes los factores que influyen en lo que se tarda en dar a luz y el grado de dolor del parto. Yo misma tuve, por diferentes motivos, un parto inducido rapidísimo e indoloro. Vamos, mejor imposible. Y la mía no es la única experiencia positiva que conozco con los partos inducidos.

Hay mucho debate en torno a si los partos inducidos están más y mejor controlados que los de embarazos a término o si, por el contrario, conllevan mayor riesgo para la madre y/o el feto. En realidad, nadie sabe cómo va a desarrollarse el parto. Un buen embarazo no es sinónimo de un buen parto y las complicaciones pueden surgir en un solo minuto. En última instancia, la experiencia de parto es única e intransferible en cada mujer y el dolor es, como el paisaje, algo totalmente subjetivo.

También habría que diferenciar entre aquellas situaciones en las que el parto inducido obedece a una necesidad (por diferentes motivos que ponen en riesgo la salud de la madre o del bebé) o el parto inducido por elección propia.

Hoy en día hay una tendencia general en los hospitales públicos a que el embarazo y el parto se desarrollen de la manera más natural posible, mientras en las clínicas privadas prefieren que los bebés crezcan fuera de la barriga de su mamá para tener partos lo más controlados y fáciles posible. Pero en cualquier caso, ningún profesional te va a practicar un parto programado por mero capricho si tú y tu bebé no estáis ya listos para que empiece el proceso.

No voy a entrar en debate acerca de si un parto inducido es mejor o peor que uno “normal” porque hay tendencias y opiniones para todos los gustos. Pero sí se puede desmitificar el parto inducido: ni es más lento ni es más doloroso que un parto “normal”. O, mejor dicho, no tiene por qué serlo.

  • No es más lento. Mi parto apenas duró un par de horas. Lo que ocurre es que en los partos inducidos la mamá ingresa desde primera hora de la mañana y los profesionales sanitarios (generalmente matronas) le realizan todo tipo de pruebas (monitores, análisis, cuestionarios médicos, etc.) para asegurarse de tener todo el proceso controlado. También se le administra a la madre un gel o pastilla vaginal para que vaya dilatando el cuello del útero, un proceso que ella tardaría días en llevar a cabo de forma natural y que en el parto inducido tarda tan sólo unas horas. Pero el parto inducido en sí no comienza hasta que se rompe aguas. En cuanto al expulsivo, yo di un solo empujón y mi bebé ya estaba fuera. En un parto inducido siempre vas a tener la seguridad de que vas a tener tu bebé sí o sí en el mismo día en el que se programa el parto. En cambio, conozco muchos casos de partos “normales” en los que la mamá ha tardado incluso varios días en dar a luz.
  • No es más doloroso. Yo no sentí nada. Y cuando digo nada, es nada. He tenido visitas al dentista 100 veces más dolorosas que el parto, en serio. De hecho, recibí muy poquita cantidad de anestesia porque me encontraba bien y sólo decidí ponérmela por si las moscas, no fuera que el expulsivo fuera más doloroso y ya no hubiera vuelta atrás. No lo fue. Me dieron sólo 3 puntitos que después apenas notaba. Se suele pensar que el parto inducido es más doloroso porque hay una tendencia a pensar que la administración de oxitocina es necesaria en este tipo de casos y siempre resulta dolorosa. Pues ni lo uno ni lo otro. Yo no la necesité (iba embaladísima con epidural y todo) y conozco muchos casos en los que la oxitocina no ha provocado mayores dolores. Las mamás que suelen decir “me dolió mucho porque me pusieron oxitocina para provocármelo” no tienen manera de saber si las hubiera dolido lo mismo o más de otra manera, ¿verdad? Incluso si ya habían tenido una experiencia de parto previa, cada parto es único y diferente.

Yo ni defiendo ni reniego del parto inducido. A mí me lo provocaron porque me razonaron bien los motivos que había para ello y me fue divinamente. Lo que es realmente importante es que tu ginecólogo sea un profesional y tenga toda tu confianza, hazle todas las preguntas que creas necesarias para que te explique sus razones si te ha propuesto una inducción al parto y no saques conclusiones antes de tiempo.

Enlacés de interés:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *