artículos indispensables para el bebé

Preparando el nido: los artículos indispensables para la llegada del bebé

Es curioso como te ataca el “síndrome del nido” durante los últimos meses de embarazo. El deseo de tenerlo todo listo nos lleva en muchas ocasiones a rodearnos de más cosas de las realmente necesarias (claro que esto, se va descubriendo después). A nosotros “nos invadieron” un montón de cachivaches y trastos que al final resultaron ser inútiles (menos mal que la mayoría eran heredados o prestados) y teniendo en cuenta el coste de cada cosita que es para bebés, muchas veces es preferible esperar a ver cómo es nuestro bebé o las necesidades que vamos teniendo antes de adquirir determinados artículos. Hoy vamos a intentar ayudaros a elegir los artículos indispensables para el bebé.

artículos indispensables para el bebé

QUÉ ES LO REALMENTE NECESARIO

Pocas cosas, en realidad:

  • Un paquete de pañales de recién nacido. No compréis más porque hasta que no veáis el peso y talla de vuestro bebé y su tipo de piel, no merece la pena llenarse de pañales. Nosotros empezamos usando pañales de marca para pieles sensibles (0,50€/ud.) y después de probar un montón de marcas diferentes, acabamos por comprar unos pañales de marca blanca (0,12€/ud.) porque le iban genial (nuestro bebé no ha sufrido nunca irritaciones ni con unos ni con otros) y daban el mismo o mejor resultado que los de marca.
  • Prendas básicas. No os volváis locos comprando ropa porque los bebés crecen tan rápido que mucha se le va a quedar sin estrenar y es una pena. Descartad la ropa de la talla 0m y no compréis nada que sea inferior a 50 cm (talla 0-1m o 1m), porque os podéis llevar la sorpresa de que vuestro bebé ya nazca con más centímetros y se os quede con la etiqueta puesta (a nosotros nos pasó y eso que el peque no era muy grande). Como recomendación general, le sacaréis muchísimo más partido a la ropa si se la compráis una tallita más grande. ¡La rellenan en seguida! Hasta los 3 meses las prendas más útiles son los bodys, peleles y pijamas y, en general, las prendas cómodas y sueltas de algodón. Un recién nacido además, necesitará patucos o calcetines, manoplas y gorritos de algodón (en este post te explico el porqué), una toquilla o similar y algunas gasas. Puedes consultar el post que escribí sobre los artículos necesarios para el hospital donde explicó con mayor profundidad la utilidad de cada una de estas prendas. No merece la pena que compréis más de 4 ud. de cada prenda (y por tener de sobra, para no tener que estar lavando a diario si el bebé se mancha) porque, como ya os he dicho, en apenas unos días, el bebé cambiará de talla. Una capa de baño de su talla también es recomendable para que el bebé tenga su propia toalla y no tenga que usar las nuestras y para evitar, además, que se nos escurra en toallas demasiado grandes para él.
  • Maxicosi o sillita de coche del grupo 0. Lo necesitaréis desde el mismo momento en que salgáis del hospital y os trasladéis en coche hasta casa.
  • Cuna. Podéis utilizar una minicuna hasta los 6 primeros meses o una cuna de tamaño normal desde el principio con un reductor para recién nacidos (sino no están cómodos, porque se pierden dentro y, además, si se mueven mucho, podrían meter una pierna o un bracito entre los barrotes a pesar de las chichoneras). Si optáis por usar una minicuna al principio (súper útil para ganar espacio y moveros con comodidad en vuestro cuarto, os lo recomiendo), no compréis la cuna hasta más adelante para no acumular trastos innecesariamente y antes de tiempo. Se suele decir que no hay una cuna mejor que otra, pero yo he tenido tan buena experiencia con la minicuna de colecho Next2Me, de Chicco que no me canso de recomendarla. Os cuento mi experiencia aquí. Sea cual sea el modelo por el que os decidáis, es importante que tenga ruedas para poder moverla de una estancia de la casa a otra (a no ser que podáis tener varios capazos o moisés en distintas partes de la casa o utilicéis el cochecito para las siestas en el salón, por ejemplo).
  • Ropa de cuna. Sábana bajera, protector y sábana encimera. También un protector de barrotes o chichonera si usáis algún modelo con barrotes. Si el bebé nace en una estación fría del año, necesitaréis además un edredón o manta pero cuidado con elegir textiles que sean demasiado gruesos o pesados porque existe riesgo de asfixia. Las cunas más seguras son las más sencillas, por eso nosotros decidimos utilizar saquitos para dormir. Son súper prácticos porque al ser amplios el bebé está muy cómodo y puede patalear todo lo que quiera sin destaparse. Además, así nos evitamos comprar, almacenar, lavar y planchar sábanas encimeras, mantas, edredones, colchas y similares. ¡Por no hablar del tiempo que ahorras en cambiar y hacer la cuna a cada momento! Los hay en varias tallas, tejidos y grosores para todas las estaciones del año. Al principio los bebés manchan con frecuencia así que yo os recomendaría al menos 3 juegos completos de sábanas o un par de saquitos y al menos 2 protectores de colchón. Nunca pongáis almohada siendo tan pequeñitos, aún cuando algunas se anuncien específicas para recién nacidos porque no son buenas para su columna y además pueden asfixiarse si hunden la carita en ellas. Para más información, podéis consultar este post sobre el fondo de armario de un bebé.
  • Una cómoda con cajones. Al principio al bebé no le hace falta tener un armario, para nada. Su ropita es tan pequeña que apenas ocupa un par de cajones. Utilizaréis el resto para guardar su ropa de cuna, mantas, juguetes y toallas.
  • Cochecito de bebé o mochila portabebés. Algunas personas prefieren el porteo al clásico capazo (no es mi caso porque soy bastante menuda y me termina por doler la espalda llevando al peque siempre encima). Muchos expertos aseguran que el porteo es beneficioso tanto para la mamá como para el bebé al aumentar el contacto entre ambos, pero elegir la mochila adecuada para que mantenga la curvatura natural de la espalda del bebé y una correcta posición de sus piernas tiene su historia… A nosotros nos regalaron el modelo Miracle de Baby Björn (porque tiene refuerzo lumbar y es una mochila ligera para llevar a un bebé pequeño sólo delante, no a la espalda, durante paseos cortos), pero los expertos en el tema señalan las mochilas Manduca como las mejores por ser las que mejor respetan la postura ideal para los bebés e incluso los fulares especiales para recién nacidos, como más idóneos para el porteo. En el cochecito, según mi experiencia, no merece la pena comprar el accesorio de la silla de paseo que algunos modelos ofrecen ni invertir demasiado en el capazo porque se utiliza sólo durante 6 meses en el mejor de los casos (y el capazo aún menos, sobre todo si hace calor). Mejor destinar ese dinero extra a una buena sillita de paseo, que se usará durante 2 ó 3 años mínimo y a veces un par de ellos más. Si queréis ahorrar dinero de verdad, podéis elegir una buena silla de paseo de +0m desde el principio. Siempre que se pueda inclinar por completo no habrá problemas, aunque algunos modelos necesitan un reductor para que la cabecita y el cuerpo del bebé “no bailen” demasiado. Hay muchos modelos universales diferentes para elegir el que mejor se adapte a vuestro bebé o vuestra sillita. En cualquier caso, tened muy en cuenta el peso, las medidas y la facilidad de cierre y almacenaje del coche o sillita (aseguraos de que os entra en el maletero de vuestro coche) y comparad bien los precios. Hay cochecitos de segunda mano que están prácticamente nuevos, mientras las sillas de paseo suelen tener un buen trote a sus espaldas.
  • Una bañerita. Yo os recomiendo una bañerita pequeña de plástico de las que tienen forma anatómica para apoyar la espalda y cabeza del bebé en ellas y se apoyan sobre los bordes de la bañera para no tener que deslomaros para agañaros hasta el fondo de vuestra bañera. Más adelante, con un adaptador o hamaquita para la bañera grande, basta.
  • Artículos de higiene. Unas tijeritas especiales para cortarles las uñas, una esponja extra suave, un peine suave especial para bebés y cuantos menos productos químicos mejor: gel especial para bebés (un sólo producto basta para todo el cuerpecito del bebé, el champú aún no es necesario porque son pelones o tienen sólo pelusilla), cremita para el pañal e hidratante o aceite corporal para bebés (el aceite de almendras es un producto natural perfecto para el cuidado de su piel). Si queréis, además, elegir una colonia adecuada para vuestro bebé, nunca se la echéis directamente sobre la piel y tened en cuenta esta serie de recomendaciones.
  • Cambiador de pañales de viaje o cambiador portátil. De estilo cartera. Se quedan muy plegados y una vez cerrados apenas ocupan espacio en la cesta o el bolso del carrito. Lo vais a tener que usar prácticamente cada vez que salgáis de casa con el peque.
  • Biberón anticólico. Aunque des el pecho, durante el primer mes los bebés lo pasan fatal con los gases o con el temido cólico del lactante y la pediatra te va a indicar qué infusiones de bebé son las más adecuadas para él. También puedes darle agua en él entre toma y toma (opcional). Por más que intentes que las trague con cucharita, no va a haber manera. Los únicos biberones anti-cólicos realmente efectivos y patentados son los del Dr. Brown’s. Son más bien feillos pero el bebé no coge nada de aire con ellos. Nosotros nos quedamos con una bonita colección de bibis chulísimos por estrenar, ¡no cometáis el mismo error!
The Animal Print Shop by Sharon Montrose

En realidad, un cuarto tranquilo y luminoso con una cuna y una butaca cómoda para que lo amamanten, es todo cuanto un recién nacido necesita.

artículos indispensables para el bebé

Los muebles evolutivos permiten adaptar la habitación al desarrollo del bebé con cunas que se convierten en camas, cajones en mesitas o cambiadores en cómodas.

ARTÍCULOS OPCIONALES PERO PRÁCTICOS

  • Chupete. Pues sí, es opcional. ¿Por qué? Pues porque a la inmensa mayoría de recién nacidos les da muchísimo asco al principio.¿Qué sorpresa, verdad? 😉 Hasta más o menos los 20 días o el mes no va a haber manera de calmarle de esta forma. Además, es desaconsejable que lo uses si piensas dar el pecho porque si por casualidad al bebé le gusta más que el pezón, te puede dejar de coger la teta. Es probable que esto os lo haya dicho ya vuestra matrona, pero no hay una opinión unánime sobre este tema porque hay algunos bebés que lo cogen desde el principio y les ayuda a calmarse o dormir. Siempre podéis tener uno a mano y probar suerte, si queréis. A nosotros nos lo desaconsejó la matrona y la pediatra, pero después en el hospital las enfermeras te aconsejan que lo tengas a mano por si el bebé llora. Hasta los 2 meses nuestro bebé escupía el chupete cuando intentábamos metérselo en la boca y según mi experiencia, la teta calma muchísimo más y más rápido que el tete y además es mejor para ellos. 🙂 Cuando empiece a usar el chupete, es imprescindible usar una cadenita para que no esté constantemente cayéndose al suelo y ensuciándose y una chupetera para guardarlo cuando no se esté usando. Así lo mantenéis limpio y no perderéis ningún chupete.
  • Cojín de lactancia. Es muy útil para no sostener todo el peso del bebé sólo sobre los brazos. A veces las tomas se alargan y cuando el bebé va ganando peso te deja los brazos dormidos y la espalda se te puede resentir también. No es imprescindible y puedes utilizar varios cojines normales para que te hagan la misma función, pero es algo más aparatoso. Yo tengo este modelo y estoy encantada. Si lo tienes, lo vas a usar a diario, así que lo vas a amortizar súper rápido.
  • Cambiador. Son cómodos y útiles, pero a no ser que la habitación de tu bebé tenga unas dimensiones considerables, no te merece la pena comprar este mueble. Nosotros cambiamos al peque colocando un cambiador sobre nuestra cama de matrimonio, que es bastante alta y además está pegada a la minicuna. Si tenéis espacio suficiente, podéis optar por un modelo de mueble cambiador que sea convertible en una cómoda con cajones, para poder aprovecharlo durante mucho más tiempo.
  • Batidora de biberones. Si no vais a dar el pecho, estas batidoras 2 en 1 (mezclan y limpian) son útiles sobre todo para deshacer los grumos, pero no os compréis una específica para biberones (cuestan unos 20€), el batidor de leche de Ikea funciona igual o mejor, ocupa mucho menos espacio y es mucho más barata (2,50€). Es un producto muy útil para usar desde el principio con los bebés de bibi e incluso para las mamás que dan pecho, pues lo utilizaréis cuando empecéis a introducir el bibi de cereales en la dieta de vuestro bebé (a los 4 ó 6 meses, según el caso).
  • Mochila portabebés. Aún si habéis optado por adquirir un cochecito, estas mochilas o fulares son útiles como complemento al carrito en situaciones en las que necesitaréis tener las manos libres. Por ejemplo, si vas a la hacer la compra tú sola con el bebé. Yo, la verdad, es que pensé que utilizaría más a menudo mi mochila y al final no me resulta tan cómoda como creía porque me tira demasiado de los hombros y notó mucho más el peso del bebé que llevándolo en brazos (sobre todo a medida que el peque va ganando peso), pero en las pocas ocasiones en las que la he usado no sé cómo me las habría apañado sin ella. Nosotros nos compramos una (sobre todo por mi insistencia) porque nos la habían recomendado varios papis que la usaban a diario y pensamos que como tenemos perro, sería útil en las ocasiones en las que yo saliera sola a la calle con ambos mientras Miguel estaba trabajando. Al final resulta que nuestra perrita es tan buena que no se separa del carro ni da tirones cuando me pongo la correa de cintura con ella y empujo la sillita del bebé con ambas manos. Vivimos al lado de un Centro Comercial, así que si necesito algo suelo ir paseando con el carrito o la sillita y las compras más grandes las hacemos siempre juntos así que no he tenido necesidad de usar mucho la mochila para ir de compras sola tampoco, pero Miguel la ha usado más que yo y le resulta útil y cómoda (a mí, que soy muy pequeña, no). En verano, eso sí, dan muchísimo calor al bebé y a su porteador.
  • Balancín o hamaquita. Muchos bebés son tranquilos y aguantan bien estando tumbados y a otros, en cambio, les gusta más estar incorporados (como es el caso del nuestro). Estos artículos son para los segundos. Como aún no podéis saber cómo va a ser vuestro bebé, yo esperaría para comprar cualquiera de ellas. Los balancines columpian solos al bebé por lo que son mucho más chulos que las hamaquitas en apariencia, pero no a todos los bebés les gusta el movimiento del balanceo. Las hamaquitas pueden utilizarse como asiento de sofá para el bebé y resultan prácticas para tenerle entretenido mirando lo que hacéis sin tener que cogerle en brazos todo el rato (muy útil para que los papis puedan comer o cenar tranquilos… ¡y juntos!). Nosotros elegimos una hamaquita evolutiva, para que el peque pudiera seguir usándola hasta los 3 ó 4 años más o menos. Si véis que le viene muy grande, podéis utilizar un reductor, como el que más arriba os he recomendado para la sillita de paseo +0m. En cualquiera de los casos, es raro que quiera permanecer en ella hasta que haya cumplido el mes y medio por lo menos, así que podéis esperar para hacer esta compra.
  • Vigilabebés. Nuestro piso es pequeño y tenemos 1 minicuna instalada en el dormitorio principal y un moisés en el salón que controlamos visualmente también desde la cocina, así que este artículo por el momento no nos resulta necesario (veremos a ver cuando el peque pase a dormir solo en su cuarto). A no ser que vuestra casa sea muy grande o que penséis dejar sólo al bebé en una habitación desde el principio, no es necesario que adquiráis este chisme desde el principio. Cuando llegue el momento, elegid uno con cámara y sonido. Son mucho más prácticos que los que sólo tienen sonido porque a veces los peques hacen ruiditos sin que les pase absolutamente nada e incluso estando plácidamente dormidos y si lo estáis viendo por la pantalla os ahorráis un paseito.
  • Si es verano: ventiladores de techo o aire acondicionado. Os parecerá una tontería y un lujo innecesario que apunte esto en la lista de artículos para el bebé, pero yo vivo en una Comunidad Autónoma en la que literalmente te asas de calor la mayor parte del año y el peque lo ha estado pasando fatal hasta que hemos instalado ambas cosas. Los bebés tienen que estar a una temperatura de entre 20 y 26º y estar alejados de corrientes de aire. Nosotros superábamos los 31º en casa y los 40º en la calle. El pobre estaba siempre súper incómodo y no descansaba nada. Si os decidís por el aire, sabed que siempre es mejor el aire acondicionado que cuenta con pre-instalación, porque reparte el aire más uniformemente y no a base de chorros de aire frio que no son nada buenos y menos para el bebé. Nosotros además, instalamos ventiladores de techo en salón y dormitorios (modelo 1, modelo 2). Son mucho más económicos que cualquiera de los de su clase y tamaño, cuentan con mando a distancia, se pueden programar, no hacen nada de ruido y no se mueven nada. Los ventiladores bajan hasta 5º grados la temperatura y son una buena opción para climas menos extremos que el nuestro. Nosotros encendemos el aire en las horas centrales del día (de 12 a 18h. más o menos) y los ventiladores después, cuando la casa alcanza una temperatura adecuada. Así ahorramos luz al no tener tanto tiempo encendido el aire acondicionado (que aunque sea A+++ al final siempre se nota en la factura). No pasar calor no sólo es bueno para el bebé, también para la mamá (si me lees estando embarazada y has sufrido los sofocos típicos del último trimestre sabrás de lo que te hablo) que durante el primer mes va a sudar más que en toda su vida por los nuevos cambios hormonales, y aún más si es una mamá lactante.
artículos indispensables para el bebé

Puedes aprovechar el espacio de la cómoda para poner un cambiador con cajones. Si la habitación no tiene armario, no es necesario que lo adquiráis de momento.

ARTÍCULOS TOTALMENTE INNECESARIOS

  • Calienta biberones. A no ser que os vayáis a la luna, no es necesario adquirir un calienta biberones porque en todas partes existe un microondas para poder calentar el bibi. A muchas mamás no les gusta meter la comida del bebé en el micro, pero el tradicional “baño maría” (sumergir el bibi en un cazo de agua hirviendo) es mucho más rápido y eficaz que el más rápido y eficaz de estos trastos que además ocupan muchísimo espacio en la encimera de la cocina. Si hacéis camping o viajáis mucho en coche, hay calienta biberones para enchufar al mechero del automóvil, pero la valoración que los papis hacen de ellos no suele ser muy buena. Yo soy mamá lactante, pero la opinión de todas mis amigas al respecto es la misma: al final se dejan de usar por ser poco prácticos.
  • Esterilizador de chupetes y/o biberones. Inútil por completo. Tardan muchísimo (en el mejor de los casos 20 minutos) y ocupan muchísimo espacio. Además, no siempre son adecuados para todas las medidas y formas de los bibis. Yo heredé uno y en la caja se ha quedado. Tardo muchísimo menos hirviendo los chupes y bibis en un cacito con agua (5minutos cuando ya rompe a hervir el agua).
  • Sacaleches. Nuestra matrona nos lo advirtió desde el principio: “no compréis aún un sacaleches porque igual después ni lo necesitáis”. ¡Ni os cuento la de mamás que conozco que lo han vendido de segunda mano sin haberlo casi ni estrenado! Cada circunstancia es única. Puede que sólo puedas dar el pecho hasta los 4 meses porque tengas que incorporarte al trabajo y decidas comenzar a darle leche artificial, o puede que para cuando dejes de darle el pecho el bebé ya no necesite una dieta de leche… Otras mamás comienzan a utilizarlos y después se desaniman al comprobar que entre las tomas del niño y las del sacaleches… ¡no les queda tiempo para nada más! También conozco muchos casos en los que, cuando se aplica la alimentación mixta (pecho y alimentos), se preparan con leche artificial o con agua las papillas. En cualquier caso, si necesitas y decides comprar uno, el mejor es el eléctrico de Medela (sí, es caro, pero es que es el mejor y tu pecho te lo va a agradecer porque muchos apenas sacan nada y encima pegan cada pellizco…). Además de ser uno de esos productos que las mamás recomiendan de boca en boca, de todos los que yo he probado (por curiosidad, no por necesidad) es el más práctico, rápido y cómodo de usar. Yo de momento estoy dándole exclusivamente pecho y como trabajo en casa, no tengo necesidad de extraer y congelar, no sé si más adelante lo necesitaré pero aunque he heredado uno eléctrico (que tira muchísimos pellizcos y no saca apenas nada a pesar de que yo tengo mucha leche), compraría éste modelo sin dudarlo.
  • Trona. Hasta los 4-6 meses no la vais a necesitar. Y cuando llegué el momento de darle al peque papillas, potitos o purés, la misma función cumple la hamaquita o la sillita de paseo, por lo que muchos papis ni siguiera la compran. Existen adaptadores para sillas normales que además te sirven como trona de viaje (otro bártulo más para “encajar” como se pueda en el maletero) e incluso tronas evolutivas que más adelante se convierten en sillita y mesita para que el peque empiece a comer sólo.
  • Juguetes. Se tiende a regalar ya desde los primeros días muchos peluches a los bebés. El recién nacido no sólo no los necesita sino que pueden resultar peligrosos para él. La cuna o minicuna tiene que estar lo más vacía posible para evitar el riesgo de asfixia y los muñecos blandos, como los peluches, aumentan este riesgo. Muñecos, peluches, cachivaches musicales, mordedores, libros blandos, sonajeros… El bebé no empezará a utilizar nada de todo esto hasta que haya cumplido los 3 meses de vida. Nuestro bebé comenzó a prestar atención a un peluche musical pasados los 2 meses y medio (sólo lo miraba y lo agarraba si se lo dejabas en las manos). Cumplidos los 3 meses ya comienza a intentar cogerlo, metérselo en la boca y acariciarlo (a su manera: torpemente, claro). El único juguete aconsejable hasta esa fecha es algún colgador para el maxicosi (aquí os lo enseño), carrito o sillita, que le mantenga entretenido mientras pasea.
artículos indispensables para el bebé

¡Esto es una locura! Ellos necesitan mucho menos de lo que nosotros les compramos por capricho.

3 comentarios en “Preparando el nido: los artículos indispensables para la llegada del bebé

  1. Carmen y Claudia dijo:

    Muchas gracias por estos prácticos consejos. La verdad que comenzamos este precioso camino con mucho ilusión, pero muy perdidos….

    • Una Mamá Novata dijo:

      Qué me vais a contar!!! La primera vez que nosotros vimos un esterilizador de biberones nos parecía una nave espacial… jajajaja Pero ya veréis, lo más importante es completamente intuitivo y todo lo demás se aprende sobre la marcha 🙂 Si os puedo ayudar en algo ya sabéis donde encontrarme!! Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *