fondo-armario-bebe-00-una-mama-novata

El fondo de armario del bebé

¿Con un pan debajo del brazo? ¡Los bebés deberían venir con un armario! He de reconocer que desde que me quedé embarazada no he dejado de comprar ropita para mi bebé. ¡De hecho, excepto algunas prendas necesarias de embarazo y lactancia, llevo un año prescindiendo de todas mis compras habituales para poder aumentar mi presupuesto para sus cositas! Y cuando por fin nos dijeron el sexo del bebé, ¡se me fue la pinza por completo! Incluso tuve que pedirle a Miguel en alguna ocasión que me sacará de alguna que otra tienda porque no era capaz de dejar nada en las estanterías… ¡Seguro que más de una os sentís identificadas! 🙂 Ahora con el grado que da la experiencia, los dos sabemos bien lo que no debe faltar y lo que sobra en el fondo de armario del bebé.

El fondo de armario del bebé

Ahora que mi bebé está aquí y ya tiene casi 3 meses (y ropa para pasar incluso la mayor parte de su adolescencia), me da pena la cantidad de cositas que guardo apenas sin estrenar porque se le han quedado pequeñas enseguida o no eran nada útiles. Entre todo lo que nosotros le compramos por capricho, lo que le han regalado y lo que ha heredado de sus primitos, ¡podíamos haber montado una tienda entera! Tengo ropa que se ha quedado sin estrenar, literalmente con la etiqueta puesta. Por ejemplo, todos los bodys que le compré de primera postura medían 45cm… ¡y mi peque ya nació con 48! Otras veces, no sabemos elegir bien las tallas cuando compramos prendas para más adelante simplemente porque nos gustan. Mucha gente me ha regalado cositas de manga larga para cuando el bebé tuviera 3 ó 4 meses… ¡sin darse cuenta de que en pleno agosto no iba a poder ni estrenarlas! Además, cada bebé tiene un desarrollo diferente. ¡El nuestro es súper glotón y con 2 meses y medio ya estaba usando la talla para 6 meses! Después está el hecho de que el tallaje varía mucho según la marca… En fin, que si ahora pudiera dar marcha atrás, no despilfarraría tanto. ¡Aunque a veces sea difícil resistirse!

Pero en esto, como en todo lo demás, la experiencia es un grado. Yo os recomendaría que no compréis ropita de primera postura para recién nacidos que sea inferior a 50cm (de hecho, muchos bebés ya nacen con 55cm de largo y 4kgs o más de peso) ni la talla 0 (por muy mona que sea). Es mejor comprarle directamente tallas de la 0-1m o directamente de 1m porque todo lo demás en la primera semana le deja de valer. Los bebés crecen por días y hasta que no veas cómo es el tuyo, no merece la pena empezar a comprarle sus primeros vestidos o pantalones. En cambio, hay una serie de prendas y artículos que sí son imprescindibles desde el primer momento:

1. Bodys. En verano es la prenda más cómoda para dormir (y la más fresquita) y en invierno son imprescindibles como ropa interior para que el peque conserve bien la temperatura corporal. Aunque haga mucho calor, cuando nazca los vas a necesitar porque los primeros días el peque agradece que le arropen hasta que se regule su temperatura. Muchas personas prefieren los cruzados porque así no tienen que manipular la cabeza del peque, pero a mí tantos botones me resultan incomodísimos de quitar y poner. Prefiero los que son de una pieza. ¡Si se los pones despacio y con cuidado no hay ningún problema y con ellos le mueves menos para ponerles la prenda! Eso sí, cuida que tengan la vuelta de hombrera necesaria para sacárselos por abajo en caso de que haga aguas mayores y los manche… ¡Para que el pobre no se pringue la cabeza!

fondo-armario-bebe-20-una-mama-novata

fondo-armario-bebe-21-una-mama-novata

2. Pijamitas. Súper necesarios. Tanto para el verano como para el invierno. Los de una sola pieza son los más cómodos para el bebé y así te aseguras de que nunca tenga la tripita al aire en caso de que se destape. Hazte con varios porque muchas veces y sobre todo de noche, sus cositas se salen del pañal y lo manchan todo, todito, todo. Si todo va bien y sus cositas se quedan donde tienen que estar, los corchetes en la espalda permiten desabrochar sólo la mitad de la prenda para cambiarle el pañal.

fondo-armario-bebe-06-una-mama-novata

3. Peleles. Muchas veces no se diferencian apenas de los pijamitas porque los estampados y diseños de la ropa para dormir son también muy molones, la verdad. Los peleles son cómodos y si es verano, son de lo más fresquito y finito que puedes ponerle. Son prendas muy versátiles, ideales para el día o la noche, para nene o nena.

fondo-armario-bebe-02-una-mama-novata

4. Saquito para dormir. ¡Lástima que lo descubriera tarde! Me tiré 2 meses poniendo lavadoras diarias y sudando con la plancha para que toda su ropita de cuna estuviera siempre perfecta. ¡Es increíble lo mucho que puede llegar a ensuciar una cosita tan pequeña! ;P Los saquitos son geniales porque el peque puede patalear todo lo que quiera y no se destapa y, además, evitas comprar, lavar y planchar toda la ropa de cama. Basta con el empapador y una sábana bajera. Adiós a las sábanas, colchas, mantas, edredones, etc. Son amplios y muy cómodos. Los hay de verano, entretiempo e invierno. Para mí son una prenda estrella fundamental. Las tallas suelen ir de 0-6m y de 6-12m o hasta 18m. Yo me he hecho con uno de verano (finito como una sabanita), uno de entretiempo y 2 saquitos nórdicos de invierno (por si al lavarlo no se me seca a tiempo, porque los de invierno suelen venir con relleno)

fondo-armario-bebe-04-una-mama-novata fondo-armario-bebe-05-una-mama-novata

fondo-armario-bebe-03-una-mama-novata

5, 6 y 7. Gorrito, manoplitas y patucos o calcetines. Los vas a necesitar, incluso en verano, para los primeros días. Los bebés pierden calor por la cabeza, los pies y las manos. Mejor elegirlos de algodón suave, para que no les molesten. A mí me resultan más cómodos los calcetines que los patucos porque se adaptan mejor y durante más tiempo al piececito del bebé y el peque parecía que estaba más a gusto con ellos que con patuquines. Las manoplitas además, evitan que el peque se arañe la carita (consulta el artículo que escribí sobre el cuidado de las uñas del bebé).

fondo-armario-bebe-19-una-mama-novatafondo-armario-bebe-16-una-mama-novatafondo-armario-bebe-12-una-mama-novatafondo-armario-bebe-18-una-mama-novata

8. Gasas. ¡Imprescindibles! Hazte con tantas como puedas porque las vas a estar lavando constantemente. Compra de las extra grandes, para que también te sirvan de arrullo o puedas tapas con ellas al bebé en caso de necesidad si no tienes nada mejor a mano. Yo la suso para todo: para limpiarle los churretes de la cara, las babitas y los vómitos de leche, para dejarle sobre una tela limpia sobre la cama o el sofá, para taparle en primavera y verano cuando se queda frito en el carrito y hace brisa…

fondo-armario-bebe-09-una-mama-novata

9. Una chaquetita. Más o menos gruesa según la temporada. Incluso en verano, hay noches que refresca o locales con el aire acondicionado a tope donde el peque se puede quedar frío, sobre todo si acaba de comer o se ha quedado dormidito. Un consejo: mejor con cremallera que botones. Resultan más cómodas de poner y quitar y arropan mejor. En verano, evitad las capuchas. Son incómodas para dormir en el carrito y dan mucho calor.

fondo-armario-bebe-22-una-mama-novata

10. Un cambiador. Puedes comprar un bolso con cambiador (es más práctico si la tela es impermeable) o un modelo compacto de viaje tipo cartera como los de tuctuc, que tienen varios diseños para elegir.

fondo-armario-bebe-07-una-mama-novata

fondo-armario-bebe-15-una-mama-novata

Éste azul es el que me regalaron a mí y es súper práctico para llevar en el carrito o de viaje porque cerrado apenas ocupa espacio.

fondo-armario-bebe-08-una-mama-novata

11. Capa de ducha. Para su aseo. Son de un tamaño adecuado a su cuerpecito y le tapan la cabecita. Muy prácticas. Si le bañas a diario, necesitarás un par de ellas.

fondo-armario-bebe-17-una-mama-novata

12. Baberos. Por cuestiones obvias. Para recién nacidos es difícil encontrar un tamaño adecuado. En cualquier caso, ¡os recomiendo los cierres de velcro delanteros!

fondo-armario-bebe-11-una-mama-novata

13. Recoge babas. Es una variante moderna de los anteriores. A priori no parecen indispensables si se tienen baberos corrientes, pero a mí me resultan muy útiles porque son de menor tamaño y no están plastificados, así que resultan perfectos para que el peque salga con ellos a la calle y no se manche la ropita de salir. Además, al ser tipo pañoleta y de menor tamaño (porque su función no es evitar que se pongan perdidos comiendo, sino que la babita no gotee directamente sobre la ropa), no le tapan todo el pecho ni le dan calor y le resultan más cómodos. Yo le compré varios en distintos colores para que le fueran a juego con la mayoría de su ropa.

fondo-armario-bebe-10-una-mama-novata

14. Una mantita suave. Yo no soy de toquillas, así que me hice con unas cuantas mantitas suaves de distintos grosores (también las hay muy finitas), para arrullarle.fondo-armario-bebe-13-una-mama-novata

Como veis, las prendas básicas son sólo 14 (o menos, si no consideráis los empapa babas, la mantita o el cambiador y las gasas). Los bebés no necesitan muchas cosas, pero manchan mucho, así que hazte con varios de todos estos artículos básicos.

Yo compró muchísimo online. Me gusta que su ropita sea cómoda, graciosa, colorida y moderna. Casi todos los básicos de bebé los adquiero en tiendas muy económicas como Primark o Kiabi (y creedme, el algodón es tan bueno o mejor que el del resto de firmas) y aprovecho las rebajas para comprar en otras tiendas como tuctuc, Zara, Mango o H&M. Hay infinidad de marcas molonas para bebés, pero pensad: ¿merece realmente la pena comprarle un conjuntito de 60€ a un bebé que no lo va a valorar y va a poder ponérselo con suerte media docena de veces antes de que le quede pequeño? Yo no me lo puedo permitir, desde luego.

Para la ropa de temporada y de meses venideros, aprovecho siempre las rebajas y tengo especial cuidado en calcular muy bien la época del año, ¡para no encontrarme después con mangas cortas en pleno mes de diciembre o jerseys de cuello vuelto en verano!

Espero haberos ayudado en algo… De cualquier forma, ¡sé muy bien que vuestro bebé tendrá, como el mío, un armario lleno de ropa minúscula antes incluso de que nazca! Y es que, muchas veces, el desembolso económico que supone tener un bebé no es tanto por lo que realmente necesita, ¡sino por lo que a los papás nos gusta que tenga!

2 comentarios en “El fondo de armario del bebé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *