puños-cerrados-bebe-00-una-mama-novata

¿Sabías que tu bebé mantendrá sus puñitos cerrados casi todo el tiempo hasta el quinto mes?

Muchas veces nos sorprende la fuerza que tienen los bebés al apretar, esto se le llama reflejo de prensión. Cuando ponemos nuestro dedo en la mano del bebé lo coge y lo aprieta con su manita de tal manera que incluso podríamos levantarlo hasta ponerle de pie sin que se soltara. 

Según los expertos, este reflejo es algo heredado de nuestros antepasados, cuando los humanos tenían gran cantidad de vello corporal que les servía a los bebés para aferrarse al cuerpo de la madre en caso de peligro o desplazamiento.

Este reflejo desaparece poco a poco y es sustituido por una conducta que se aprende, que contiene intención y que se desarrolla conforme madura el cerebro del bebé, cuando empieza a adquirir coordinación, habilidad para agarrar y manipular cosas.

Durante el primer mes, el bebé mantiene casi todo el tiempo el puño cerrado. Durante el segundo mes, el bebé comienza a abrir sus manitas más a menudo. En el tercer mes, empieza a sujetar sin fuerza los objeto que pongas en su manita y los agita (aunque todavía no lo mira). En el cuarto mes, empieza a ser consciente de sus manitas, se las mira, se las lleva a la boca y las chupa (esto depende mucho del bebé, el nuestro ya lo hace desde el segundo mes).  Ya en el quinto mes, el bebé empieza a estirar las manos para intentar tocar los objetos que le llaman la atención, ¡aunque todavía le cuesta un poco ya que no calcula bien las distancias! El cambio del quinto al sexto mes es muy significativo, ya puede coger objetos con una sola mano y los mira. Durante el séptimo mes es capaz de coger dos objetos a la vez, uno en cada mano gracias al desarrollo de su sentido de coordinación y el enfoque visual.

Imagen vía Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *